Fe


Unos suaves pendientes que le hacían juego con el collar... terminaba de alistarse en el tocador de damas del lujoso restautant... hace rato que había salido su cuñada.

Debía apurarse o su hermano la matará.. después de todo era el primer aniversario de la pareja y él estaba tan feliz que decidió invitarla a festejar con ellos.

- Mentira... es más para que deje de sentirme sola...- la chica suspiró profundamente y se tranquilizó, aguantó lo más posible las lágrimas al recordar el rostro de su extrovertido y alegre hermano.

La puerta del tocador se abrió pero ella continuó su labor sin inmutarse, puesto que debía darse prisa, en su inconsciente imaginaba a Sora apurándola porque Taichi ya no podría aguantarse las ganas de comer.

- Te ves hermosa... dama- esa voz ella la reconoció al instante, y más por la forma en que la llamó.

Hikari sintió su corazón latir fuertemente y estuvo por voltear para verlo de frente pero él no se lo permitió.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Dama... Yo soy quien habla... ¿Cómo estás...

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

La abrazó con una ligera fuerza, como si temiese a que ella se fuera a ir en cualquier momento... él apoyó su frente en la cabellera de la chica... por unos instantes aspiró el aroma de su cabello de color avellana... y quedó en silencio por unos segundos... como si recordara viejos tiempos.

- Takeru, yo... - comentó con temblorosa voz.

- No digas nada... por favor- le suplicó suavemente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Calla... sólo te quiero... tranquilizar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- No puedo... tienes que escucharme.. lo nuestro estaba mal, muy mal... pero te pido disculpas por terminar en el peor momento de tu vida- la voz de Hikari comenzaba a quebrarse cada vez más.

- No me ibas a aguantar ni un sólo día más... soy yo quien debe pedirte disculpas... no sé que pasó conmigo.

La voz del rubio sonaba pausada, calmada... en nada se comparaba a la de histeria y desesperación cuando lo dejó hace ya casi un año.

- Te encerraste en tus sentimientos... en tus oscuros sentimientos- observó Hikari con un nudo en su pecho.

- Te vi cuando entraste con Sora.. al verla salir no pude resistir acercarme- parecía que él había ignorado su comentario.

- ¿Por qué creaste esa muralla entre los dos?- preguntó la joven directamente.

- Te ves hermosa- Takeru estaba esquivándole cualquier tema de conversación referente al pasado.

- Takeru- intentó ella soltarse pero él no se lo permitía.

- No te vayas... no ahora... - el chico cerró los ojos y continuaba recargado en la cabellera de la chica - No quiero interrogatorios... ni vine a pedirte una segunda oportunidad... solo quería hablar contigo... exactamente no sé por qué... quizá aún influyes en mí.

Hikari sentía una mezcla de sentimientos dentro de ella... por una parte quería abrazarlo fuertemente y pedirle que nunca se aleje... por otro ella ya había trazado su vida sin la compañía de Takaishi.

- Estoy superando mi temor... no estoy aún del todo curado... pero he avanzado bastante...- comenzó Takeru y respiró profundamente - Incluso he aceptado el hecho de que ya no estés conmigo.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Escúchame una vez... lo que te voy a contar...
Sabes que vuelvo a tener fe... y empiezo a sanar.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

La chica deslizó sus dedos por los brazos que la rodeaban... Takeru soltó un poco la presión que tenía sobre ella.

- Me han contado que nunca antes te habían visto tan hermosa como ahora.. no podía creer que pudieras superar la belleza que siempre te caracterizó...- Takeru sonrió suavemente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Dama, escúchame una vez... No, no, no
No voy a pedir amor... te ves feliz, y me gusta que seas feliz

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- Ellos tienen razón... pero descubrí cuál es el motivo por el cual estás divina... ese brillo en tus ojos... hace tiempo que no lo veía... Lo perdiste conmigo, ¿No?- continuó Takeru.

- No, Takeru, lo perdí por mí misma...- expresó la chica con las lágrimas recorriéndole libremente el rostro cayendo en los brazos de él.

- No llores... nunca me gustó ver lágrimas de tristeza en tu rostro... yo provoqué muchas...

Takeru volvió a respirar profundamente, como tratando de calmarse.

- Al verte recordé muchas cosas.. momentos felices... luego mi estupidez- casi se rió irónicamente pero se detuvo - Aún usas los pendientes y el collar que te obsequié.. de verdad te gustaron.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Sabes?... Con los recuerdos... de nuestro amor
Hice mi propio sueño... pero no... no, no, no, no, no

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Hikari sintió los labios de Takeru posarse sobre su cabello... a él siempre le gustó besarla en el cabello y siempre decía...

- Suave... muy sedoso...- Takeru sonrió pero la sonrisa se borró ante sus siguientes palabras - Perdóname por el daño que te hice... no lo merecías.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Escúchame una vez... todo tiene final...
Sabes que vuelvo a tener fe... y empiezo a sanar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- Mi dama... mi preciosa dama...- él adquirió esa forma de llamarla en el instante en que pasaron de la niñez a la adolescencia... Takeru entonces dejó de decirle «Mi niña».

- Mi hermano me ha ayudado bastante.. incluso he descubierto mi talento para escribir canciones.. - Takeru volvió a respirar profundamente - Hemos hecho un trato... él canta lo que le componga.

Hikari asintió al momento que secaba las lágrimas de su rostro.

- Aún así debo ir a terapia dos veces por semana... bueno, es un avance... antes iba 3 veces al día- siguió relatando... y aunque Hikari sabía eso no quiso interrumpirlo... dejaba que él se desahogara.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Dama, escúchame una vez, no, no, no
Sabes, escúchame esta vez, por favor...

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- No te culpo- inmediatamente aseguró Takeru - No tienes la culpa... el culpable está pagando sentencia.

Uno de los motivos por el cual Takeru se encerró en su mundo, sin poder expresarse, fue el asesinato de su madre.

Natsuko estaba investigando a estafadores y narcotraficantes, y, por lo que demostraba la trágica consecuencia, ella descubrió mucho. Takeru se enteró por tener que ir al reconocimiento del cadáver, Hikari ni idea de lo que pasaba.

El joven decayó en sus estudios universitarios y tuvo serios problemas con compañeros de clase y profesores... él renunció a su trabajo sin dar explicaciones... incluso la vida con Hikari se estaba volviendo terrible.

Ella, apoyada por su hermano, se fue de viaje al exterior de Japón, dejando a su novio sin palabras, como él había estado actuando.

- Dejé de atormentarme con la idea de que pude salvarla... - él nuevamente respiró profundamente - Ahora puedo decir que está muerta... incluso puedo decir la palabra «muerta» sin martirizarme.

- Si me hubieses explicado lo que te pasaba, todo hubiese tomado un rumbo diferente- insistió Hikari.

- No digas nada... sólo escúchame... - volvió a pedir Takeru.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Seré feliz, y yo sé que me quieres feliz...

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- Sé que has tomado un nuevo camino en tu vida... sé que tu vida está mejor que nunca... me encanta la sonrisa que tenías marcada en el rostro cuando ingresaste a este restaurant- habló el rubio... su voz seguía pausada pero ahora se notó temblorosa - No debes pensar en lo que fue o pudo ser... lo nuestro fue hermoso... sublime... pero tuvo su final.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Oye, escúchame una vez... Vuelvo a tener fe...
Todo tiene final... Sabes que vuelvo a tener fe...

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- Vuelvo a ver esperanza en mi vida... paz y tranquilidad- ahora era su cuerpo el que comenzaba a temblar - Vuelvo a tener fe en el mañana... en que todo estará bien.

Nuevamente el respirar profundo del joven... y en esta ocasión Hikari sintió cálidas lágrimas en su cuello.

- Es una suerte que Kido conociera a un buen psicólogo... de buscar por mi cuenta en primer lugar jamás lo hubiese hecho- su varonil voz sonaba totalmente agitada, ya no era pausada - Pero estoy mejor.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Y empiezo a sanar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El sollozo de Hikari se hizo presente... Takeru la volteó suavemente, y le toma el rostro secando sus lágrimas.

- No llores, linda... no fue mi intención- murmuró apenas entendible - ¿Eres feliz ahora?- preguntó más audible.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

¡¡Dama!! ¡¡Por favor!! ¡¡Por favor!!
Te ves feliz y me gusta que seas feliz

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Hikari asintió... no podía articular palabra alguna... las lágrimas nuevamente le recorrieron el rostro y él las besó en esta ocasión... el contacto de sus labios contra su piel le trajo gratos y lejanos recuerdos a la joven.

- Entonces yo también estoy feliz- dijo Takeru aún con sus labios posados sobre la mejilla.. apenas aleja su rostro y y le brinda una cálida sonrisa... ella le correspondió.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Escúchame una vez, todo tiene final...
Sabes que vuelvo a tener fe y empiezo a cantar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

- Mi dama... - por unos instantes Takeru quiso retroceder el tiempo... - Mi preciosa niña- Hikari se ruborizó ligeramente y le bajó la mirada.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Niña, escúchame una vez... todo tiene final
Sabes que vuelvo a tener fe y empiezo a cantar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El corazón del joven comenzó a agitarse.. como lo había hecho en tiempos anteriores al tenerla cerca... la tomó de la barbilla y lentamente la atraía hacia él.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Oye, escúchame una vez...
¡¡Por favor!!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El contacto con sus labios al principio parecía breve... pero no pudieron alejarse... no quisieron alejarse.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Oye, escúchame una vez...
¡¡Por favor!!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Takeru acarició el rostro de Hikari antes de romper el sublime contacto que tenían.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Te ves feliz... y me gusta que seas feliz!!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


- ¿Y cómo se sintió?- preguntó el hombre que tenía en una mano un lápiz y en la otra su libreta de apuntes

- Pues... mucho mejor... ella aún me ama... y yo también- respondió calmadamente Takeru y cerró los ojos recordando nuevamente el mágico momento luego respiró profundamente - Pero todo tiene final.

¿Fin?


¿comentarios? escríbeme a:

Notas de la autora: Bueno, triste, muy triste, no? en sí, no sólo romance feliz me inspira esta pareja ;;

La canción Fe es de Jorge González, el cantante de Los Prisioneros , una amiga, conversando con otra amiga (ya, fueron black y zelshi) descubrieron que tienen más cosas en común que Dai

Bueno, en la canción no recuerdo si él todo se lo dice por teléfono... me maté recordando pero no pude Y bueno, me inspiró más un reencuentro después de varios meses

Dedicado a... TT No, a nadie!! Esto está muy triste, pero la canción es así TT