HOLA! disculpen que la semana pasada no subiera nuevo capitulo. Pero por cosas de indole personal no pude pero espero que su espera sea recompensada :) esta vez es POV Peeta :) espero les guste y lo disfruten.

Los personajes ni de chiste son mios y la historia tampoco son propiedad de S. Collins. Yo recalco que escribo por que amo a Peeta jajaja


No sé cuánto tiempo llevo así. Al parecer son varios días. Puedo escuchar a la gente caminar a mí alrededor y siento como por el brazo me entra algo frio que hace que me duerma. Y en ese mundo de sueños veo como hay pequeños niños de mi mano o corriendo por alguna pradera tal vez con los ojos grises de Katniss o azules como los míos. No importa que solo sean sueños, para mi es suficiente y es mucho mejor que tener esas pesadillas de los juegos, mutos y demás terrores nocturnos.

Siento como hay tubos en mi nariz, en mis brazos, incluso de vez en cuando me ponen algo en el muñón de la pierna. Y al lado de mi escucho una máquina que hace ruido al ritmo de mi corazón.

- Esta vez tuvo mucha suerte, mas golpes como estos pudieron matarlo- Escucho como un doctor le dice a la madre de Katniss.

- Lo sé, pero él se hubiese dejado morir por proteger a mi hija, es lo que siempre ha hecho- le contesta con un nudo en la garganta, tratando de evitar las lágrimas

Y es verdad, no podía dejar que Thread le hiciera daño a Katniss de nuevo. Todavía recuerdo la rabia que me invadió el día que le dio un latigazo en la cara. Como la sangre llegaba a mis puños preparándose para molerlo a golpes, pero no era el momento ni el lugar. Esta vez por lo menos impedí que le hiciera más daño.

Con solo recordarlo mi pulso se acelera y los monitores se disparan, y es cuando vuelvo a sentir esa cosa fría en el brazo que me arranca la conciencia.

Debo confesar que este sueño es de los más agradables.

Katniss con un hermoso vestido blanco, no el que rentaban en la veta, que ha sido usado incontables veces, uno igual de hermoso que le queda a la perfección, entallando las pocas curvas que tiene, aunque para mí son perfectas, que hace que su cabello castaño y sus ojos grises se vean aún más iluminados, caminando hacia mí en el edificio de justicia con una sonrisa que no deja a dudas que me quiere, con todos nuestros seres queridos ahí, incluso alcanzo a ver a Prim y a mi familia sonriéndome. Es por eso que sé que es un sueño. Y antes de que termine despierto curioso por saber más, con una agradable sensación en el estómago, y que sé que tiene que ver con ella.

Me reconforta saber por medio de su madre que ella está bien y que pronto podrá venir a verme, no sé si sepa que escucho todo lo que pasa a mí alrededor. Todos hablan de lo afortunado que soy al no morir por los golpes de Thread. Incluso escucho la voz de Plutarch diciendo que lo siente y dándome una palmadita en la cabeza al mismo tiempo que dice que ya se encargaron de él y que no tendremos que hacer nada más. Eso me llena de alivio. Por fin podremos regresar a casa y seguir con nuestras vidas en paz.

Un día de la nada la señora Everdeen me dice que me quitaran todo lo que tengo en el cuerpo, menos el monitor que dice que mi corazón aun late, y que me moverán a otra sala en donde poder tener atención especial por órdenes directas de Paylor, lo último que me dice es que Katniss está afuera de esta sala viendo a través del cristal.

Intento de verdad intento moverme, pero no responden mis piernas, por más que trato de abrir los ojos y no puedo. Quiero verla, de verdad necesito verla. Pero mi cuerpo no responde, así que grito para mi interior y maldigo el no poder hacerlo. Necesito tenerla en mis brazos y poder besarla. Ni siquiera recuerdo la última vez que lo hice. Solo recuerdo la última conversación que tuvimos en donde me dijo que quería ver a Gale. No quiero que las últimas palabras que le pueda decir sean "estas segura.

Momentos después vuelven a dormirme. En este sueño en particular, veo a Katniss corriendo, y por más que trato de correr no puedo moverme, las piernas no me responden, y por más que grito no se detiene pareciera que huye y cuando la alcanzo veo como Gale la abraza y se van. Uno de mis más grandes miedos, otra vez me atormenta en sueños.

Para cuando despierto, siento algo en mi pecho. No es un tubo con medicina, ni un monitor. Por un momento pienso que alguien trata de hacerme daño pero cuando el olor de su cabello llega a mí, inmediatamente me relajo. Katniss duerme en mi pecho como lo hacíamos en la cueva, y como lo hacíamos últimamente. Aunque trato de abrazarla no puedo moverme, no sé si son los fármacos o que de verdad me quedare así. Pero solo sentir su presencia cerca me basta por el momento. Como muero por acariciar su cabello y tocar sus manos. No es nada fácil, pero estoy luchando para poder hacerlo.

No sé cuántas personas han estado en la habitación desde que llegue, algunas cuantas conocidas para mí. Por ejemplo Annie y Johana vinieron a verme, y pusieron a Katniss al tanto de cómo estaban las cosas con Thread. Pero Annie se sentía incomoda en el lugar así que su visita fue muy breve. Pude sentir como unos labios me dieron un beso en la frente y supe que no era Katniss. Pero cuando escuche con un susurro muy bajito como para que solo yo pudiera escucharlo un "Recupérate pronto" me di cuenta de que era Johana.

Incluso Haymich vino a verme, como lo sé, por el inconfundible olor a licor que desprende. No sé cómo lo dejaron pasar, pero supongo que en estas condiciones hay consideraciones especiales. Aunque sé que Katniss está en la habitación no intercambian palabras. Tal vez uno que otro gruñido por parte de Haymich pero no sé si se lo dedica a Katniss o al hecho de que no puede beber dentro del hospital. Podía escuchar sus corazones latir por el silencio en la sala, aun sobre el ruido de la máquina que tengo al lado. Pero Haymich es el primero en hablar

- Ni en 100 vidas lo merecerías- Le reprocha con voz áspera por la resaca y por el nudo en la garganta que no logra contener

Inmediatamente escucho como Katniss empieza a gimotear. Me las pagara. Como puede decir eso. El que sabe. De repente toda esa rabia que siento llega a mis manos y de la nada mis puños se aprietan.

Puedo mover mis dedos

Pero al intentar estirar mis brazos o alguna otra parte de mi cuerpo no lo consigo. Asi que me centro en intentar abrir y cerrar las manos.

Un día de la nada Katniss empieza a háblame. Y no de algún tema en particular, algunas anécdotas o algún comentario como la comida que le sirvieron el día de hoy, y como es que extraña el olor a pan recién horneado por las mañanas. También de vez en cuando la escucho cantar. Y eso hace que un calor llene mi cuerpo y me den más ganas de abrazarla y decirle que pronto estaremos enc casa.

Poco a poco mi cuerpo empieza a reaccionar y ahora también puedo mover los pies, pero aun no consigo abrir los ojos. La señora Everdeen se ha dado cuenta de ello pero no quiere decirle nada a Katniss todavía hasta que sea un hecho el que yo pueda salir caminando por la puerta y no en una camilla o una silla de ruedas.

Cuando Katniss no está vienen personas a hacer ejercicios para que mis músculos tengan fuerza para el momento en el que yo pueda moverme no esté débil por tantos días en cama

Un día mientras Katniss me hablaba de lo mucho que el pequeño Finnick se parecía a su padre alguien toco a la puerta y de inmediato vino a mi mente que era hora de mis ejercicios o algún doctor para darme un nuevo medicamento o para ver mis ojos con una lamparita. Pero al escuchar su voz el aire se me va como si alguien me diera un puñetazo en el estómago.

-Hola Catnip- La voz de Gale retumba en toda la habitación

-Que haces aquí- le dice Katiniss con un tono de voz muy áspero como culpándolo de algo

- Plutarch me dijo lo que paso en el Quell, y me ofrecí para cuidarlos a ambos, tu como estas- sus pasos se escuchan como si se acercara a la cama donde estoy, pero después se escucha como toma otro camino como alejándose. Rayos de verdad quiero moverme.

- He estado mejor- le suelta Katniss. Desesperadamente abro y cierro los puños esperando que Katniss los vea y diga algo pero nada. Muevo un poco los pies pero el resultado es el mismo. Aunque ella está al lado de mi cama puedo notar que su mente no está aquí. Después de un tiempo mis piernas empiezan a responder asi que trato de abrir los ojos intentando ver algo. Solo consigo divisar algunas cuantas sombras de la habitación.

Katniss, voltea puedo moverme y casi puedo verte. Es lo que intento decir pero en vez de eso solo un leve cosquilleo llena mi garganta. Al fin de tanto intentar mis ojos se abren, pero la luz es tan blanca que me ciega así que trato de mantenerlos entrecerrados para que no me lastime. Pero puedo ver a Gale en la esquina de la habitación viendo al suelo. Vestido con un traje elegante y con insignias en él. Trato de girar lentamente mi cabeza hacia donde esta Katniss pero me duele demasiado. Creo que aún tengo algo que hace que no me pueda mover del todo.

- Sabes lo último que le dije fue que quería verte- escucho como le dice Katniss a Gale

- Que mal que sea de este modo- y escucho como se acerca hacia donde estamos nosotros. Puedo ver su silueta a través del manto de sombras que aun lastiman mis ojos.- Así es como se debió sentir él cuando pasaste toda la noche junto a mí aquella ocasión- y escucho un ruido metálico que se arrastra por el piso. Ahora sé que Gale esta junto a mí.

Por supuesto que se a lo que se refiere. A la vez en que Thread casi lo mata a latigazos. Qué curioso que ahora sea yo el que este en cama a manos del mismo hombre.

Después de eso escucho una larga platica de cómo lleva ahora la vida Gale, y para ser sinceros no le va tan mal. Su vida mejoro desde que se fue a vivir al 2 con toda su familia. Poco a poco la luz deja de lastimar y puedo abrir un poco más los ojos y los veo. A Gale sentado en frente de Katniss quien tiene unas ojeras enormes a causa de las noches de desvelo.

Al fin Gale se disculpa y se va diciendo que regresara por la mañana y veo como Katniss asiente con la cabeza. Este es mi momento. Asi que abro los ojos para verlos bien aunque solo alcanzo a distinguir su forma pero no los veo claramente. Intento aclarar mi garganta y ruego que mi voz salga clara y no sea solo un gruñido

- Adios Canitp

- Adios Gale

Cuando Gale cierra tras de él la puerta decido que es el mejor momento. Es ahora o nunca.

- A los fin solos - mi voz no me traiciona y logra escucharse fuerte incluso para ella pues se voltea con cara de sorpresa que se transforma en una sonrisa radiante, como si yo fuera su persona favorita y no me hubiese visto en mucho tiempo.

- Peeta- Chilla de emoción y por primera vez veo que tiene un brazo herido y algunos raspones en la cara

- Me extrañaste preciosa- le digo haciendo una imitación de Haymich para romper un poco la tensión

Pero en lugar de una respuesta con palabras recibo besos, sus labios parecen secos pero aun así perfectos y tibios. Son tantos que pierdo la cuenta y me dejo llevar por la sensación. Un calor me recorre todo el cuerpo y se centra en mi pecho. Es una sensación tan agradable que lo siguiente que digo ni siquiera lo pienso

- Debería estar al borde de la muerte más seguido- le digo mientras le sonrió y ella aparta su cara

- Estás loco- y en su cara una sonrisa enorme que deja al descubierto sus dientes blancos

Mientras tanto se recuesta junto a y con mucho cuidado trato de abrazarla, aunque mis brazos aún siguen rígidos consigo moverlos lo suficiente para que ella quede junto a mí. Mientras le doy un beso en la frente pienso en ese sueño que tuve en donde iba de blanco hacia mí y en mi mente empiezo a maquilar mil y un formas de volver eso real.