Hola Fans de Watamote, no pude evitar publicar este lindo fic de estos personajes tan lindos. Creo que Tomoki y Tomoko tienen algo, un -no sé qué- que me atrajo completamente. Llámenme loca, pero de verdad que esta parejita incestuosa me atrae demasiado.

Basado en el último capítulo del anime.


Kyodai

Tomoki permaneció unos segundos en silencio, dudando en llamar a su hermana. Quería decirle algo, pero no sabía que. El hecho de verla tratando de ocultar lo obvio le provocaba un sentimiento de preocupación ¿Eso era normal? ¡Por supuesto, eran hermanos! ¿Porque otra razón se preocuparía por ella? Detuvo sus pensamientos al observar que Tomoko se iba.

—Hey—llamó finalmente, evitando que así que ella cruzara la puerta — ¿No tienes algo que decir?

Tomoko lo miró con confusión, usualmente su hermano nunca le prestaba atención cuando trataba de conversar con él y ahora le parecía raro que fuera precisamente Tomoki el que tomara la iniciativa.

—Gracias hermano—respondió sonriéndole solo como ella sabía, una mueca infantil que tenía pequeños toques de nerviosismo y falsa alegría—.Ya no me necesitas.

El menor la miro incrédulo, sabía que su hermana mayor era rara y estaba algo loca, pero ¿Esto?

—Oye—dijo—.Pasaste los últimos meses agobiándome con tu palabrería y ahora te vas sin decirme nada.

—Tonto hermano menor—musitó Tomoko riéndose macabramente simulando ser un ninja—No tienes suficiente odi...

— ¡No soy un maldito personaje de anime! ¡Y deja de evadirme!

—Ya no necesitas hablar conmigo, eso es todo—murmuró guardando la banda shinobi, evitando mirar a su hermano.

Tomoki se paró de la cama y camino hasta Tomoko posando su mano en el hombro de la chica. Sintió el leve temblor que sacudió el cuerpo de su hermana y pensó que tal vez ella estuviera tratando de ocultar sus lágrimas, se imaginó su rostro lloroso, su mirada perdida y sus labios temblando, de pronto sintió deseos de abrazarla, pero aquel pensamiento le perturbó e hizo que su mano se apartara bruscamente, como si una corriente eléctrica hubiera tocado su cuerpo.

—No entiendo que quieres decir, habla claramente—dijo tratando de ocultar su preocupación, algo raro estaba pasando con él porque NO era normal para él interesarse por el estado de su hermana.

—Ya no eres útil para mí—respondió ella, deseando que el chico la dejara en paz de una buena vez para irse a su habitación, tal vez una buena serie o algún juego le levantara el ánimo—.Nos vemos.

—Espera—dijo el menor colocando sus manos en los bolsillos de su pantalón para aparentar seguridad.

—Solo déjame sola—suspiró tratando de poner fin a la conversación.

— ¿Que pasa contigo?

—Nada—contestó Tomoko apretando sus puños, de verdad quería huir de allí y encerrarse en su cuarto por un buen tiempo.

—No te creo—dijo, girando el cuerpo de su hermana para obligarla a verlo.

— ¿Porque de pronto te preocupas por mí?—soltó ella tratando de que su rostro no mostrara alguna señal de debilidad.

—Soy tu hermano, ¿Recuerdas?—habló como si nada, sin ningún gesto aparente, pero acariciando su cabello suavemente, algo extraño en él, tanto así que el mismo se desconoció.

Tomoko bajo la mirada y finalmente reconoció que necesitaba a alguien que la comprendiera, que la consolara y que le diera ánimos. Su hermano le estaba dando la oportunidad para desahogarse y no debía desaprovecharla, así que con algo de miedo tomo la camisa de su hermano y se acercó lentamente, siempre evitando los ojos oscuros de Tomoki y dando pequeños pasos que hacían que el chico perdiera la paciencia.

—No hagas que me arrepienta—murmuró el, tironeando el brazo de la chica para finalmente envolverla en un abrazo reconfortante.

La mayor, al sentir los brazos de su hermano rodeándola y llenándola de una calidez que nunca pensó sentir, dejó escapar unas lágrimas silenciosas que mojaban la ropa de Tomoki, pero aquello no le importó en lo más mínimo, tan sólo se aferraba fuertemente a su camisa mientras gimoteaba de vez en cuando, sacando toda su frustración, su pena y su dolor.

El chico se limitó a acariciarle el cabello, sin decirle nada porque...Realmente no tenía nada que decirle, no sabía que palabras usar o como tratar a una mujer en estas situaciones, mucho menos a su extraña hermana mayor, tan sólo dejó que ella lo abrazara con fuerza, que mojara su camisa y que llorara silenciosamente.

—Si le dices de esto a alguien, te mataré—murmuró Tomoko ya calmada y algo soñolienta.

—"¿Quién querría saberlo de todas formas?" —Pensó su hermano—.Me debes una.

Pero Tomoko no lo había escuchado ya que se había quedado dormida.

—Hmp—musitó ella apretando un poco más el cuerpo de él, seguramente pensando que era una almohada.

—Supongo que una siesta no estaría mal—se dijo a sí mismo, cogiendo a su hermana para colocarla en la cama—.Me cobraré el favor cuando despiertes…

/

— ¡Tomoko! ¡Tomoki! ¡La cena!—anunció su madre desde el piso de abajo sin recibir respuesta— ¡Chicos! ¡La comida se enfriará!

La madre de ambos suspiró y subió las escaleras para ver que ocurría con sus hijos que no bajaban a comer. Primero fue al cuarto de Tomoko, pero no la encontró, por lo que supuso que estaba en la habitación de Tomoki.

—Chicos, la ce…—la mujer se calló al ver tan tierna escena, Tomoki y Tomoko durmiendo, ambos frente a frente con una sonrisa en los labios, como en los viejos tiempos—.Iré por la cámara.

¿Quién iba a pensar que esta aparente escena de hermanos escondiera algo mucho más profundo que un simple lazo familiar? Nadie lo sospechaba, ni siquiera ellos mismos sabían que clase de sentimientos albergaban en su corazón ni tampoco lo que les esperaba de ahora en adelante…

¿FIN?


Shion230 reportándose. Bueno, algo light para empezar no está mal, si quieren que continúe no duden en pedírmelo con un review, me harían muy feliz.

En el último capitulo, pensé que Tomoko iba a llorar enfrente de Tomoki y me nació la chispa, fue inevitable.