Disclaimer: Ninguno de los personajes de esta historia me pertenecen, son creación de Ted Turner, y yo sólo los uso para entretenerme.

REDESCUBRIÉNDONOS

Por Saori-Luna

Waking up

Un sentimiento de calidez y plenitud la envolvía al despertar; todavía con algo de pereza Linka comenzó a abrir los ojos, parpadeando varias veces al encontrarse en un lugar desconocido. Los recuerdos estaban muy confusos en su cabeza, ¿qué había pasado en verdad? Y, ¿qué había sido un sueño?

Entonces, unos golpes en la puerta la sobresaltaron, al tiempo que una persona refunfuñaba junto a ella:

-Wheeler, ¿estás ahí? Vamos a ir por comida china, ¿quieres?

El planetario del fuego refunfuñó aún más mientras terminaba de espabilarse. Miró a la joven rubia junto a él, reprimiendo una sonrisa al notar su expresión de susto.

-¿Quieres comida china?

-Da, estaría bien.

-BUENO GI, TRÁEME UN POCO.

-SÍ, SEGURO, COMO SI CON UN POCO FUERAS A QUEDAR LLENO. ¿SABES DÓNDE ESTÁ LINKA?

-CIERTAMENTE NO ESTÁ EN MI HABITACIÓN GI, YA DEJA DE GRITAR Y DÉJAME SEGUIR DURMIENDO!

-Está bien, nos vemos más tarde.

Los pasos de varias personas y el sonido de la puerta al salir les indicaron que estaban solos en el apartamento.

-Por fin, dios sabe cuánto la aprecio, pero Gi puede ser muy ruidosa- dijo el joven, dejando las cobijas- ¿cómo estás?¿dormiste bien?

-da, ¿y tú? Pensé que habías dicho que acostumbrabas despertarte temprano.

-jajajajaja sí, pero no voy a desperdiciar la oportunidad de una siesta.

Un incómodo silencio se apoderó de los dos; Linka cada vez más consciente de la situación: el lugar, la cama, su pijama y la ropa de trotar de él; Wheeler esperando divertido su reacción, contando en forma regresiva hasta el momento en que ella saldría despavorida.

-Bueno, creo que me iré a mi habitación antes que los otros lleguen.

-Es cierto, creo que me iré a duchar.

Ella comenzó a caminar hacia la puerta, pero antes de salir murmuró quedamente:

-Gracias.

Él sonrió antes de murmurar a su vez:

-Cuando quieras.

La sonrisa no se borró al ver como su "amiga" prácticamente corría a su propia habitación.

Wheeler 1 – Linka 0

Y este juego continuaba…

3.2 Palpitaciones

Linka sólo pudo respirar con tranquilidad cuando se encontró de nuevo en su habitación. Se dejó caer al piso soltando un suspiro, sintiendo como la puerta a sus espaldas era lo único que le daba soporte.

¿Qué clase de locura había cometido?

Y sin embargo, Wheeler había actuado como si todo fuera normal… cantar un dueto con una chica… dormir con ella…

Ahora que lo pensaba, parecía que él actuaba de forma más madura. Sus ojos mantenían aquel brillo pícaro de su adolescencia, pero sus movimientos parecían más modulados y sus palabras más medidas, al menos cuando se dirigía a ella.

¿Qué quería decir esto? ¿Cómo debía comportarse ella al respecto?

Tal vez como si nada hubiera pasado; tal vez como si ella simplemente fuera otra chica con la que él hubiera dormido. Pero entonces, el dolor que sintió en el pecho le recordó que para ella, él no era sólo un chico más.

Ese era su arrepentimiento más profundo, el "Y si hubiera pasado" del que más se preocupaba, el haber dejado pasar su única oportunidad de ser verdaderamente feliz.

Durante los últimos años había intentado fuertemente tener una relación, pero siempre terminaba igual, sin sentir nada; incluso con el beso más largo y el chico más galante no lograba sentir ese ardor que había compartido con él durante ese breve beso en Rusia.

Y ahora la vida los ponía juntos de nuevo, y ella no lograba hacer nada para aliviar ese dolor en su corazón.

Suspirando se levantó para cambiarse la ropa terminando justo al tiempo que dos ligeros golpes se oían en su puerta.

-Linka, ¿estás ahí?

-Da Gi, entra.

La joven asiática miró a su amiga con curiosidad, intrigada al ver en sus ojos la sombra de una lucha interna.

-Trajimos comida china, ¿quieres?

-Seguro – dijo ella, caminando con seguridad al comedor, para encontrarse con la mirada fija de esos ojos azules que tantas palpitaciones le causaban.

3.3 Compartiendo

Nada más entrar al comedor Linka sintió como sus ojos se posaban sobre ella, y sólo entonces notó con cuando esmero se había arreglado. Y sin embargo, él no le dijo nada, sino que fue Ma-Ti quien le celebró su atuendo.

Mientras almorzaban fue imposible para ella participar del ambiente festivo del grupo; sus compañeros se mostraban ansiosos frente al inicio de su semana laboral, cada uno de ellos participando como enlace en importantes oficinas gubernamentales y no gubernamentales de protección del ambiente, pero ella no lograba involucrarse en las conversaciones y sus respuestas se fueron haciendo cada vez más monosilábicas hasta que los demás cesaron en su intento de llevarla a la conversación.

Para cuando se dio cuenta los platos ya habían sido retirados, pero Wheeler seguía mirándola fijamente.

-¿Qué tienes?

La rubia miró de reojo a la cocina, donde sus amigos seguían conversando animadamente mientras lavaban la vajilla: Gi enjuagando, Ma-Ti secando y Kwame, por ser el más alto, colocando todo en su lugar.

-No lo sé, estoy fastidiada.

-¿Quieres dar una vuelta?

Su primer instinto fue decir que sí, pero entonces su mente la reprendió: era él quien la tenía así, quien le agobiaba y la ponía nerviosa con su sola presencia en la habitación, quien hacía que su corazón latiera tan rápido y hacía que le faltara la respiración. La solución más lógica y más prudente era alejarse de su lado… pero con sólo pensarlo su pecho dolía aún más.

Se colocó de pie, cansada de luchar contra sí misma. Frente a ella, él también se levantó, con un rayo de esperanza en la mirada.

-Nyet Wheeler, sólo necesito tomar algo de aire, iré a la terraza un rato.

El tono cortante en su voz decía lo que ella no era capaz de hacer con sus palabras: déjame sola.

El joven pelirrojo la vio alejarse, contando lentamente hasta 10. El tiempo en que él huía de su mal genio ya había pasado, pensó, mientras caminaba tras ella.

ENDING 3: HEART ATTACK

Una ráfaga de cálido viento veraniego la recibió al salir al exterior.

Linka sonrió, sin importar lo que pasara, siempre podía contar con el viento, y con su eterna acompañante, la música.

Se sentó, apoyándose en una columna, se colocó los audífonos y accionó su reproductor en aleatorio.

Sonrió aún más, al escuchar los acordes del piano, y mientras se preparaba para comenzar a cantar, pensando en lo increíbles que eran las coincidencias.

Never put my love out on the line

Never say yes to the right guy

Never had trouble getting what I want

But when it comes to you I'm never good enough

Wheeler se paralizó al escuchar su voz, al sentir la pasión que había en ella, ¿acaso era así como se sentía?

When I don't care

I can play him like a Ken doll

Won't wash my hair

Then make him bounce like a basket ball

Aún con los ojos cerrados podía sentir como unas pequeñas gotas humedecían sus pestañas, ¿por qué con él era todo tan difícil?

Desde que eran adolescentes había sido así, pero entonces ella le había echado la culpa a su inexperiencia y como no le había vuelto a pasar con los otros chicos, ella había dado por sentado que eso era lo que había sido, sólo inexperiencia.

Pero ahora que se habían reencontrado todo seguí igual…

But you make me wanna act like a girl

Paint my nails and wear high heels

Yes you, make so nervous that

I just can't hold your hand

Él seguía siendo el único que podía poner su mundo de cabeza, y paradójicamente era el único con el que nunca había pasado nada, más que unos abrazos, más que un sencillo beso.

Pero él la hacía vibrar, la hacía brillar y comportarse de una manera con la que nunca se había sentido cómoda, él la hacía ser visible.

You make me glow

But I cover up, won't let it show

So I'm putting my defenses up

Cause I don't wanna fall in love

If I ever did than, I think I'd have a heart attack…

Y eso le hacía sentir mucho, mucho miedo porque sabía cómo era él, y sabía que en cualquier momento podía romperle el corazón.

O al menos eso decía su cabeza, pero su corazón le había comenzado a hacer notar que tal vez él había cambiado un poco, y que tal vez sería bueno darle una oportunidad. Y también dársela a ella misma.

Desde donde estaba él podía ver las brillantes lágrimas que escapaban al control de su hermosa compañera; con cada verso el dolor se hacía más evidente, y él se sentía un poco más culpable.

Nunca se le había ocurrido que sería más complicado que Linka tuviera sentimientos por él a que si no los tuviera. Su mente había pasado por alto el hecho de que su amiga lo sobre-pensaba todo, y él no la estaba ayudando con este pequeño baile en el que la había comenzado a envolver desde que se habían reencontrado.

Se sobresaltó al verla levantarse, sin embargo, no fue lo suficientemente rápido para ocultarse tras la columna.

Sus ojos azules se abrieron con sorpresa al verlo, ¿cuánto tiempo llevaba allí? ¿la había oído cantar? Se retiró los audífonos y se acercó a él, en su mente retumbando las palabras del último verso…

The feelings got lost in my lungs

They're burning, I'd rather be numb

And there's no one else to blame

So scared I'll take off and run

I'm flying too close to the sun

And I'll burst into flames

Era hora de quemarse, pensó ella antes de dar el paso definitivo…

-Lin…

Todas sus preocupaciones se evaporaron en el instante en que sintió los labios de su compañera sobre él; en el fondo de su mente se encontraba la necesidad extrema de hablar con ella, de sincerarse, y, sin embargo, no podía detenerla, no cuando había esperado tanto tiempo por ella.

Continuará.

NOTA DE LA AUTORA: Felices Fiestas! Y felices vacaciones para mí!

Otro mes y medio después llega el tercer capítulo el cual estaba en papel desde hacía rato, pero no había podido pasar. Este capítulo llega un mes después de que pude cumplir un sueño, hacer cosplay de Linka en una convención bastante conocida en mi país, el SOFA (Salón del Ocio y la Fantasía), la pasé genial y lo mejor fue cuando algunas personas reconocieron y recordaron mi personaje : )

El ending de este capítulo es de la talentosísima Demi Lovato, en una versión acústica hecha para Mtv Brasil.

Como siempre, muchas gracias a Natsumi por el review!

Hasta la próxima!