Historia alterna basada en los personajes del mundo de SNK de Hajime Isayama.


"Proyecto Súper Soldado"

Capítulo 7- Sentimientos al Descubierto

-Valla Hanji, ¡Me alegra que hallas aceptado cumplir con este proyecto!- comentó una alegre voz de hombre mayor.

-Gracias comandante Pixis- respondió un poco nerviosa la mencionada.

Ellos se encontraban en el despacho de Erwin dando inicio, después de comer, a la junta privada en la que se hablaba sobre los cambios y sacrificios que traería este proyecto.

-De todos modos tenía que aceptarlo, sino hubiera sido encarcelada bajo el cargo de traición a la corona- mencionó Nile con fastidio poniendo sus ojos en blanco y los brazos cruzados.

-Si lo sé, pero hablamos de la pequeña Hanji, la que hace lo que quiera por impulso sin pensar en las consecuencias, por eso me sorprende y alegra- contestó el hombre mientras le daba un trago a su botella de vino.

-¡Ya dejen de discutir!- gritó el Comandante supremo mientras se sobaba las cienes con los dedos en señal de desesperación, el cual no paso por alto para Erwin y con una voz seria, empezó a hablar.

-Los he convocado a esta reunión privada para debatir los planes para el cuidado del producto…

-¡Mi hijo!- interrumpió con molestia la castaña ya que estaba harta de que se refiriera a su bebe como si fuera un objeto.

-Del "hijo" de la sargento Zöe- recalco el rubio con enojo –En esta etapa, la cual es la más delicada.

-Voto porque se quede dentro de la muralla Sina para su mayor protección, así tendrá todos los recursos necesarios para que se lleve a cabo y de forma favorable esta faceta del experimento- expresó Nile con apuro, ya que estaba aburrido de esa reunión.

-¡Objeción!- replicó Smith sin mostrar ninguna emoción en su voz –Yo voto porque mi subordinada permanezca en el cuartel, ya que aquí va estar Levi todo el tiempo y está comprobado que la presencia de ambos padres en el embarazo crea un estímulo positivo en la criatura- volteo a ver a la científica para comprobar que esta no le replicara por la forma de llamar al ser en su vientre, pero esta sólo le movió con la cabeza en señal de aprobación -Así que esperamos que tenga las mejores cualidades de ambos soldados, no debemos separar a los padres en todo el proceso.

-Pero si esta tropa apenas tiene para mantener a sus soldados,¿Cómo esperas cubrir las necesidades de ella!- cuestionó el comandante con el símbolo del caballo, no le gustaba perder y mucho menos contra su ex rival de amores.

-Se nos puede mandar los recursos al cuartel, así él bebe tendrá lo necesario para su mejor desarrollo y aparte el estímulo de sus padres.

-Convincente…- rascándose el puente de la nariz -Y usted comandante Pixis, ¿Qué es lo que piensas de todo esto?- preguntó el comandante Zacklay mientras dirigía su vista hacia él.

-Yo pienso que la que debe tomar la decisión final es la madre- respondió con una sonrisa, mientras giraba la cabeza para guiñarle a la francesa y bebía su vino.

-Entonces Hanji… ¿Qué es lo que decides?- preguntó el mayor con seriedad ahora viéndola a ella.

-Creo que lo que dice Erwin es verdad, los niños deben estar cerca de sus padres para ser estimulados por ellos, además de que yo no pienso abandonar mis investigaciones ya que es el trabajo de mi vida y lo que más amo, al igual que mi hijo- dijo agachando la cabeza y acariciando su estómago –Por lo que decido quedarme en el cuartel, así podre cuidar de el sin abandonar mis investigaciones, ya que en este tiempo mi equipo y yo hemos avanzado mucho y no quiero que la muerte de varios colegas haya sido en vano.

-Sabes que en tu estado no es aceptable que continúes tus experimentos –dijo el mayor con un leve tono de irritación en su voz.

-Yo nunca hable de realizar los experimentos, sino de evaluar los resultados que me sean entregados y de ahí crear nuevas teorías- contesto con seriedad, no estaba dispuesta a perder todo lo que había logrado.

-Ahh– suspiro -En ese caso, apruebo la postura de Erwin y le concedo a la Sargento Zöe el permiso de continuar con su trabajo, sin poner en peligro la seguridad de la criatura… ¿Estás de acuerdo con eso verdad?

-Si- respondió con frialdad.

-Bien, en ese caso declaro terminada la reunión, así que ya te puedes retirar a tu habitación.

-Espera- dijo el comandante tomándola del brazo -¿Quieres que te acompañe a tu dormitorio?

-Pero si sólo estoy embarazada, no voy a morir por dar unos cuantos pasos- contestó alegre cambiando radicalmente su humor y liberándose del agarre de su superior para caminar hacia la puerta –Bien, sin más interrupciones me retiro- concluyo cerrando la puerta.

.

.

.

-Hay pero que fastidio… Mamá te promete no volverte a llevar a un lugar tan aburrido- decía Hanji mientras caminaba juguetonamente por los pasillos del edificio –Ahora, ¿Dónde estaba nuestro nuevo dormitorio?

Vago unos minutos hasta que por fin dio con él, abriendo la gran y pesada puerta para entrar.

-Uff, ahora si a descansar- susurró alegremente mientras cerraba la puerta.

-¿Cómo te fue en la reunión con los estúpidos riquillos?- preguntó una gruesa voz masculina haciendo que Hanji saltara del susto.

-Este, ah amm, Levi ¿Qué haces aquí?- cuestionó un poco nerviosa al pelinegro, ya que no esperaba encontrarse con él.

-Duermo aquí, ¿O es que ya lo olvidaste?- respondió con frialdad mientras permanecía sentado de brazos cruzados en un sofá individual frente a ella.

-¡Oh, es cierto!- dijo un poco confusa, pero luego se puso seria al recordar el problema de la mañana, no tenía ganas de hablar–Pues me fue bien, hablamos de trabajo y de lo del bebe.

-¿Y ya comiste?- preguntó mientras mantenía su distancia.

-Si, en la reunión… ¿Y tú?

-En el comedor con mi escuadrón- comenzó a levantarse de su asiento y a dirigirse hacia ella.

-Que bien- dando un suspiro -Bueno me voy a meter a bañar para poder irme a dormir, la verdad estoy muy cansada- dijo con seriedad mientras lo esquivaba.

-Espera- tomo su brazo y se pegó hacia ella -Te acompaño.

-No te preocupes, yo puedo sola… Además, me sería algo vergonzoso- dijo intentando zafarse del agarre del hombre, lo cual fue imposible.

-Por favor, si de tu cuerpo ya lo he visto todo- mencionó intentando no sonar desesperado –Aparte yo también ocupo ducharme. Estuve todo el día limpiando el patio para la dichosa asamblea y creo que me merezco un poco de jabón.

-Bueno- pronuncio desganada porque no le quedaba de otra, así que se dispusieron a entrar juntos al baño.

Hanji se desvistió mientras Levi preparaba la tina a la temperatura perfecta. Se quería disculpar con ella, por lo que tenía que hacer todo lo mejor posible para conseguir su perdón. Ayudo a la castaña a entrar y pudo observar lo grande que se habían puesto sus pechos con el embarazo, lo cual no pasó desapercibido por la mujer y quien se cubrió mientras ruborizada, entraba al agua.

El contacto del agua con su piel le hacía tanto bien, le traía una calma tan agradable la cual fue interrumpida cuando notó que el ojigris se había quitado la ropa y se dirigía hacia ella dispuesto a entrar a la tina.

-¿Qué haces?- cuestionó nerviosa al ver como él ya había puesto una pierna en el agua.

-Te dije que me iba a bañar- respondió con seriedad, no quería incomodarla más.

-¿Pero creí que lo harías después de mí?- se defendía mientras comenzaba a sudar en frio.

-Para que, eso sería gastar más agua- empezó a meterse por completo a la tina y a acomodarse justo enfrente de ella –Además ya estamos adentro, no hay nada que se pueda hacer.

-Ya que- susurró con resignación mientras se alejaba de él.

Pasaron diez minutos en silencio y llenos de tensión, en los cuales la científica se la paso jugando con la espuma del jabón mientras que el azabache la observaba de pies a cabeza sin parpadear.

-¿Pasa algo malo o porque me estás viendo de esa forma?- pregunto la mujer armándose de valor, ya que tenía tiempo queriéndole preguntar pero no se atrevía.

-No, simplemente te ves hermosa- respondió si cambiar su rostro o voz.

-Oh- menciono toda ruborizada. No esperaba recibir un cumplido de su parte –Bueno gracias.

Pasaron otros diez minutos sin hablarse, ya que Hanji seguía triste por la discusión de la mañana y Levi lo sabía. No quería perderla así que se armó de valor y comenzó a hablar.

-Hanji sobre la mañana, bueno- comenzó a tragar saliva –Esta, yo solo quiero…

-Déjalo así Levi, ya paso- contestó con cansancio en su voz, estaba realmente triste y no tenía ánimos para fingir alegría.

-Sé que estas molesta, así que quiero arreglar las cosas contigo- dijo rascándose la cabeza. Estaba comenzando a desesperarse al notar que la francesa no cambiaba el tono de su voz.

-Molesta no…- dando un desganado suspiro –Pero decepcionada sí. Nunca creí que fueras un hombre tan cobar... No valiente, pero no te preocupes, si lo que quieres es librarte de culpa, tienes mi perdón- le expresó mientras se levantaba del agua.

-Hanji- susurró con impotencia al ver lo lastimada que la había dejado. Nunca creyó que la hubiera herido tanto.

-Así está bien, pero si me disculpas, quiero irme a dormir- respondió saliéndose de la tina y comenzando a vestirse con una bata rosa de tela semitransparente que no dejaba mucho a la imaginación.

Al escuchar el azote de la puerta, el pelinegro comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho. Estaba comenzando a dudar si ir tras de ella y explicar sus emociones o quedarse ahí y dejar que se calmara. Sea lo que sea, ambos iban a sufrir bastante y no quería alargar esa tortura, por lo que salió de la tina y se colocó solo su bóxer para ir tras ella.

-Espero poder arreglar mi estupidez- se decía a si mismo mientras comenzaba a darle vuelta a la chapa.

Al abrir la puerta, lo que vio termino de romperle el corazón. Estaba Hanji en la cama hecha bolita con la sabana, pero claramente se podía oír su llanto entrecortado. El pelinegro se dirigió tembloroso hacia ella, se sentó en la cama y después de respirar hondo, le descubrió la cara.

La castaña, quien llevaba el cabello suelto y no portaba sus gafas, tenía los ojos muy rojos y cristalinos cubiertos por las lágrimas. Su nariz estaba toda roja y sus labios no dejaban de temblar mientras se escapaban unos cuantos roncos y adoloridos suspiros. Intentaba cubrirse la cara con el brazo, pero el francés por instinto se lo aparto y la abrazo con fuerza, pero dulzura a la vez.

Así se quedaron por un largo tiempo, sintiendo la calidez del otro y los latidos que calmaban un poco la tristeza.

-Lo siento Hanji, no quería hacerte pasar por esto- dijo el ojigris con una voz ronca y apagada, pero sin cambiar la expresión seria de su cara.

-Levi…- menciono delicadamente la científica, quería reprochar y a la vez no, así que decidió darle la oportunidad de hablar, ya que sabía que es muy raro en él el abrir sus sentimientos.

-Lo siento si soné como un maldito cobarde, pero la verdad si tenía miedo. Miedo de no ser un buen padre, miedo de no poderle dar lo mejor, miedo de no saber cómo consolarlo, miedo de no estar cuando más me necesite… Pero nunca odio hacia él.

- ...

-Tú sabes bien lo mucho que sufrí en las calles ya que nunca tuve unos padres que me dijeran que estaba bien y que mal, o quienes me protegieran. Tenía y no puedo negar que aún tengo miedo de que, nosotros siendo soldados que exponemos diariamente nuestras vidas al peligro, podamos destinarle un futuro tan horrible como la que viví. De verdad no quiero nunca que repita mi historia.

El comenzó a soltar unas cuantas lágrimas de sus ojos al recordar el infierno que fue su infancia, lleno de inmundicia y vergüenza. Hanji noto ese dolor que cargaba desde hace años, por lo cual se soltó de su abrazo y comenzó a limpiarle sus lágrimas delicadamente con las manos mientras le otorgaba una tímida y radiante sonrisa que decía "Todo está bien ahora".

El sargento al sentir el delicado tacto de sus suaves manos sobre su rostro, le tomo la barbilla y la miro fijamente mientras que con la otra mano, comenzó a acariciar su vientre.

-Pero quiero que te quede claro que no estarás sola. Yo me hare cargo de nuestro hijo y no solo porque el idiota de Erwin me lo diga, sino porque lo amo y nunca dejare que sufra ningún daño- comenzó a hacer pequeños y delicados círculos en el vientre de la mujer –Lo protegeré ante todo, aunque eso signifique dar la vida por él. Siempre brindare lo mejor para él y para ti- dijo regresando la mirada hacia ella, la cual ahora tenía un hermoso brillo en esa oscura y profunda inmensidad gris –Porque ustedes son mi hermosa familia… ¡Mi todo en la vida!

Levi le dio una cálida sonrisa a la francesa y agacho la cabeza a su vientre para depositarle un suave beso. Después se acercó más al rostro de Hanji y le dio un dulce y apasionado beso en los labios, el cual fue correspondido y roto por falta de aire.

-Hehe- mencionó una ruborizada Hanji mientras tomaba un poco de aire. Levi quien también se sentía agitado ante lo sucedido se acercó más a ella y le tomo con delicadeza el rostro.

-¿Qué es lo que pasa?- preguntó un poco confundido ante la expresión de la científica.

-Bueno- dijo poniéndose todavía más roja –Es que me acabas de besar.

-¿Y?- preguntó aun confundido ante su respuesta.

-Nunca me habías besado- dijo escondiendo su rostro en el pecho descubierto del pelinegro.

-¿Pero si ya hemos hasta follado?

-Pero nunca me habías besado.

Levi comenzó a ruborizarse al recordar todas esas noches pasionales con Hanji y darse cuenta que lo que le decía era cierto. En todas esas veces que se habían entregado nunca habían rosado sus labios.

-Si tú quieres lo podemos empezar a hacer- pronunció dando una maliciosa sonrisa.

-Hi hi, bueno- respondió con timidez aun escondida en el torso del soldado.

El azabache tomo su barbilla y le alzo el rostro hacia el para depositarle un beso mas duradero, el cual significo que todo estaba bien entre ellos. Al finalizarlo, el pequeño hombre abrazó a la sargento pegando su cabeza al vientre y se cubrió con las sabanas que estaban cercas.

-Gracias por darme este maravillosos regalo- le dijo con su ronca pero ahora suave voz mientras besaba el estómago de su mujer y se disponía a dormir.

No sabían si lo que sentían era amor o no, sólo que era agradable y que era un lazo más fuerte que el que sentían por su hijo…Pero como hay cosas buenas, hay otras malas…Y esa cosa mala estaba detrás de su puerta escuchando todo lo sucedido.

-¡Maldita bruja!... Tú y tu asqueroso engendro me las pagaran- maldecia con odio esa pequeña y fina silueta de cabello anaranjado mientras se alejaba del dormitorio de la feliz familia –¡Levi será mío aunque tenga que destruirle la vida para ello!


Bueno, esto es todo por hoy. Muchos me han criticado porque puse a Petra como una psicópata, pero por eso yo pongo arriba "Historia Alterna" lo que quiere decir que no sigue las reglas o la personalidad establecida. Es como cuando se hacen fics de Levi vampiro y mujeriego, Erwin amable y que ve a Hanji como su hermana o a Eren como gay, sabemos que ellos no son así, pero como el fanfic es "alterno" se respetan las ideas.

Perdón por haber tardado en la actualización, pero ando con la pre-ficha a la Universidad y apenas acabo de conseguir una computadora, así que espero que ahora puedan ser más seguidos mis actualizaciones.

Gracias por esperar y seguir la historia… "QUE EL LEVIHAN ESTE CONTIGO"

Atte. Magiel-Chan