Claymore pertenece a Norihiro Yagi; Naruto pertenece a Masashi Kishimoto, este fic se hizo sin fines de lucro, simplemente quise escribir algo de estos dos mangas juntos

Texto entre comillas ("…") dialogo de personajes

Texto entre comillas ("…") y cursiva (cursiva) pensamientos de personajes

Texto entre comillas ("…") y negritas (negritas) énfasis en el texto mencionado, desde diálogos o descripciones de la narrativa.


Capitulo 11: La Guerra de los 108 días - La niña

Día Noventa

Se encontraba jadeando por la última batalla que había tenido, cerca de 22 horas de batalla continua, se encontraba cansado física, mental y espiritualmente por usar continuamente el estado del Ermitaño de forma desmesurada, estaba pensando que si seguía con ese ritmo terminaría convirtiéndose en una estatua de piedra.

Fukasaku se lo había dicho estaba cerca de su límite.

- "¿Este será el límite del que hablaba Teresa? Aunque nuestros poderes parecen ser de diferente naturaleza"

- "Ya estoy viejo para este trote Jiraiya-chan, Kite Kato está abusando de su condición de espectro para destruirnos, si no hubiera estado en las últimas peleas no quiero ni imaginarme lo que te hubiera pasado"

- "Tenemos que soportar… hasta que llegue Teresa"

- "Confías mucho en esa niña por lo que veo"

- "No es que confié en ella, si la conozco como creo conocerla ella regresara para sacarle la mierda a ese fantasma, su espada puede herirlo y estará descansada… además ella es más fuerte de lo que yo soy"

- "… Tienes mucha fe en ella, si lo que dices es cierto estaré esperando grandes cosas"

- "Puedes apostarlo anciano, hará grandes cosas en el futuro y entre ellas se encuentra la crianza de Naruto" - Jiraiya termino de acomodar su espalda en el tronco mientras hablaba con su maestro sapo.

Las palabras que hace meses Teresa le dijo a Jiraiya sobre Naruto le afectaron, varias veces se encontraba preguntando si sería capaz de hacer las cosas que tanto decía la de ojos platas y a la conclusión que llegaba era que de niño no lo hubiera hecho pero sabía muy bien que la mejor forma de criar era por medio del ejemplo. Lamentablemente él no era el mejor ejemplo en esas cosas, ahora que lo pensaba Minato no término como él gracias a la ayuda de Kushina.

- "¿El hijo de Minato-chan? Así que ella lo está cuidando… interesante, ¿me pregunto si será ella?"

- "¿De qué hablas?"

- "De algo que me dijo el Gran Sabio hace unos años, pero no estoy seguro de ello así que mejor me lo reservo"

- "Lo que digas… ya me enterare"

- "Es lo que tú piensas Fukasaku-san"

Los dos sabios vieron del otro lado a Danzo caminando muy tranquilamente hacia ellos, Jiraiya aunque no se movía está preparado para defenderse en el momento que fuera necesario, antes de descansar había puesto algunas trampas que le darían tiempo para moverse.

Fukasaku observaba los movimientos y motivos que el Kite Kato Danzo pudiera tener al acercarse de esa manera a ellos.

- "Preguntarte como sabes lo que estoy pensando seria una rudeza de mi parte a estas alturas del partido, pero aun así estoy obligado a hacerte esta pregunta, ¿estás seguro?"

- "Tan seguro como que estoy muerto, esa mujer no solo huele a humana también huele a monstruo cada vez que usa su otro poder, el Youki"

- "Así que es eso, explica la espada y los ojos pero nunca pensé en ver a otra de su clase en este continente"

- "Y es por eso que se exactamente que 'Él' la mando para algo importante, no sé que sea eso, incluso esta fuera de mis capacidades"

- "¿De qué están hablando? Y porque vienes a platicar tan alegre con nosotros"

- "No es algo que te importe Jiraiya-chan"

- "De hecho si Fukasaku-san, el ha visto muchas cosas de ella y he de apostar que se ha hecho muchas preguntas pero no las ha dicho por que no es el momento y la verdad nunca lo será a no ser que meta mi pie en ello"

- "Esta bien…" - acepto Fukasaku - "Hace tiempo el Gran Sabio tuvo una profecía dirigida al Rikudo Sennin, alguien de ojos azules que llamaría a las nueve bestias por sus verdaderos nombres y jugaría con ellos para guiarlas por el camino correcto y esta profecía parecía que estaría por cumplirse si no es por algo que hizo el Rikudo, trajo al juego a alguien que no debería de haber estado, lo único que sabemos es que es una mujer de cabello rubio y de ojos platas"

- "¿Crees que pueda ser Teresa? ¿Y a que te refieres que la trajo al juego que no debería de estar?" - por la cabeza del sabio pervertido no paso la idea de que el de ojos azules pudiera ser Naruto "Mejor así, evitamos que el destino se altere más de lo que ya está" - pensó el espectro al darse cuenta de los pensamientos de Jiraiya

- "El juego son los eventos que pasaran en algunos años y al traerla se refiere a Teresa ya que anteriormente ella esta…"

En ese momento una explosión de humo apareció al lado de Jiraiya mostrando a Shima, todos los varones al verla abrir su boca gritaron de sorpresa cuando salió Teresa de ella, definitivamente no esperaban que la antigua guerrera apareciera de esa forma.

Cuando Teresa se recupera de la desorientación que le produjo el ser tragada y vomitada por un sapo de treinta centímetros ataco de forma inmediata al espectro haciendo que este se fuera, como últimas palabras dijo que se volverían a saber dentro de poco ya que era más divertido pelear contra los dos.

Esto permitiría a Jiraiya descansar por unos.

Día Noventa y tres

Por los últimos tres días Jiraiya y Fukasaku descansaron del enfrentamiento contra Danzo gracias a la ayuda de Shima mientras Teresa daba rondines cerca de la cabaña donde han estado todo ese tiempo, ellos hubieran ido a Myobokuzan pero eran bloqueados por un poderoso sello puesto en un área delimitada que ubicaron era toda la zona de pelea, ni siquiera con el Senjutsu que originalmente había usado Jiraiya para llevar a Teresa para ser atendida, ahora encerraba a los tres sabios sapos y la ex guerrera.

Mientras caminaba Teresa noto algo extraño en los alrededores… se sentía como un ser vivo, tal vez sea un conejo o un pájaro así que lo dejo pasar para concentrarse en su vigía. La presencia que sentía era demasiado pequeña, hasta cierto punto le recordaba cuando era una aprendiza en la organización y se encontró con esa persona que creyó era una guerrera sin un ojo.

En el momento en que iba a ir a investigar Danzo apareció enfrente de ella y empezó una batalla que todo ser vivo a la redonda salió huyendo. Veinte metros más allá una pequeña pelusa rojiza salió corriendo en la dirección contraria al enfrentamiento.

Día noventa y cinco

Teresa estaba descansando después de la batalla que había tenido contra el espectro, había sido una batalla muy interesante en donde casi lo rebana varias veces. Teresa aun estaba molesta por la ilusión en la que fue sometida.

Su único consuelo es que cuando apunto a las joyas de la familia el espectro salió corriendo como si el diablo hubiera ido por su alma.

Después de eso Shima no la dejo moverse hasta que descansara por completo de sus heridas, no quería hacer enojar a la anciana que de una u otra forma la trataba como una hija o nieta. Claro, esto trajo recuerdos dolorosos para Teresa al recordar como entro en las filas de la Organización, su propia familia la había traicionado haciendo que cerrara su corazón a todo individuo con el que se cruzo, las únicas personas que pudieron hacer que algún sentimiento saliera de esa bomba de carne fueron Irene como lo más cercano a ser su amiga en la Organización, los tres niños que por los que tanto vela y pelea y Hiruzen, los Haruno y los Inuzuka son las personas que de una u otra forma le han hecho mover su corazón.

Por el momento aceptaría la oferta de Shima de descansar, los tres sabios en modo ermitaño habían hecho una barrera muy poderosa alrededor de la cabaña para poder descansar y no ser molestados por Danzo. En el pasado cuando Jiraiya ponía un sello similar este era destruido casi de inmediato hiriendo a Jiraiya directamente en el orgullo.

Shima en ese momento se acerco a la recién pintada rubia… cortesía de una cubeta de pintura acrílica directa a su cabeza.

- "Teresa-chan, he estado pensando en algunas cosas recientemente y me gustaría saber tu opinión"

- "¿Y de que trata Shima-san?" - Fukasaku y Jiraiya pusieron atención a la plática de las dos mujeres

- "He notado que no tienes un contrato de convocación y me gustaría ofrecerte un invitación para que firmes el nuestro"

- "¿Y que ganaría con ello?"

- "Nuestro apoyo en el campo de batalla y además de entrenamiento… entrenamiento que te puede servir"

Teresa se tenso al oír su lengua materna, de reojo pudo apreciar que los dos hombres había puesto atención a la conversación, se debía de imaginar que Fukasaku también podía hablar su antiguo idioma al ser pareja de Shima pero no podía asegurar si Jiraiya también lo hablaba, no quería ni imaginarse si ese resultado fuera posible. Se arriesgo a exponerse.

- "¿Como sabes ese idioma?"

- "Hace algunos años, unos cuantos más antes de que Danzo naciera conocimos a dos sujetos, una mujer rubia, alta, más alta que tu mi cielo y de ojos de la plata, además poseía una espada similar a la tuya, la única diferencia es el escudo que estaba dibujado en la espada. Su acompañante era un ser increíblemente fascinante, podía transformarse en una creatura que rivalizaba con los mismos Bijuus, aunque solo lo vi una vez en esa forma cuando se enfrento al Nanabi, esa batalla aérea fue impresionante de ver, nunca la olvidare"

- "Ya me habían contado de ellos, al parecer el hombre entreno a Danzo cuando este era un niño"

- "Si lo hizo" - hablo Shima al recordar esas épocas tan lejanas - "Se puede decir que él convirtió a un niño despreciado por el don con el que nació en alguien que peleara al mismo nivel que los descendientes del Rikudo, un milagro si me has de preguntar"

- "¿Cuáles eran sus nombres?"

- "No me acuerdo, lo único que me acuerdo era que se hacían llamar la Bestia y la Guerrera… ahora que lo recuerdo él llamaba a la rubia como 'Lu'"

- "¿Lu? Eso no me ayuda mucho para saber quiénes son… una pregunta ¿Ellos firmaron un contrato con ustedes?"

- "No Teresa-chan" - Fukasaku hablando, lo que sospechaba Teresa sobre Fukasaku era verdad - "Ellos nunca firmaron un contrato con nosotros pero supimos de ellos y nos enseñaron su lengua natal porque estaban muy relacionados con el clan de las serpientes de la cueva de Ryuchi"

- "Y el entrenamiento que me menciona Shima-san ¿en qué consistiría?"

- Básicamente consistiría en el manejo de tus dos energías, el Chakra y el Youki sin que estas te maten como paso recientemente"

- "¿Y ustedes saben cómo se puede hacer eso?"

- "Tenemos una idea ya que el Chakra y el Youki son exactamente lo mismo pero opuestos entre sí"

- "No entiendo, es cierto que el Chakra y el Youki son energías pero no entiendo por qué dices que son contrarias"

- "El Chakra es la unión de la energía física y la energía espiritual" - dijo Fukasaku a Teresa - "si aplicamos el mismo conocimiento con el Youki entonces es la unión de la energía física con la espiritual"

- "Eso es mentira" - Refuto Teresa - "El Youki es la energía del Yoma cuando nos implantan su carne en nuestro cuerpo al ser niñas por lo tanto el Youki es la energía física de la carne Yoma"

- "Cierto, la carne Yoma da la energía física del Youki y la energía espiritual de la receptora al manipularla haciendo que a la larga de una forma extraña el cerebro sea corrompido por esta carne que se expande cada vez que se usa el Youki en el cuerpo haciendo que cuando se pierda el control o mejor dicho cuando la carne y sangre ya contaminaron por completo el cuerpo del anfitrión hace que estas se conviertan en los Kakuseisha que ustedes tanto cazan" - dijo Shima

- "Tiene cierta lógica, pero se ve que esto es más complejo de lo que se ve"

- "Cierto ya que un ser se compone de varios factores primordiales, estos serian el cuerpo, la mente, el alma o espíritu y todas están relacionadas y unidas en diferentes grados"

- "Decimos que el chakra es la unión de la energía física y la espiritual también conocida como la energía del alma, pero esta unión se hace cuando la energía mental las une, este mismo principio se aplica al Youki por eso cuando la energía de la carne Yoma es demasiado grande corrompe a la mente y a la energía espiritual haciendo que despierten en seres abominables"

Con las palabras de Fukasaku Teresa comprendió muchas cosas que había visto y oído cuando era una guerrera, esencialmente cientos de posibilidades se abrieron ante ella, posibilidades que podían usarse aun siendo humana, posibilidades que no se cerraban solo a ella.

- "Dijeron que 'El Chakra y el Youki son exactamente lo mismo pero opuestos entre sí', ¿exactamente a que se refieren?

- "El chakra y el Youki son como el amor y el odio, uno es positivo y creador mientras que el otro es negativo y destructor… aunque suene irónico por que el que use Chakra morirá y luego reencarnara y el que use Youki puede ser un inmortal a no ser que una fuerza externa venga y acabe con su vida"

- "¿Lo dices por el circulo de Samsara verdad? - ambos sapos asienten

Siguieron platicando de mas asuntos por varias horas ese día, Jiraiya no hizo ningún comentario acerca del porque estaban hablando en otro idioma o por las reacciones de Teresa o de lo sapos sabios tuvieron por toda la conversación, al final de algunas horas el sueño llego al sabio de Konoha y termino por dormirse.

Día Cien

Jiraiya estaba persiguiendo a Danzo ya que le había gastado una broma que no era de su gusto, si no reacciona en el momento justo hubiera recibido el Sennen Goroshi en su retaguardia y eso no le hubiera gustado.

Ni a su proctólogo lo deja tocar esa parte... y su proctólogo es una mujer.

Jiraiya dio saltos más largos para alcanzar al espectro cuando llego con el entraron en batalla, los golpes de Danzo eran más fuertes y rápidos que antes, quería terminar la pelea de inmediato.

Antes de que llegaran ellos.

En una explosión de humo aparecieron los sapos sabios y conectaron un fuerte golpe al espectro con Senjutsu, del otro lado justo en donde iba a aterrizar el espectro se encontraba Teresa con la espada desenvainada lista para partirlo por la mitad.

El espectro se salvo solo porque uso hilos de chakra a un árbol. Al parase en una rama saco dos barras de madera y empezó a golpearlas entre sí, de la nada una docena de serpientes gigantes aparecieron, las serpientes estaban listas para atacar a las dos parejas.

Danzo aprovecho el momento y escapo.

La pelea con las doce serpientes no fue dura pero si fastidiosa, las serpientes intentaron tragarse a Teresa pero ella las recibió con su espada, cuando atacaron a Jiraiya este uso 'Doton Yomi Numa' y seguido de ataques de fuego. Los ancianos sapos se encargaron muy fácil de las serpientes que las atacaban, incluso parecían que las serpientes eran de papel.

Cuando quedo una y esta entendió que no podía hacer nada contra las cuatro personas que estaban en frente de él decidió huir aprovechando que el efecto del Yotsutake no estaba presente.

Los sabios decidieron dejarlo ir pero Teresa era otro cantar, ella tenía mucha experiencia sobre criaturas devoradoras de hombres y sabia que esta serpiente gigante pudo haber huido de ellos y aun cuando el terreno estaba sellado y no hubiera ningún humano en la zona más que Jiraiya sabía que volvería por venganza, así que ella prefirió ir a buscarlo para terminar el trabajo y evitarse un problema a futuro.

Shima no estaba de acuerdo pero decidió ir con ella como apoyo.

Teresa corrió buscando el rastro de la serpiente hasta que oyó un grito, el grito de una humana, el grito de una niña. Las dos damas apresuraron el paso para ver que estaba pasando.

Podría ser una trampa y las dos lo sabían pero las formas de ser de cada una les decía que tenían que ir lo más rápido posible.

Entre los árboles vieron a la serpiente enredarse en algo que no pudieron identificar de inmediato, pero Teresa al usar el Ninchi se asusto, en medio del abrazo mortal se encontraba un ser vivo, un infante.

Tomo la decisión en ese momento de usar su Youki y aparecer dando la espalda a la serpiente, en ese momento y sin que Shima se lo pudiera explicar la sangre del reptil y su cuerpo hecho pedazos volaron por el aire bañando el lugar de escarlata. Teresa y Shima se salvaron de eso por la experiencia de batalla de la ex guerrera.

- "¿Como hiciste eso Teresa-chan, por un momento pensé que habías usado el Shunshin o el Hiriashin de Minato-chan?"

- "Fue algo nostálgico Shima-san, recordé mis viejos tiempos de Guerrera al ver a la serpiente enredando a la niña"

- "¿Niña?" - en ese momento Shima sintió el chakra de la niña, era pequeña casi inexistente.

Teresa la saco del cuerpo de la serpiente que estaba retorciéndose. La niña tenía el cabello rojo y desordenado, su vestimenta estaba hecha pedazos y tenía síntomas de cansancio y golpes por lo que pudo deducir hechos por caídas.

La niña intento quitarse el agarre de Teresa pero no podía, las patadas y los golpes no alcanzaban a conectar con la mujer que la cargaba

- "Suéltame, suéltame no me hagas daño"

- "No te vamos a hacer daño niña, ¿dime cómo te llamas?"

La niña seguía en su afán de soltarse y escapar lejos del lugar, Shima le dio un golpe en la cabeza

- "No me peguen"

- "Te pegue porque eres muy llorona"

- "Me recuerda un poco a Clare, en especial con lo de llorona"

- "¡No soy una llorona! - las dos mayores se rieron

- "¿Cómo te llamas pequeña?

- "… Karin"

- "¿Qué haces en este lugar?

- "… ¿el sapo puede hablar?"

- "Lo sé yo también me puse igual" - la niña rio con el comentario de la de cabello rubio, mientras que Shima se hizo la ofendida

- "¿Qué haces en este lugar Karin?

- "¿Quién eres tú? Es de educación presentarse primero antes de hacer preguntas" - Teresa y Shima se ven una a otra por la demanda de Karin

- "Mi nombre es Teresa y ella es Shima, ¿ahora puedes responder mi pregunta?"

La niña guardo silencio mientras miraba a otras partes, cuando Teresa vio esto pensó que Karin ocultaba algo o le daba pena el decir lo que pasaba. Siguieron con la mirada en ella hasta que volvió a hablar

- "…Venganza"

- "Pero niña que cosas dices, la venganza no es un camino que debas de recorrer te destruirá antes de que te des cuenta y quieras remediarlo" - hablo Shima consternada

Teresa pensaba lo mismo, que la venganza no es el camino que un infante deba de recorrer, pero cuando era niña si le hubieran dado la oportunidad de vengarse de su familia ella la hubiera tomado sin dudarlo.

- "¿De quién quieres vengarte Karin?"

- "Mis padres murieron en este bosque… quiero a quien los mato" - la meta que se ponía la niña era imposible, similar a que un humano quisiera matar a un Abisal con un cuchillo de mesa. Teresa bajo a Karin

- "Entiendo lo que quieres hacer, pero no podrás ganarle al asesino de tus padres, yo soy fuerte, de las más fuertes que te puedas encontrar en el mundo humano, incluso en mi lugar de origen y no puedo derrotarlo"

- "… No me importa… mis padres serán vengados"

Karin corrió perdiéndose en la maleza

- "¿Por qué no vas tras ella Teresa-chan?"

- "Porque la última vez que me preocupe por una niña humana le pusieron precio a mi cabeza" - La respuesta no le gusto a la sabia pero no dijo nada.

Cuando caminaba por el bosque con dirección de la cabaña donde descansan, algo le paso a la rubia, su campo de visión cambio y ya no se encontraba en el bosque, se encontraba en una terraza, enfrente de ella había tres niños, una rubia con lentes redondos y grandes, por su lenguaje corporal Teresa sabía que era una niña muy insegura, al lado de ella un joven con facciones de niño sus rasgos más destacables era el cabello naranja, su alta estatura y el miedo en sus ojos, al lado de este había otra niña, era pelirroja y con gafas, su cabello era corto y hacia juego con sus ojos escarlatas, al parecer iba a decir algo pero su campo de visión cambio de nuevo

Se encontraba en los bosques de Kusa no Kuni, en su hombro Shima le gritaba y sacudía algo preocupada

- "Teresa-chan, responde ¡Teresa-chan!"

- "Que pasa Shima-san, ¿por qué me gritas?"

- "Te detuviste de la nada y parecías ida, intente llamarte varias veces pero no pude conseguir tu atención, ¿qué paso? ¿No te pasa nada raro?"

No sabía ni que decir, esta no era la primera vez que le pasaba esto, de la nada su campo de visión cambia muy drásticamente y ve gente que no conoce o personas que ha visto mas grandes en edad o tamaño, no sabe a que pueda deberse pero le tenía un poco preocupada, en esta ocasión pudo reconocer a alguien en estas visiones que tiene de vez en cuando, la niña pelirroja era la niña que estaba con ella hace unos momentos.

¿Acaso serian visiones del futuro?

Si fuera cierto tendría algo de sentido porque veía a Naruto, Tenten y Sakura mas grandes en distintas visiones que ha tenido, algunas de ellas con niños al lado de ellos o en momentos importantes. Aunque ha habido algunos que le dan algo de preocupación, una en particular, una visión en la que ve Hiruzen peleando contra tres sujetos muy poderosos en un tejado y es obligado a invocar al Shinigami para derrotar a dos de sus enemigos y hacerle un daño severo al tercero mientras este caía muerto con una sonrisa en su rostro.

Si le preguntan a Teresa esa era una forma muy romántica y apropiada de morir para el Kami no Shinobi de Konoha.

- "No lo sé Shima, hay momentos en donde las imágenes que veo cambian drásticamente y veo personas o situaciones que no están ni al caso"

- "Curioso, ¿podrá ser que Teresa-chan tenga visiones del futuro?" - pensó Shima - "¿Pero estas bien? - Teresa le dice que no tiene ningún problema - "Bueno vamos con nuestros machos a descansar, espero que nada le pase a la niña"

- "¿Sigues con eso Shima? Por favor no me emparejes con Jiraiya, no merezco tal castigo"

- "JA, ustedes son el uno para el otro Teresa-chan"

- "La niña estará bien Shima, tengo la sensación que esta rondando cerca de la cabaña"

- "No cambies el tema Teresa-chan"

Pero Teresa no dijo nada y siguió caminando.

- "Interesante" - Danzo no estaba muy lejos de done se encuentra Teresa - "Sus visiones se están incrementando… será interesante ver si domina esta habilidad que no entiende para nada"

Con esto dicho el espectro desaparece de la visión de todas las creaturas que estaban cerca de la masacre de las serpientes gigantes.


Un capitulo mas antes de que se acabe el año, espero que disfruten del capitulo y que la pasen en grande este fin de año

Saludos

Kisame Hoshigaki