Los personajes de Masashi Kishimoto NO son de mi propiedad.

Naruto principalmente y un/a personaje misterioso/a.

Serán cinco capítulos, o sea, cinco días + un epílogo.

¡Que disfruten mucho!

.

.


¿Y quién besó a Naruto?

Día cero: cuando se apagan las luces.

.

.

.

No tenía que ser necesariamente un idiota o un descerebrado (como le llamaba Sasuke a menudo) para captar la indirecta de Ino.

Estaban celebrando el cumpleaños número dieciocho de la atractiva rubia, pero en el sótano de la casa. Arriba estaban los familiares y vecinos, ellos eran un reducido grupo de jóvenes que habían decidido escapar al lugar más solitario de la residencia para festejar de una forma alocada y juvenil: con latas de cerveza circulando el lugar, unas cuantas cajetillas de cigarros y comida para picotear sobre una mesa arrinconada en la habitación. Uno de los invitados colocó música con el teléfono celular, canciones de última generación que les hizo bailar en parejas y reír. La estaban pasando de maravilla, el mejor fin de semana antes de terminar la escuela y pasar a estudios superiores, todos eran compañeros que venían juntos desde críos, cursando años y etapas de la vida que jamás olvidarían.

La separación sería dolorosa.

—¿Entonces qué dicen? —Ino sonrió traviesa, parada arriba del viejo y roído sofá.

Kiba chifló, Shikamaru que tiraba más humo que una chimenea, murmuró un clásico problemático y los demás aceptaron, seducidos por la idea de apagar las luces del sótano por cinco minutos. En el lapso, todo podía ocurrir. Todo. Y aquello quedaría cavado en una tumba.

Naruto, sentado sobre la lavadora, sonrió con las mejillas arreboladas. Sasuke a su lado, bufó.

—Es una tontería —dijo Sakura, bajándose de la secadora (que estaba un costado de la lavadora)—. Es una idea completamente absurda y pervertida.

Sai se acercó con una libretita en la mano. En realidad era un libro.

—Tranquila, fea, que nadie se acercaría a ti conociendo esos puños —comentó como si nada, con los ojos pegados a las letras—. Aunque estoy seguro que Naruto-kun sí lo haría con tal de estar cerca tuyo antes de no verte nunca más.

La chica pegó un salto, asombrada por la certeza y la apatía de las palabras.

Mordió sus labios y miró de reojo su mejor amigo, éste a la vez también estaba descolocado por el inusitado comentario, pero prontamente reaccionó haciendo justicia a su explosiva personalidad revoltosa.

—¡Qué dices, Sakura-chan es mi amiga! —apuntó con el dedo, amenazando con callarlo a golpes si era necesario. No deseaba verse expuesto de esa forma, no de nuevo, menos su sentimientos. Sentimientos, al parecer, no correspondidos.

La chica tragó grueso y lo tranquilizó cariñosamente.

Ya, baka, yo después le daré una paliza que le servirá de lección. —Alzó el puño en señal de muestra, mientras le observaba de manera asesina. Sus orbes tenían un brillo peligroso, que el chico pálido y de cabello negro, tuvo que retroceder por bien propio.

Sasuke en un estado de mutismo, escuchó atento el conflicto bebiendo cerveza, mas después miró furtivamente a la fémina. Ella también respondió el gesto, pasando un mechón rosa tras su oreja.

Naruto notó el intercambio de miradas y se sintió mal, una pesadumbre que le revolvió el estomago y le pulverizó las últimas neuronas.

Apuró el contenido de la lata, deseando que el resultado apareciera lo más pronto posible... sirviendo de anestesia a su dolor.

Todo se vio interrumpido por el reproche vacilante de la chica de cabello azulado.

—¡Ino-chan, n-no creo que sea buena idea! —exclamó Hinata, con el rostro encendido, jalando del brazo a la cumpleañera para bajarla del sillón. Procuraba cuidarla.

La aludida, con excesiva adrenalina corriendo por su venas y sucumbida por los evidentes efectos del alcohol, se negó entre risas y terminó por subir a la tímida joven con ella, causando estragos en los compañeros masculinos que las rodeaban. Se volvieron unos completos locos, aplaudiendo y silbando por las guapas chicas con vestido.

La música volvió a sonar.

Todos creyeron que el ofrecimiento del 'juego' había quedado en el olvido. Sin embargo, no fue así. Kiba jamás omitía algo como eso y menos en un momento como ese.

Se deslizó hasta las escaleras agilmente, ubicó el interruptor en la pared. Lo vio y sonrió triunfal. Shino intentó detenerlo, pero fue demasiado tarde.

—¡Es hora de la verdadera diversión! —gritó a todo pulmón y bajó el dispositivo, trayendo la absoluta oscuridad al sótano.

Se oyeron reclamos femeninos que fueron opacados por las exclamaciones revoltosas de los jóvenes, hiperventilados. Hubo risitas y susurros cómplices.

Naruto trató de acostumbrar la vista a la negrura del lugar. Pestañeó varias veces. Estiró sus manos para saber en qué lugar estaban sus amigos, pero antes de poder hacerlo se quedó sin habla, estático.

—¿Sakura-chan, teme...? —susurró, aún sentado encima de la vieja lavadora.

El peso de dos manos sobre sus muslos se dejó caer. Sobre el pantalón de mezclilla. Estaba boquiabierto, pasmado. Después un cálido aliento rozó las mejillas abigotadas, causándole cosquillas nerviosas que le recorrieron la espina dorsal arriba y abajo, supuso al instante que una persona desconocida se estaba aproximando singularmente a su cara. No reaccionó frente a lo que sucedía, fue como si de pronto la señal entre su cuerpo y cerebro no estuviesen conectándose adecuadamente, impidiéndole recobrar el sentido común y apartar a la silueta próxima, quien irrumpía su espacio personal. Esperó que no se tratase de sus dos confidentes.

Unos dedos le acariciaron desde el cuello, pasaron por su mandíbula y después hasta los pómulos.

Naruto boqueó aire. Se sentía acosado.

Y finalmente un inesperado beso cayó en sus labios, fuerte y preciso, de tal magnitud que le lastimó la zona inferior.

Abrió los ojos desmesuradamente.

Una lengua húmeda, y con un sabor a menta, se coló dentro para acariciarle con urgente erotismo. Una mano subió hasta la parte trasera de su cuello, enredó los mechones rubios entre los dedos, aplicando un poco de fuerza. Forzándolo a responder con avidez el beso robado. Naruto no correspondió, ni tampoco pasó por su mente hacerlo.

Era descabellado.

Estaba besándose con persona (o más bien ésta lo hacía) completamente desconocida.

La silueta respiraba afanosamente por la nariz, él lo supo porque el soplido le acariciaba el rostro moreno. La caricia repentinamente subió de intensidad, la persona le succionó su lengua repetidas veces y lo mordió ¡Lo mordió! El muchacho se pegó una bofetada mental, recapacitó y apartó a la figura de un empujón.

Pasó una mano por su boca y la limpió, sintiéndose abusado.

De pronto, las luces volvieron, unos se quejaron.

Naruto contempló agitado el lugar, con el rostro encendido y el sedoso cabello revuelto. Nadie parecía sospechoso o eso pensó.

Sakura le daba la espalda unos pasos más allá, sirviéndose un trago suave, Sasuke (que ya no estaba a su lado) marcaba un número en el teléfono celular, Sai sonreía enigmático mientras continuaba con su lectura y ¡demonios!, todos lucían extraños ahora que los veía con mayor claridad. Tragó grueso. Aún percibía el dulce sabor a menta y el labio que le clamaba dolor a consecuencia de la bestial mordedura.

¿Quién lo había besado de esa forma?

Un integrante del curso, curvó los labios en una mueca satisfecha.

Culpable.

Continuará...


Ay madre mía, ni yo, en serio, ni shoooo sé quién besó a Naruto de esa manera apasionada! grrr! eso lo decidiré después xD ajajaja Uff, pobre de mi rubito, le robaron su primero besito (que no, joder, que el beso con Sasuke no cuenta) y en la oscuridad, muy sexy, según yo. Esa persona lo tenía todo planeadito :'3

So... entonces como Narutito tendrá cinco días para descubrirlo antes de que acaben las clases y no tenga la remota idea, serán cinco capítulos cortitos + epilogo.

Espero que agrade la idea, se me ocurrió de la nada. Además se la dedico a una querida amiga: Marce Imaow (nekosan como le digo yo) (L)

¡Muchas gracias a las que me dan la oportunidad y me leen y que además me comentan! ufff, eso sí que es genial. Agradezco todo acto, en serio, hasta lo que me leen como anónimos, es lindo. Bueno, entonces nos estaríamos viendo para el segundo día, segundo capítulo.

¡Un besote enorme a todos los que me leen! muaak :KKKK