Ok... ¡HISTORIA NUEVA! :D


ADVERTENCIAS:

Esta historia contienes situaciones fuertes.

Acá, se hablará de Autoflagelacion.

Depresion, baja autoestima, y Bullying son los problemas en el Fanfic.

Un personaje de esta historia se produce autoflajelacion.

Que haya escrito esta historia, no significa que motive a las personas a realizar las mismas cosas que estan escritas aqui. NO ME RESPONSABILIZO DE NADA. Solamente quería resaltar un problema muy comun en nuestra sociedad que es el Bullying. Estas agreciones llevan, normalmente, a los adolescentes, a situaciones extremas de dolor fuerte que lo motivan a cortarse.

Me gustaría que toda persona que agreda verbal y/o fisicamente a alguien, tome consiencia de sus actos y de lo que puede provocar a la otra persona.

Si conocen a alguien que sufra de Bullying, NO SE QUEDEN CALLADOS. Traten de ayudarlo/a de alguna manera... Recuerden esta frase...

QUE NO DIGA NADA, NO SIGNIFICA QUE NO LE DUELA.

Una vez lei esto en internet: LAS PERSONAS CALLADAS, POSEEN LAS MENTES MAS RUIDOSAS.

Yo soy una persona callada, pero si alguien leyera mi mente, lloraría conmigo.

Callarse las cosas no sirven de nada, pero es una manera de cargar con los problemas solo.

Yo no sufro de Bullying, pero tengo otro porblema que en este momento no quiero decir.

Si ven a una persona ser agredida verval y/o fisicamente, INTERVENGAN. Si ven que no pueden con la situacion, llamen a un adulto, pero traten de hacer algo. No se queden callados.

A toda aquella persona que lea mi historia y no les gusta, NO INSULTE NI CRITIQUE, yo solo quiero que tomen consiencia de algunas cosas.

Va a tener romance, com cualquiera de mis historias, pero el Bullying y la Autoflagelacion, va a ser el centro de la historia.

Si viste las advertencias y aceptas hacerte cargo de cualquier pensamiento que tengas... Te invito a leer mi historia...

ACLARACIONES:

Utilizaré frases y dialogos que vi en Una pagina de Facebook. Los creditos de esas frases son para su creador o cradora que no se quien o quienes son.


Capitulo 1: "Amigos"

Un amigo es esa persona con la cual puedes ser tu mismo

Pov. Omnisciente.

Isabella escuchaba desde su habitación, los gritos de sus padres... De nuevo están peleando.

—¿¡POR QUÉ LLEGASTE TAN TARDE ANOCHE!?—Gritó su madre.

— ¡TE DIJE QUE ME TUVE QUE QUEDAR HACIENDO HORAS EXTRAS EN LA ESTACION DE POLICÍA!—Contestó su padre.

Discutían porque Charlie llegó tarde de su trabajo. Realmente se había quedado haciendo horas extras, pero los celos en su madre no le hacía nada fácil la situación a su papá.

— ¡NO TE CREO NADA!—A Renne parecía no importarle el hecho de que su hija escuchara toda la discusión. Los celos la cegaron.

Isabella o Bella, como le gustaba que la llamaran, tomó su reproductor de música y colocándose los auriculares escuchó sus canciones favoritas. Subió el volumen al máximo.

No necesitaba escuchar una vez más las peleas de sus padres.

Luego de unos minutos, se aburrió de escuchar música y se puso a leer.

Poco tiempo después, escuchó la bocina de un auto.

Edward había venido para llevarla a la escuela.

Bajó corriendo las escaleras, e ignorando la batalla campal que se estaba formando en la sala de su casa, salió para encontrarse con el hermoso rostro de su mejor amigo.

Edward Cullen es un joven de 21 años. Aunque Bella tenga 15, para él, es la única persona en la cual confía plenamente. A pesar de esa pequeña diferencia de edad, son mejores amigos.

Aunque Bella oculta un pequeño secreto... Está enamorada de él.

Todos los días era la misma rutina.

Edward pasa por Bella a su casa para llevarla al instituto y luego él se va a la universidad. Terminado su horario, va a buscar a Bella y la deja en su casa para después irse a la suya. Los fines de semanas les gusta salir juntos. Pero para mala suerte de Bella... solo como amigos.

—Hola Bella. — Saludó Edward con un beso en la mejilla — ¿Cómo estás?

—Bien— Mintió. Nadie podría estar bien si ve a sus padres pelear constantemente. — ¿Y tú?

—Como se puede teniendo en cuenta que tengo que estudiar para dos exámenes escritos, un exposición y entregar un trabajo—Se subieron al auto mientras Edward hablaba—Fuera de eso, bien—Soltó una risita divertida contagiando a Bella.

Edward estaba estudiando medicina. Su sueño es ser un reconocido doctor, al igual que su padre.

—Buena suerte— Esa fue toda la conversación que tuvieron en el camino.

Escuchaban y cantaban sus canciones favoritas. Nada más.

—Llegamos—Dijo Edward estacionando el auto en el aparcamiento de uno de los institutos de Chicago. Se bajó y fue hacia el lado del co-piloto para abrirle caballerosamente la puerta a Bella.

—Gracias por traerme—Dijo cuándo estuvieron cara a cara. Vio a las espaldas de Edward como un par de chicas detenían su camino para casi babear mirando a su amigo...Otra vez.

A pesar de que Edward no les hacía caso a todas esas chicas, Bella no podía evitar sentir celos. Al fin y al cabo, está enamorada.

—No es nada— Sonrió Edward—No olvides que hoy paso por ti—Le dio un beso en la mejilla para luego montarse en su Volvo plateado y tomar camino hacia la universidad.

Bella, con el corazón en la boca, comenzó a caminar hacia las puertas del instituto con la esperanza de pasar desapercibida.

Parece que no tenía tanta suerte...

—Hola estúpida—Escuchó la horrible y chillona voz de Tanya, la zorra número uno de la escuela. Levantó la vista de sus pies para encontrarse con Jessica, Lauren, Irina y Tanya, las más odiosas de todo el Institutos. Las únicas personas que cuyas presencias destruyen el autoestima de las chicas.

—Te dije que te alejaras de Edward—Gruñó Tanya acercándose a Bella amenazadoramente haciendo que ella retrocediera con miedo— Si estás tú en el medio, no podré acercarme a él.

—No comiences Tanya—Se quejó Bella haciendo que la nombrada segundos atrás se pusiera roja de la ira, pero antes de que pueda decirle algo, apareció Alice, hermana de Edward y mejor amiga de Bella.

—Hola chicas—Saludó con esa voz de campanillas tan característica de ella. A pesar de tener 16 años, Alice parecía estar en el cuerpo de una niña. Solo por la estatura porque tenía las curvas donde debía tenerlas. — ¿Sucede algo?—Tanya negó rápidamente, pues no quería tener problemas con la hermanita de Edward. Eso no le serviría en nada para conquistarlo.

—Solo estábamos hablando con Bella—Dijo con un tono dulce extremadamente falso. Del cual Alice se dio cuenta, pero no dijo nada.

— ¿Eso es cierto Bella?—Preguntó Alice.

—Ehhh—Tanya le envió una mirada atemorizante—Si—Bella carraspeó antes de seguir hablando—Solo conversábamos.

—Aja—Dijo Alice alargando la palabra mientras intercalaba miradas entre Tanya y Bella—Me alegro—Tomó el brazo de Bella y la arrastró lejos de las zorras—¿Por qué te dejas pisotear por esas estúpidas sin cerebro?—Le reprochó.

— ¿Qué quieres que haga?—Dijo Bella bajando la cabeza—Si me quejo me va a ir peor. —Bella recuerda ese día y se estremece.

— ¿Cómo que peor?—Preguntó Alice examinando los ojos de sus amigas— ¿Sucedió algo que yo no me haya enterado?

Bella se dio cuenta de que habló de más y trató de retractarse.

—No—Dijo rápidamente abriendo los ojos grande por la sorpresa—No pasó nada,... es que... tú sabes... Nunca puedes adivinar sus reacciones y...

—No me estás diciendo la verdad Bella—Dijo Alice enojada— ¿Qué pasó?—La mirada envenenada que le envió Alice a Bella hiso que esta última se estremeciera—¿Es que acaso te... golpearon?—Soltó la última palabra rechinando los dientes.

—Si...—Susurró Bella. Aún recuerda ese día. Estaba de lo más tranquila leyendo un libro sentada en una banca, cuando de repente aparecen las zorras y le exigen que ella haga sus tareas. Bella se niega y comienzan a abofetearla, rematándola con un fuerte golpe en el pómulo izquierdo. Tuvo que usar maquilla durante una semana.

—Malditas zorras... La van a pagar—Murmuró Alice mientras emprendía caminata. Bella se alarmó y antes de que pueda seguir avanzando, la tomó del bazo y la volteo bruscamente.

—No Alice. Dejemos las cosas así, por favor. —Suplicó Bella. Lo menos que quería, era tener más problemas con "Las populares" de la escuela. Solo ellas se hacen llamar así, porque en realidad, los populares del instituto eran Emmett, Rosalie, Jasper y Alice. Bella solo era muy amiga de ellos. Nada más.

— ¡Pero Bella!—Exclamó Alice indignada—No puedes dejar pasar las cosas así como así. Hazte respetar. Esto que hacen ellas es Bullying.

— ¿Y qué quieres que haga?—Se quejó Bella.

— ¿De que hablaban antes de que yo llegara?—Preguntó Alice tratando de calmarse.

—De nada—Bella miró para todas partes, menos a los ojos de sus amigas.

—Isabella...—Dijo Alice en modo de advertencia.

—Me ordenó que me alejara de Edward—Dijo Bella. El color rojo predominó en el rostro de Alice gracias a la furia.

—Esa zorra descerebrada no se va a acercar a mi hermano—Gruñó Alice—Tienes que apresurarte Bella.

— ¿Cómo que apresurarme?—Preguntó confundida.

—Tienes que confesarle a mi hermano lo que sientes así estarán juntos y se casaran y tendrán hijos— Alice comenzó a delirar con un futuro perfecto para su hermano y su mejor amiga.

— ¿Tú la viste a Tanya?—Preguntó Bella enarcando una ceja.

—Sí. Es rubia, hueca, sin sentimientos, odiosa...—Comenzó a calificarla de una manera poco agradable.

—Y hermosa, perfecta, voluptuosa—La interrumpió Bella—Seamos realistas. Si Edward tuviera que elegir... ¿Con quién se quedaría? ¿Con migo, una chica totalmente normal, sin nada especial o Tanya, una rubia despampanante? Edward nunca se fijaría en mí.

— ¿Por qué te descalificas de esa manera?—Dijo Alice frunciendo el ceño—Eres hermosa y cualquier chico gustaría de ti

—Conozco uno que no—Murmuró Bella triste.

—Amiga...—Dijo Alice mortificada.

— ¿Sabes qué? Mejor olvídalo—Bella mostró esa sonrisa falsa que viene dando desde hace un tiempo.

Llegaron un par de minutos a sus respectivas clases, pero los profesores solos les llamaron la atención y quedó así.

Las clases pasaban y Bella seguía recibiendo insultos por parte de Tanya y su séquito de seguidoras. No respondía nada, pues ya estaba acostumbrada.

Almorzó con sus amigos en la meza de siempre y después de un par de clases más, llegó la hora de la salida.

Rápidamente divisó a Edward en el aparcamiento. Casi corrió hasta llegar a donde él la esperaba con los brazos abiertos.

— ¿Cómo te fue?—Siempre la misma pregunta por parte de Edward.

—Bien—Siempre la misma mentira por parte de Bella.

Durante el viaje a casa, Bella le preguntaba a Edward como le fue en su día, que tal estuvo, si le fue bien en el examen y cosas así. Solo para centrar su atención en el y que Edward no le preguntara nada a ella.

Llegaron y antes de que Bella se bajara, Edward la tomó del brazo.

— ¿Que haremos esta noche?—Le preguntó con sus sonrisa torcida. Bella lo había olvidado completamente. Hoy era viernes, y como una tradición, salía con Edward.

—Te toca escoger a ti—Dijo ella sonriendo.

—Entonces será sorpresa—Dijo Edward divertido. Bella abrió los ojos arrepentida.

—Pensándolo bien...

—Lo lamento Bella—La interrumpió—Dijiste que me tocaba a mí.

—Pero tú sabes que odio las sorpresas—Hizo un puchero que a Edward le pareció adorable.

—Esta te va a gustar—Insistió—Por favor—Hizo ojitos de borrego a medio morir, que terminó convenciendo a Bella.

—Está bien—Edward sonrió triunfante—Pero que no sea muy ostentoso.

—No prometo nada—Dijo Edward.

—Edward...—Comenzó a quejarse.

—Vamos Bella, no seas berrinchuda y déjame mimarte—Edward hizo un puchero irresistible. Bella suspiró resignada.

— ¡Como decirle no a esa carita!—Exclamó haciendo que Edward riera.

.

A las siete, Edward pasó a buscar a Bella .

Es hermosa

Fue su pensamiento cuando la vio. Bueno. Desde la primera vez que la vio le pareció hermosa.

Sacó esos pensamientos de su cabeza y se concentró en su vestimenta.

Un hermoso vestido azul que le llegaba hasta por debajo de las rodillas anudado en el cuello con volados que van desde la cintura hasta el final.

Su maquillaje era natural, pero para él era perfecto.

¡Basta Edward!

Se reprendió mentalmente.

Le tendió el brazo, el cual Bella acepto gustosa. Se subieron al auto y partieron rumbo a su salida de amigos.

Lo pasaron magnifico. Primero fueron a ver una película, la cual quería ver desde hace mucho y luego Edward llevó a Bella a cenar a su restaurante favorito La Bella Italia, para disfrutar de su comida favorita, que como se habrán dado cuenta, es la comida italiana.

—Desde la semana que viene no podré irte a buscar más del instituto—Soltó Edward de golpe a mitad de la cena haciendo que Bella se atragantara con su comida. Edward palmeo un poco su espalada preocupado para luego darle un poco de agua— ¿Estas bien?

—Si...—Dijo Bella mientras trataba de normalizar su respiración— ¿Por qué?—Preguntó cuándo se recuperó.

—Es que nos tenemos que quedar unas horas más haciendo trabajos extras y cosas así—Respondió. Edward no quería dejar a Bella sin transporte, pero no podía desobedecer las normas de la universidad.

—Oh—Fue lo único que salió de los labios de Bella.

Se mantuvieron en silencio por no saben cuántos minutos. Cada uno sumergido en sus pensamientos.

—Puedo hablar con Alice para que ella se encargue de llevarte a tu casa—Ofreció Edward, aunque sin importarle la respuesta de Bella, el hablaría con su hermanita.

—No—Dijo Bella mientras negaba con la cabeza— No quiero ser una carga para nadie. Puedo caminar...

— ¿¡Cómo se te ocurre pensar que yo permitiría que caminaras del instituto hasta tu casa!?—Exclamó Edward indignado—Hablaré con Alice, pero tú no te iras sola a tu casa.

—De verdad Edward, no tengo problema en caminar o pagarme un auto bus. Tal vez podría tomar el metro—Bella no quería ser una carga para nadie.

—Tienes 15 años, eres una muchacha muy linda—Ante esas palabras Bella se sonrojó—Y a simple vista pareces indefensa. Créeme. Eres el blanco perfecto para cualquier pervertido—Edward apretó los puños sobre la mesa ante el solo pensamiento de Bella con otro hombre.

¡Celos!

¡Demonios!

—De acuerdo—Se resignó Bella—Habla con Alice.

—Sabes que lo iba a hacer de todos modos, solo te lo dije por cortesía—Dijo Edward tratando de ocultar su diversión sin mucho éxito.

—Muy mal Sr. Cullen—Dijo Bella fingiendo estar ofendida.

Pasaron el resto de la velada entre bromas, risas y viejas anécdotas.

Lo que todo dúo de amigos haría.


¡Ahhhhh!... Esta historia la comencé a escribir hace varias semanas... No va a ser muuuyyy larga. Espero que la disfruten... Y por favor... Dejen Reviews :D