Disclaimer: Naruto y sus personajes pertenecen a Masashi Kishimoto.

La historia es una adaptación de una obra de mi autoría (antes publicada en Wattpad)

Registrada en Safe Creative con los protagonistas Eli y Lucas.

°˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚

.

MI SEXY NERD

.

Capítulo 16

.

.

La verdad detrás de las máscaras (Parte 1)

.

.

Idiota. Tu cumpleaños se acerca y sus hombres ya se movieron. Y por si no te acuerdas no eres el único expuesto aquí.

No dejas de recordármelo, puedes irte si quieres.

Hmph… ¿Crees que puedes hacerlo solo? Niñito orgulloso. —se burló.

Hum… pensé que los Uchiha eran los orgullosos por naturaleza.

No te metas Gaara. —Advirtió Sasuke.

A diferencia de ti, mi no tan querido Sasuke, yo ayudo a Naruto porque quiero, no por un juramento.

Creo que es hora de volver a clases.

Hinata recordaba la conversación que había escuchado cuando siguió a Naruto, y aunque quería saber a qué se refería Gaara con el juramento de Sasuke, estaba intrigada.

¿Sasuke los estaba ayudado?

Miro de reojo a Sakura estaba del otro extremo de la sala, ignorando a la profesora mientras leía algo en su teléfono.

¿Y ella?

Se burló internamente. Esa chica de seguro no sabía nada.

Ella estaba sentada junto a Kiba, pues no compartía esa clase con Naruto. El moreno no paraba de enviarse notitas de papel con TenTen. Algo extraño considerando que peleaba todo el día con la susodicha.

—Hinata. —murmuro bajito con la esperanza de que la profesora no se diera cuenta.

—Hmm…

—¿Vas a hacer algo después de clases?

Hinata dudo un poco. En realidad tenía que trabajar, sin importar lo que Naruto dijera, ella estaba feliz trabajando con Suigetsu en el taller mecánico, además resultaba algo productivo si quería estudiar alguna ingeniería automotriz en el futuro. No planeaba seguir administración como al principio su padre muy amablemente se lo ordeno.

—Tengo que trabajar.

TenTen hizo un puchero. —Vaya, todos tienen trabajo menos yo. Pero nadie te contrata cuando no tienes experiencia.

—Este fin de semana, yo podría…

TenTen hizo un gesto desdeñoso con la mano. —Esa gente no me va a contratar, todos son unos jodidos.

—Disculpe señorita Amma.

Los ojos de TenTen la miraron con terror mientras una figura se encontraba tras ella.

La profesora se paró frente a TenTen con las manos en la cintura. —Tiene algo que compartir señorita Amma.

—N-nada. —respondió nerviosa.

Hinata soltó una risita cuando la profesora ya no se encontraba cerca de ellas, ganándose una mala mirada de TenTen.

Durante todo el resto de la semana nada más había sucedido en realidad. Ella y Naruto no hablaron en ningún momento y tampoco hacían nada para cambiar la situación.

En más de una ocasión se había acercado dispuesta a encarar la situación, pero que situación. No era algo que la involucrara directamente y si Naruto tenía o no, un trato con Uchiha no era de su incumbencia.

En realidad ella pudo continuar perfectamente con su vida una vez que estuvo fuera de la vida de Naruto pero había algo que la llevaba directamente a sus brazos una y otra vez.

Necesitaba a Naruto, era la persona de la que estaba enamorada, su primer amor. Y había jurado que sin importar que sucediera ella…

Ella iba volver a estar con él.

Realmente al principio había intentado algo romántico, pero aparte del beso que Naruto le había dado en aquel callejón, solo podía percibir cariño de su parte, así que por mucho que no quisiera decirlo, iba a…

Iba a estar cerca, aunque no de la manera que deseaba.

Esa mañana antes de que Kushina saliera a trabajar y les dejara el desayuno servido una llamada interrumpió lo que sería una mañana cualquiera.

Naruto se abofeteo mentalmente al ver a Hinata tan decaída en esos días, porque aunque la morena no se diera cuenta, él siempre estaba vigilando cada cambio de ánimo.

Debería haberle preguntado qué le sucedía, era su responsabilidad después de todo. Ella estaba haciendo todo eso por él. Porque quería protegerlo.

Deseaba decirle que era él el que cuidaba de ella, pero eso era algo que Hinata no se lo tomaría de buena manera. Sasuke estaba presionando para comenzar a actuar y Gaara, quien por cierto, no dijo absolutamente nada, pero sabía que también estaba arriesgando a sus hermanos en ello.

Estaba arriesgando a todos los que conocía en realidad, porque desde que comenzó el año escolar hasta ahora sus amistades habían aumentado y todo ello era gracias a Hinata en realidad. Había intentado duramente pasar desapercibido cuando se mudaron por quinta vez en menos de tres años.

Pero Kiba era uno de esos chicos molestos que solo buscaban peleas y Naruto había acabado envuelto en uno de ellas y al finalizar el día ambos eran inseparables.

Kiba era como un hermanito, aunque este siempre pensara lo contrario, era el único chico que no le había importado su reputación cuando se acercó a él, a pesar de que eso era algo importante en la escuela donde estaban.

Pero estaba bajo amenaza constante de parte de su t… de Nagato, y este hombre era capaz de cualquier cosa con tal de obtener lo que quería.

Luego estaba Hinata, su Hinata. La muchachita de los anteojos redondos y mejillas rosadas que se había convertido en toda una señorita y que ahora estaba con los ánimos por el suelo, al parecer.

Bien, ese día iba a intentar que Hinata volviera a ser la misma de unas semanas atrás. Se levantó muy temprano y preparo el desayuno que le gustaba. Su madre había quedado sorprendida, aunque solo tomo algo de café antes de marcharse.

— ¿Naruto? —preguntó Hinata mientras se tallaba un ojo y bostezaba. Llevaba un suéter dos o tres tallas más grande que ella, llegándole unos dedos arriba de la rodilla y unas medias de Hello Kity que la hacían más tierna.

—Hey Hinata. Buenos Días.

Con una sacudida de cabeza, Hinata entro en la cocina y abrió la nevera. Se sirvo algo de jugo de naranja y volteo hacia él.

—¿Me estás hablando por algo en específico? ¿Pasó algo?

Naruto hizo una mueca de dolor sin que Hinata se diera cuenta. —Me gusta hablar contigo, no es necesario que nada importante haya sucedido.

—Últimamente no parece ser cierto. —Hinata se mordió el labio y huyó de su mirada.

—Oh Hinata…

—Naruto, no es divertido ver cómo me ignoras en afuera y aquí dentro es como si fuéramos amigos de toda la vida. –Naruto abrió los ojos como platos y se acercó a la joven que colocaba el jugo en el lavado.

—No es nada de lo que crees. —dijo agarrando su mano.

—¿Ah no?

Naruto arrugo su ceño al pensar que Hinata se sentía excluida de todo lo que sucedía a su alrededor y en ese momento decidió que debía contarle a Hinata la verdad, no era justo para ella permanecer en las sombras todo el tiempo.

—Por supuesto que no, yo sé cómo se siente que alguien se avergüence de ti y créeme que no es eso, es simplemente difícil Hinata. —La sostuvo de sus hombros acercándola. —No quiero que nada te pase y por eso te mantengo alejada…

—Repites eso constantemente ¿sabías? —Hinata interrumpió.

Naruto suspiro. —Es que no pareces entenderme totalmente. —Hinata hizo una mueca. —Supongo que es mi culpa al final de cuentas por no abrirme totalmente. Y es ridícula toda esta situación sabes, porque quisiera poder estar contigo todo el tiempo, y a la vez pienso en los espías que Nagato tiene en el instituto y si te hacen daño simplemente no podría soportarlo.

Hinata simplemente se ruborizo.

—No es que importe el dinero. Al diablo con el dinero. —dijo haciendo un gesto despectivo. —Pero ese hombre está involucrado en cosas realmente turbias y quiere usar mi herencia para financiar organizaciones criminales, y si esta en mis manos detenerlo, quiero hacerlo. Pero me mata que estemos así. No quiero que acabemos enojándonos porque no puedo compartir las cosas contigo. —terminó casi jadeando, había soltado un montón de chorradas y está sin duda lo avergonzaba aunque sea cierta.

—Oh.

—Sí, oh. —bromeo.

— ¿Está implicado organizaciones criminales? —los ojos de Naruto se enfocaron en ella, poniéndola aún más nerviosa.

Naruto ladeó la cabeza y frunció el ceño. — ¿Es lo único que escuchaste?

Hinata se removió incomoda, Naruto la soltó y dio un paso hacia atrás. —Dios, Hinata. Tú me pones más nervioso a cada segundo que pasa.

El rubio bajo la cabeza de tal forma que su cabello tapaba sus ojos. Ignoraba si Hinata había entendido siquiera algo de lo que había intentado decir.

—Te entiendo, no quiero que nos guardemos secretos, pero es difícil confiar en lo que me dices si no me habías dicho nada acerca de Sasuke…

Naruto la miro sorprendido mientras ella se tapaba la boca con las manos.

...

—Genial Hinata, acabas de empeorarlo. —pensó en vos alta.

—¿Tú, sabias algo de lo mío con Sasuke?

—¡¿Lo tuyo con Sasuke?! —preguntó escandalizada.

Hinata se imaginó a un muy perverso Sasuke intentando meterle mano a su Naruto y esa imagen le cabreo. Ese idiota no se merecía ni el aire que su tierno rubio respiraba. Si al principio había decidido apoyarlo en todo ahora se retractaba de siquiera pensarlo.

Ese desgraciado gato pulgoso, a cada segundo las imágenes que aparecían en su cabeza aumentaban su ira. Sasuke encima de Naruto y una sonrisa sádica en su rostro, Sasuke gritándole a Naruto que era un mal amante…

Sacudió la cabeza sonrojada.

—Naruto, Sasuke no es para ti. ¡Estoy segura que yo te amo mucho más que él! —comenzó a zarandearlo.

—Hinata, tranquila. —se salió de su agarre. —Tu imaginación es muy creativa bebé. Yo jamás saldría con Sasuke. ¡Ni siquiera me gustan los hombres!

—Pero Sasuke es muy hermoso… —susurro con un puchero.

—No me refería a una relación sentimental… —se dio la vuelta y suspiro. —Eres rara. —luego de analizarlo un segundo recordó algo.

— ¿Cómo que Sasuke es hermoso? Ese desgraciado ha estado fastidiando con ello por siempre, pensé que eras la única que no lo veía de esa manera. —cuestiono con los puños apretados.

—Dios Naruto, es difícil dejar pasar ese detalle. El hecho es que me gustas tú, no él. —cuando termino de decir eso, se sintió como una tonta, pero tampoco iba a ponerse a negarlo.

Naruto la sorprendió estrechándola entre sus brazos, era un abrazo desesperado donde se aferraba a ella. —Perdóname, me he comportado como imbécil desde que llegaste.

—Creo que yo también. —Hinata cerró los ojos y se permitió respirar el olor suave que provenía de Naruto. —Todo esto fue muy ñoño, cierto.

—Completamente. —estuvo de acuerdo. —Asegurémonos de que nadie lo sepa…

Hinata se rio divertida.

—De acuerdo. —Estuvieron unos minutos de esa manera hasta que Hinata se separó unos centímetros. — Todavía vas a tener que explicarme toda la situación, no crea que te vas a librar de mí.

—Pensé que mis dotes de seducción harían que olvidaras el asunto. —bromeó.

Hinata rodo los ojos. —Tienes chistes malos. —comentó con una risa burlona.

Naruto hizo un puchero adorable para luego acercarse a besarla. A Hinata le encantaba cuando Naruto la besaba era algo completamente adictivo, sus labios eran fríos y estaban ligeramente partidos, hacían que toda la sensación sea más dulce y le daban realidad a su entorno. Sus manos eran algo torpes y viajaban por la piel de su cintura algo indecisas.

Naruto no era perfecto, pero… ¿Quién era perfecto en realidad?

Sus labios se rozaban suavemente, se separaban por segundos y sus alientos se entremezclaban. Naruto se separó despacio y ambos se sonrieron cómplices.

Una llamada corto el silencio…

°˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚•. °˚

Jajaja, yo sé que no es el capítulo que esperaban pero necesitaba esta escena para la transición. El siguiente capítulo tiene mucha acción y estoy trabajando en algunas escenas ya que posiblemente sea demasiado largo.

No había subido el capítulo porque mi internet siempre falla y no tengo Wifi

Un saludo especial para "Ukesita de Andy" fue divertido. Y para ustedes que siguen comentando la historia a pesar de los años, gracias. Normalmente no soy buena para responder comentarios, pero me encanta leerlos. Suelo releerlos para recordar que no estoy lanzando estos escritos al espacio sin sentido.

P.D.: Te amo Leo, te mereces ese Oscar 3