Hola amigos de Fanfiction, debo aclarar que esta historia es mi imaginación en especial dedicación a una muy querida amiga del foro univision que es super mega fans de Sailor moon en especial de Yaten Kou.

Aclaro!, este fic es de mi autoria pero algunos de los personajes presentados en esta historia pertenecen a nuestra admirada Naoko Takeushi.

Capitulo 3 El primer encuentro

Una hora y 25 minutos después Yaten llegaba a la compañía Astra… tras dejarse la moto en el estacionamiento entro en el edificio y a los minutos estaba justo frente a la puerta de la persona que le esperaba.

-tome asiento por favor, ahora lo anuncio.

-gracias-Yaten hizo caso y se sentó mientras esperaba a que la secretaria le diera el paso.

En la oficina…

-Ya han llegado por los muestrarios, y hay dios esta buenísimo el chico-dijo inconscientemente kotomi a su jefa.

-Vamos kotomi ¿Qué cosas dices?

-Es enserio ¡esta!… Que hay dios… con un dios como ese se ínsita el pecado.

-Hay niña tu no cambias ¡cordura por favor!-exclamo la rubia subiendo las manos a modo de drama- anda ya mejor has le pasar-le dijo mientras se acomodaba la ropa para no verse tan impresentable

-¿Lo hago pasar?

-eso es lo que eh dicho… anda ya que si no se me ara tarde.

La chica sonrió y salió de la oficina….

-Pase por favor-dijo dejando la puerta abierta para su paso.

-Buenas tardes-dijo Yaten entrando en la oficina-mi nombre es Yaten kou seño…-se quedo mudo el peli plata al notar que no era un hombre con quien trataría si no una mujer… y a pesar de su desenfadado estilo era una "gran mujer".

-Joanna Astra-dijo la rubia mientras pensaba que su secretaria se había quedado corta con la descripción sin embargo no era tiempo de pensar en eso si no de trabajar y salir de allí a toda prisa.-pero llámeme Joy…eh…

-Yaten ko… llámame solo Yaten…-no sabía porque pero prefería no decir su apellido.

-Está bien… Yaten por favor toma asiento.-mientras este hacia lo que le sugerían la rubia no pudo evitar echar una sutil mirada de reojo a quien tenia en frente pues de verdad era muy atractivo tanto que en cuanto le miro sintió como si todo su aire viese sido raptado por él, y como si el común aplomo que le caracterizaba hubiese desaparecido.

-Bueno estos son los muestrarios que contienen los más finos y elegantes acabados de nuestra compañía. Como usted mismo lo ha solicitado.

-Mi jefe…-interrumpió desconcertando a la rubia.

-¿Perdón?

-Que mi jefe es quien los ah pedido, -Aclaro el de ojos verdes - yo solo soy un humilde servidor que ha venido a recogerlo- "la palabra humilde no le encaja muy bien" pensó para si la chica.-aun que de haber sabido que vendría a con una chica tan bella como tú viera vestido mejor-dijo coqueteando el peli plata…

-Oh vamos!-respondió la rubia sonriente "pero si como vienes estas guapísimo" pensó… "vamos Joy céntrate no pienses sandeces céntrate" se ordeno de inmediato.

-Supongo que fui algo imprudente.

-Supones bien-dijo un tanto incomoda, no por el si no por si misma "¿Que le ocurría? Se sentía como una cría asustada en el primer día de clases" pero es que él se veía tan atractivo con aquella cazadora negra que dejaba ver sus anchos hombros, su piel levemente bronceada se notaba en cuello y rostro y esos bellos ojos esmeralda era como mirar el mar en una costa serena sin olas, tan solo con la brisa y la luz del sol decorando las profundidades marinas.

-Bueno y cuando decidan que modelos serán ¿En cuanto tiempo comenzarían a trabajar?.-dijo Yaten con seriedad interrumpiendo los fantasiosos pensamientos de la rubia.

-En cuanto decidan el que será de su elección.-contesto con la misma seriedad con la que el se había dirigido a ella unos segundos atrás, pues extrañamente había dejado su sutil coquetería por una estricta arrogancia. Cosa que intrigaba ah la de iris celestes-dije algo que te molestara-pregunto sin saber ella misma la razón de su pregunta.

-No lo se, quizá…podría ser…si creo que si… -contesto con un tono nada amable cosa que disgusto un poco a la joven.

-Puedes decirme que fue.- Pidió con la educación que la caracterizaba.

-Oh! No lo descifra señorita Astra… llamar imprudente a un cliente ¿se le hace poco?

-¿Perdón? … si mal no recuerdo yo nunca eh dicho esa palabra, que usted lo haya dicho y que yo haya asentido en ello es una cosa similar pero nunca igual-contesto firmemente como retando al chico en que demostrara lo contrario.

-Pues para mi es lo mismo, y no creo que sea algo muy bueno…¿Qué pensaría mi…

-Si es necesario le diré a su jefe que usted se ah portado un tanto entrometido y un poco altanero…pero claro… eso solo se lo diré a su jefe-sentencio la chica con suave sonrisa y mirada de victoria.

-Pues le diré algo señorita…retarme a mi es algo que nunca debe hacer-protesto molesto y sin saber porque-puede ser un error que le cueste mucho-sentencio tomando los muestrarios-espero y le quede muy claro.

-Pues yo espero tres cosas,…primero, que su feje se disculpe por haberlo mandado a usted… y hacerme pasar un mal rato-Yaten cambio su irónica sonrisa por una herida seriedad -Dos… que usted me pida una disculpa por su falta de tacto hacia mi persona y tres, cambiaria eso por no volver a verlo en mi vida.-finalizo señalando con la mano la salida de su oficina-que tenga usted muy buena tarde.

-Nunca en mi vida había sido tratado de esta manera por una mujer.-comento sin moverse y queriendo ocultar la rabia que le habían causado las palabras de Joy.

-Pues aprenda que siempre hay una primera vez…ahora si me permite-insistió una vez que se fuera, pues lo guapo que tenía ese chico lo tenia de odioso e irritable.

-Ha!-exclamo sonriendo de lado-espero que recuerde sus propias palabras, por que quizá más temprano que tarde pueda repetírselas yo a usted.

-Lo dudo.

-Pues no lo haga, piense que la vida es una ruleta y uno nunca sabe cuando sere yo quien le ordene y critique a usted… buenas tardes-finalizo tomando los libros y saliendo de la oficina.

Joy quería arrojar todo cuanto tuviera frente a la puerta pero, no perdería mas su postura por un imbécil como ese… "Pues que se creía?".

-Porque existe gente como esta-refuto mientras cerraba todos los papeles sobre el escritorio y tomaba las cosas que se pensaba llevar. Tras un rato salió de su oficina y se despidió de Kotomi.

-Nos vemos en una semana en caso de alguna emergencia tienes mi celular. Nos vemos.

-Hasta pronto diviértete jefa.

-Lo intentare!-dijo alejándose.

Tras llegar hasta el estacionamiento, subió a su auto y volvió a casa al llegar sus padres y hermana se alistaban para la gran noche, había sido un milagro llegar a tiempo para irse con ellos, como al salir a la oficina había dejado lo que pensaba llevar a la fiesta, no le llevaría mucho tiempo estar lista pero lo que no esperaba era que su hermana tuviese otros planes para ella.

Continuara…

Nota: *Me encantaría saber que piensan del fic, Si podéis Comenten por favor*