Capítulo 6:

No pueden entrometerse

Fanfictions


El chico se secó el sudor de su rostro, había entrenado mucho e incluso se sentía agotado. Aún así debía agitarse más pues está en la plena conciencia de que su próximo enfrentamiento tendrá mucho que ver su fortaleza mágica y mientras más la ponga al límite más se desarrollará.

El corazón le latía con ferocidad y no era por las energías físicas que estaba utilizando al atacar a un enemigo imaginario como parte de su entrenamiento, sino por la sensación de calidez que Syaoran sentía en el alma, como siempre le pasaba cada vez que su flor de cerezo estaba cerca.

Pero.... eso era simplemente imposible! Sakura estaba en Tomoeda.

El chico cerró sus ojos y de inmediato llegó a su mente la imagen de la dueña de las cartas con su semblante alegre inundado de inocencia fresca.

- Sakura - murmuró con una leve sonrisa.

La sensación de calidez que lo cautivaba esta vez fue tan profunda que incluso le sacudió el alma lo cual a Syaoran le dio cierta impresión.

- ¿Sakura? - el chico frunció el entrecejo conteniendo el aliento. Él podía sentir esa energía mágica atrayéndolo como un imán, la misma esencia que lo había enloquecido de amor y lo había atrapado en sus redes sin poder y sin querer, hasta ahora, soltarse. ¿Cómo no había podido reconocerla antes?

Imperdonable!! Mil veces imperdonable!!

Syaoran apretó la base de su espada mientras todo su cuerpo se tensaba.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

- No tengo justificación - un agonizante silencio pero breve se produjo - Puede hacer de mí lo que le plazca... es lo acordado -

El aura que desprendía su cuerpo era débil y se iba apagando a una velocidad increíble... la resignación lo había envuelto.

Todas sus energías se escurrían como agua entre las manos... y él no hacía nada por evitarlo..... él simplemente se había dado por vencido.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

- Syaoran - murmuró la chica revolviéndose entre las sábanas - ¿Por qué no me lo dijiste? -

- ¿No lo entiendes? - contestó una fascinante voz en la mente de la chica - No puedes intervenir, no es tu asunto, no es tu problema -

- ¡No es cierto! - recriminó de inmediato Sakura - Si Syaoran hubiese atrapado todas las cartas... -

- Su orgullo hubiese crecido igual que su egoísmo, y jamás hubiese visto más allá de sus propios ojos ¡Perder batallas en la vida te asegura ganar la guerra! -

- ¿Y de qué sirve eso ahora si tiene que enfrentar ese duelo contra..... - Sakura tenía cada segundo más clara la imagen de la mujer - contra su propia madre! ¡Él no la atacará!-

- No lo comprendes - se escuchó una suave risa por parte de su interlocutor - Daidouji tiene toda la razón -

Lágrimas surcaron de sus cerrados ojos esmeraldas, sus manos apretaron más la sábana mientras se revolvía anhelando por una parte salir de esa pesadilla aunque sentía pesado cada parte de su cuerpo, hasta sus párpados y lo más angustiante para ella era que no podía dejar de ver esas imágenes.


Syaoran deslizó sus dedos por medio de la madera antigua de la puerta.

Tal vez se estaba volviendo loco pero.... podía sentirla! Pondría sus manos al fuego sin temor de equivocarse que alguien estaba detrás de esa puerta, una presencia muy atrayente.

Hasta hace unos minutos juraría que era Sakura quien estaba al otro lado de la puerta; pero ahora, al estar demasiado cerca de la habitación, no podía identificarla plenamente porque lastimosamente la habitación estaba con el inquebrantable sello de su madre y él jamás antes había roto algún conjuro de la Jefe del Clan Li.


- Joven Li - expresó el anciano mayordomo pero mediante una forzosa tos se vio obligado a rectificarse - Joven Hiragizawa -

- Eriol Hiragizawa - afirmó el mencionado al tiempo que hacía una profunda reverencia.

- Disculpe mi torpeza - solicitó Wei.

- No me es incómodo porque estás en todo lo cierto, pero en la actualidad no conservo la esencia del Mago Clow - Eriol sin embargo, nunca podría quitar ese semblante misterioso ni la profundidad de sus palabras, características indudables del creador de las mágicas cartas.

- Si se encuentra presente como Eriol Hiragizawa - objetó de inmediato la dueña de casa al instante que hacía acto de presencia - Entonces me encantaría escuchar el motivo por el cual tenemos el honor de su visita -

- Parte de mi pasado me impulsa a presenciar este encuentro -

- Espero que sólo haga acto de presencia, no puede intervenir - Ieran demostró mayor determinación en sus siguientes palabras - Nadie debe intervenir - esto último lo dijo dirigiendo una especial mirada los dos guardianes.

- No intervendré - Eriol afirmó mientras demostraba, sin querer, otra característica del antiguo mago: su encantadora y pícara sonrisa.

La mujer abrió y cerró el abanico de sus manos con suma gracia.

- Sé que puedo confiar en las palabras de mi invitado de honor -

Eriol no dejó en ningún instante su mística sonrisa.

- El honor es absolutamente mío -

Continuará...


¿comentarios? escríbeme a: dragonzukino@hotmail.com

Notas de la autora: ¬¬ Como que me dieron con mi propia medicina, no? Bueno!! Aquí el capítulo! Así que nada de saltar de ningún sitio, pierdo a un fan y me infarto!! No tengo muchos, y los pocos que tengo los aprecio mucho.

Y sigo insistiendo con 'Adiós a la inocencia perdida' ^^UU (es que se está poniendo mejor!!!) Y sigo insistiendo con los reviews!! Dejen muchos mensajes alentadores aunque voy advirtiendo que trabajo a tiempo completo y aparte tengo otros ficts pendientes y mi eterna promesa siempre es "No demoraré en subir el siguiente capítulo."

A ver.... si demoro en subir el siguiente pueden echarle una visita a mis otros ficts de CCS que están terminados como Nunca jamás y Canta Tomoyo canta y dejar sus críticas constructivas aunque les comento que ahí si no tenía nada que hacer y por eso salen más extensos que los de ahora.... ¿Me disculpan? ¿Verdad que sí?