Bien, como ya se los había mencionado estoy editando los primeros capítulos, en este solo corregí algunos errores y agregue algunas cosas que se habían pasado por alto.

Disclaimer: Los personajes no son míos pertenecen a Kishimoto-sama.

°˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚

.

MI SEXY NERD

.

Capítulo 1

.

.

Volver

.

.

Una moto ingreso a un edificio antiguo con bloques a los lados y arquitectura gótica contemporánea, el césped verde brindaba una exquisita vista del jardín central y los fierros de hierro transmitían a la entrada la apariencia de reformatorio juvenil, algunas farolas antiguas salpicaban las veredas que se extendía a los costados, los cuales se unían al frente en una rotonda con una fuente en el centro, rebelando a unas sirenas que lanzaban chorros de agua de la boca.

La moto negra se estaciono en el lugar que correspondía a los autos de los estudiantes, ocupando el centro, de manera que esta quedaba apartaba de las demás por unos dos metros.

La persona que la conducía levanto las manos enguantadas y se apresuró a quitarse el casco rebelando una cascada de cabellos negros brillantes con mechones de tonos azulados.

La mujer miro alrededor curiosa luego metió una mano en su chaqueta para leer un trozo de papel.

—Por fin te encontré. —sonrió pícaramente.

...

Naruto se apuró a responder la prueba rápidamente, no porque no recordara todas las informaciones sino porque era un trabajo muy fácil.

—Naruto... Pásame la cinco. -susurro su compañero.

— ¿Porque lo haría? —preguntó bajito.

—Porque somos compañeros y porque conozco todos tus secretos vergonzosos. —lo vio de reojo. —Y soy más fuerte. —agregó.

Suspiro, hizo una respuesta corta en una hoja y se la pasó. Aquello tenía que acabar, a ese ritmo, Kiba terminaría la preparatoria sin conocimiento alguno.

...

—¡Quítate de mi camino antisocial! —grito una chica y lo empujo.

—Largo de mi camino... Nerd. -lo empujo un jugador.

—Fuera... —una chica lo miro con asco.

Otro día en el infierno, o como le llamaban a la Preparatoria. Para él era una jungla de animales salvajes. Soportando todas las humillaciones de los alumnos se hizo a un costado deseando fundirse con la pared.

—Naruto... ¿Que clase te toca? —pregunto Kiba a su lado.

—Biología. —esquivo a cuatro atletas que estaban torturando a dos cerebritos.

—Maldición... Yo tengo Geometría. Es una lástima que no me ayudarás. —Kiba frunció el ceño.

Naruto se cubrió la cabellera con su capucha.

—Ya tienes esa horrible gorra por qué estas usando una capucha encima.

Vio por el rabillo del ojo a una chica estaba de espaldas pero aun así podía distinguir el hermoso cabello negro, estaba empujando a un popular para abrir el casillero. Aquello le llamo la atención pero rápidamente miro hacia otro lado.

—El gorro solo tapa mi cabello. —dijo a modo de explicación.

—Eres un friki total ¿Lo sabias?

Naruto ladeó el rostro ocultando su sonrisa divertida.

—Nos vemos... Y suerte. —desearlo suerte no haría que su amigo obtuviera un buen promedio, pero al menos deseaba que le fuera bien.

...

—Bien, sólo debo comprar mi comida y listo. —se daba ánimos, frente a la puerta de la cafetería. —Vamos Naruto ¡No seas Cobarde! —definitivamente, no entraría.

—¿Vamos a entrar ya? —pregunto un cabreado Kiba. —No puedes evitar la cafetería toda la vida.

—Lo dices porque al que molestaran será a mí no a ti... Además ese lugar está lleno de jugadores de fútbol y porristas. Seré asesinado lentamente. —se lamentó.

—Eres un Dramático.

—Tú eres un alumno normal, pero yo soy un nerd. Ese lugar es como la selva. Sí eres pequeño te aplastaran los más grandes. —Confirmaba su teoría.

—Tengo hambre, entremos hombre, que no te pasará nada.

Kiba tenía la complexión atlética, nada exagerado, el cabello castaño y ojos del mismo color.

Era su único amigo, lo conoció en la secundaria. Desde ese momento se hicieron amigos, aunque Kiba tenía la capacidad de sacarlo de quicio era una persona en la que podías confiar y no te abandonada en las malas. Razón por la cual se ha metido en varias peleas por defenderlo.

-Entremos, pero por ningún motivo quiero que te metas en alguna pelea.

-Ok, ok.

Entraron y nadie se inmuto. Era obvio que a nadie le importaría su llegada.

, tampoco es que los matones los esperaran cada día, dispuestos a dar una buena paliza.

-Hola Ayame... ¿Que comemos hoy preciosa? -pregunto coqueto Kiba, de esa manera aseguraba una comida libre de pesticidas conservantes y veneno. Pero como siempre…

—No me convencerás casanova de quinta.

… fallaba miserablemente.

—No soy ningún casanova de quinta. —Reclamo furioso Kiba. —Estas frente a uno de los más grandes galanes de este lugar.

—Ni las telenovelas mexicanas comprarían ese argumento. —se burló Ayame. Mientras le servía una sopa de aspecto dudoso. Kiba trago duró, aquello no tenía buena pinta.

A Naruto le sirvió pollo asado y ensalada.

— ¡¿Por qué le sirves siempre lo mejor a Naruto?! —se quejó.

Ayame solo se encogió de hombros divertida.

...

Hinata entró a la cafetería y al instante todas las miradas se pasaron en ella, como un depredador examina a su nueva presa. Se sintió incomoda por un instante pero luego miro al frente con la barbilla en alto.

Los recorrió a todos con la mirada pero ninguno era Namikaze.

—Dios esa chica que acaba de entrar es hermosa... —Kiba se mordió el labio inferior.

Mientras Naruto de espaldas seguía comiendo tranquilamente. Kiba siempre utilizaba alguna táctica nueva para robarle su almuerzo y dudaba que ese día sea diferente.

— ¿Cómo es? —fingió interés.

—Tiene el cabello largo negro con reflejos azules. Viste unos botines negros con poco taco. Unos jeans negros desgastados y una chaqueta de cuero. —Kiba estaba embobado describiéndola.

—Ya te enamoraste ¿Eh? —pregunto burlón.

—Mírala. —señaló a Hinata.

Naruto se volteó lentamente aun no creía que Kiba no intentara comer su comida así que miro solo por el rabillo del ojo para volver a ver a la chica del pasillo. Estaba sentada en una mesa vacía en una esquina. Miraba todo con curiosidad, parecía buscar algo o a alguien.

—Ciertamente es hermosa, pero ni te mirará. —susurro nervioso.

—Ok... -suspiro.

...

Hinata miro a su alrededor y decidió sentarse en una mesa vacía de la esquina. Tenía una vista panorámica del lugar, busco entre los rostros de los estudiantes pero ninguno tenía las características de la persona que buscaba.

Uno de ellos se levantó y guiñando un ojo a sus amigos se acercó a ella con una pose altanera.

—Hola Nena... ¿Te gustaría sentarte con nosotros? —el chico rubio señaló una mesa con, lo que ella suponía, era la mesa de los populares pues los chicos vestían cazadoras del equipo de fútbol y las mujeres parecían porristas. Aunque algunas tenían ropas normales, pero eso no quitaba lo zorras que parecían aquellas muchachas.

—No. —contesto tajante.

El chico la miro extrañado. — ¿Por qué? —preguntó petulante.

—Mira rubio, para empezar mi nombre no es "Nena" y segundo, tú tienes pinta de asesino psicópata y solo cuando deseen que me corten en pedacitos me acercaría junto a ti. Además tus amigas parecen tan pobres que no les alcanza a cubrirse, tal vez intenten asaltarme. Lo que en definitiva significa que no me sentare con ustedes. —le dedico una sonrisa inocente.

El chico solo alzo una ceja confundido. —¿Eso es sí o no?

Hinata suspiro cansada. —No

...

—¿Viste eso? No se fue con él. —Kiba se peinó el cabello y se dispuso a levantarse. Naruto actuó rápidamente y lo volvió a sentar. Kiba se tambaleo en su asiento por la fuerza con que su debilucho amigo lo sentó. —¿Qué…?

—Deja de mirarla, jamás te mirará. —Siguió comiendo imperturbable.

—Nunca digas nunca. —objeto.

...

—Sí sigo así no lo encontrare nunca. —Hinata hablaba en vos baja. Pero por más que miraba no lograba distinguirlo. —Preguntar es mi última opción, pero ya no puedo seguir dando vueltas. —Justo un chico con una gorra y anteojos pasaba leyendo una hoja. Bingo, estaba de suerte. —Los nerds nunca mienten.

...

Naruto leía su nuevo horario cuando una mano jaló de su manga. Cerró los ojos instintivamente y se hundió. Espero un golpe que nunca llegó. Al darse vuelta se encontró con algo completamente inesperado.

La chica nueva le miraba con una ceja alzada.

—H-hola... —saludó. Aquella era una situación extraña.

—Hola, ¿podría preguntarte algo? —preguntó la chica con una sonrisa amistosa, aunque entrecerraba los ojos como si intentara averiguar con certeza quien era él.

—Claro... —murmuró mirando hacia el otro lado.

—¿Conoces a Naruto Namikaze? Es como de tú edad, cabello rubio, ojos azules, como de tú altura.

Naruto la miro boquiabierto, nadie sabía que él era un Namikaze. Cuando se mudó en su época de secundaria, cambio su apellido por el de soltera de su madre, Uzumaki.

Sería acaso posible que su tío Nagato había enviado a aquella chica para servirle como un Chivo espiatorio ¿No?

La miro de reojo, sus ojos centelleaban de expectación, intentó no obligarse a aquella expresión llena de esperanza por él ¿Conocerle...?

¿Por qué aquella bella chica quería saber de él? ¿Sería una espía de Nagato verdaderamente, y sólo quería su ubicación? Primero debería averiguar qué es lo que quería saber de él. Sin exponerse obviamente.

Naruto la miró un momento intentando descifrar si ella estaba buscándolo por algo relacionado con su tío. Pero por más que buscara no hallaba en sus ojos nada malvado o perverso.

Luego frunció el ceño, y asintió finalmente.

—¿Donde podría encontrarlo? —lo tomó del cuello de su camisa y lo miró intensamente.

-¿Para qué lo quieres? -pregunto algo asustado.

Hinata lo soltó rápidamente, y lo miro sorprendida por su propia actitud. Pero es que en verdad estaba desesperada por encontrarlo lo más pronto posible.

-Lo siento... necesito decirle algo personal.

Naruto la miro un momento preguntándose que sería aquello personal que quisiera decirle. Se escogió de hombros mentalmente, no creía que se tratara de nada malo si se estaba disculpando con él.

-Soy yo...

°˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚

Y así termina así termina el capítulo... Sé que no parece divertido ni nada, pero de acuerdo vaya subiendo se pondrá más interesante. Este capítulo es básicamente la introducción al fic...

Vemos a una Hinata decidida. A un Naruto Nerd, a Kiba como el amigo de Naruto.

Sólo aparecen tres personajes.

Para aquellos que prestaron atención la sigtes preguntas

1 ¿Quién creen que fue el "rubio" que invitó a Hinata a sentarse en su mesa?

2 ¿Por qué Naruto no quiere que su tío Nagato lo encuentre?

Ya saben cualquier cosa déjeme review.

Sin nada más que decir

Besos Amables Lectores

Este capítulo fue editado el 13 de Junio del 2014