Masoquismo

Capítulo 1

Cuida de mi hermana…por favor—le pedía un castaño agonizando

Lo are… por dios que lo are…—dijo un pelinegro entre lágrimas, odiaba saber que estaba a punto de perder a su amigo de toda la vida.

encuéntrala…antes que ellos…por favor—suplicaba el chico—solo tiene quince años… está asustada…encuéntrala…—fueron las últimas palabras del castaño antes de morir

no!… samy! Samy!—gritaba desesperado el moreno

—samy! — despertó el pelinegro agitado

Habían pasado tres años desde que Darién perdió a su mejor amigo y durante esos tres años ha tenido el mismo sueño donde su amigo le pide que encuentre a su hermana, y por dios que lo ha hecho pero ni rastro de ella, es como si la tierra se la hubiera tragado.

Tomo su celular y vio la hora ya eran las siete de la mañana, debía ir a la oficina, se levantó, ducho y vistió y bajo a tomar desayuno.

Cuando salió de su habitación se encontró con Endimión, ambos se miraron mal.

—Veo que te has levantado temprano—dijo Darién

—no me jodas el día quieres—dijo Endimión molesto

—valla! Donde aprendiste ese vocabulario he! Con tus amigos rateros esos con los que sueles pasar el resto del día asiendo quien sabe que—dijo Darién molesto también

—eso a ti no te importa…no te entrometas en mi vida—dijo pasando por su lado pero Darién lo tomo del brazo.

—me meto porque mi hermano se está convirtiendo en un delincuente y no me digas que es mentira porque sabes bien que no lo es.

—mira quien lo dice—dijo este acercándose a el—se te olvida que hace seis años atrás eras menos o más delincuente que yo? No, no un delincuente, eras peor que eso —al escuchar eso Darién lo soltó del brazo—duele la verdad ¿no? Hermano

—No sabes lo que dices

—No, claro que lo sé, y lo sabes—pregunto, pero sonrió al ver que este no decía nada—me voy a la universidad, no pienso llegar tarde por tu culpa—y bajo las escaleras

Cuando Endimión bajo se encontró con luna, esta le sonrió y Endy le beso la frente y camino hasta la puerta.

—Endimion, cariño, no vas a desayunar?

—no nana, no tengo hambre… y el ambiente esta medio cargado en este momento—dijo mirando a Darién quien venía bajando las escaleras—ya me voy nana, adiós.

—pelearon de nuevo, verdad, Darién chiba? —pregunto la anciana

—Como no pelear con él, nana, si es un altanero—dijo sentándose en el mesón de la cocina—y mis hermanos?

—Bueno michiru a un no despierta…Peruru y mamoru ya el chofer los llevo a la escuela y Zafiro se fue mucho antes que Endy a la universidad—dijo la anciana sirviéndole un café

—como michiru a un no se levanta?! Siempre lo mismo—dijo negando con la cabeza—uno, dos, tres… —comenzó a contar mirando su reloj pulsera

—aaaaaah! Lunaaa no me despertaste —gritaba una chica del segundo piso, en ese momento comenzaron a sentirse pisadas que sonaban por todo el segundo piso, Darién y luna comenzaron a reír

Segundo después llegaba a la cocina una chica agitada de cabello aguamarina con mirada retadora.

—Luna! Por qué no me despertaste!

—hay! Pequeña lo hice pero como siempre jamás me haces caso, cariño—dijo está apretándole una mejilla

—lo siento… ya me voy o llegare más tarde! Adiós lunita! Adiós hermanito! —dijo besándole la mejilla a cada uno

—vete con cuidado! —dijo el pelinegro

—siempre lo mismo…—dijeron luna y Darién al mismo tiempo

En la universidad…

Una castaña caminaba por el patio de la gran universidad Tokio de Cristal, casi todos la miraban y eso hacía que se sintiera incomoda así que saco su MP3, se colocó los audífonos y le dio play al reproductor, una sonrisa se dibujó en su rostro y sin más camino contenta el resto que le quedaba para llegar a su salón.

—pero al fin te encontré o me enco…—no alcanzo a terminar la parte de la canción porque de un momento para otro se encontraba en el suelo o mejor dicho sobre alguien, levanto la vista y se encontró con unos ojos verdes que la miraban.

—al parecer te encontré yo…—dijo el chico con una sonrisa coqueta, lo que hizo que serena se sonrojara y levantara de inmediato.

—lo siento…al, al…al parecer venía muy distraída y no me fije por donde iba—dijo apenada

—no te preocupes te entiendo, venias en tu mundo—dijo con una sonrisa—a mí me sucede lo mismo cuando escucho música—serena lo miro embobada y le sonrió.

—soy Serena Tsukino, mucho gusto— dijo extendiendo su mano

—Mucho gusto hermosa—dijo besando su mano—soy Endimión… Endimión Chiba —dijo sin soltar su mano—tienes una voz hermosa sabes?

—gracias…yo…yo—dijo avergonzada

—te vez linda cuando te sonrojas—dijo coqueto, la chica le gusto en el momento que sus ojos chocaron con los de él.

—yo…—serena no sabía que decir, entonces recordó que su clase, miro su reloj y casi se cae de espaldas, estaba atrasada por 10 min—hay lo siento Endimión pero llego tarde a mi clase, debo irme! —dijo algo apresurada

—Lo siento, no quito más de tu tiempo, nos veremos pronto, preciosa—dijo este con una sonrisa

—si… adiós! —dijo antes de salir corriendo.

Cuando llego a su salón, el profesor ya había comenzado la clase, la mirada de molestia del profesor la puso nerviosa "bien…mi primer día de clases y ya doy una mala impresión" pensaba serena.

—lo siento… ¿puedo entrar? —pregunto apenada

—y usted es…—pregunto el profesor

—Serena Tsukino—respondió—soy nueva…

—Si… eso ya lo veo…—dijo sarcástico, a lo que todo el salón comenzó a reír—adelante, tome asiento…—serena asintió con la cabeza y camino hasta un asiento desocupado, iba a sentarse pero el profesor la interrumpió—espere… ya que llego tarde en su primer día, porque no le muestra a la clase que nos trae

—yo…no creo que…—pero se calló al ver el gesto en el rostro del profesor

—Dígame…que toca, el piano, la guitarra, el violín, canta…es corista…lo que sea, que hace—dijo irritado

—Canto…profesor—dijo algo extrañada, no pensó que su primer día tenía que mostrar su talento…

—Bueno… muéstrenos su "talento" —dijo haciendo comillas con sus dedos—señorita Tsukino

—está bien…—dijo algo avergonzada

Serena camino hasta el frente y se sentó en una silla, tomo la guitarra y se puso en posición para comenzar pero fue interrumpida por la puerta que nuevamente se abrió, el profesor que tenía los ojos puestos en ella se giró irritado hasta la puerta para ver quien venía entrando.

—Tarde, nuevamente Chiba…—dijo el profesor con los brazos cruzados, serena dirigió la vista al chico que se sentó en el puesto a su lado, no era el chico que ella conoció en el patio de la universidad pero si tenía un parecido a Endimión. "deben ser parientes" pensó serena.

—Lo siento profesor…—dijo agachando la cabeza

—Bien, señorita Tsukino comience—dijo mirándola

—Si…—dijo antes de comenzar a tocar la guitarra, todos quedaron en silencio en el momento que comenzó a sonar una linda melodía. Luego de eso la acompaño una hermosa voz angelical.

Sé que no es fácil de creer

Y que la gente se ha perdido ya la fe

Sé que parece ingenuidad

Pero hay algo que me dice que es verdad

Que algún día te voy a encontrar

Y no voy a dejarte escapar…

Sabré que eres tu real

Humano fantástico y normal

Sabré que eres tú y al final…

No pudo seguir cantando por que el profesor la interrumpió y dijo que se detuviera.

—Es suficiente, Creo…que la subestime señorita Tsukino—dijo con una sonrisa—puede tomar asiento.

—gracias…—dijo sonriendo, serena se dirigió a su lugar, noto que el chico que entro la miraba y he regalo una sonrisa pero este bajo la mirada evitándola.

—Hola…—lo saludo con una sonrisa, el chico levanto la mirada sorprendido— ¿Qué? —dijo sere

— ¿me hablas a mí? —dijo el chico

—claro! —digo alegre y el abrió mucho más los ojos— ¿Qué pasa?

—Es que… a mi… a mí, ninguna chica se me acerca, ni me habla— dijo tímido y sonrojado

—ha pues yo sí, soy Serena Tsukino y tú?

—Zaf…Zafiro Chiba—dijo sonrojado

—De casualidad eres pariente de Endimión— soltó de repente

—Si… es mi hermano mellizo—respondió ya algo más relajado

—mellizos! Wuo! Quién lo diría

—Si… somos muy diferentes…—dijo este cabizbajo

—y dime…tú conoces, bien esta universidad

—si…por qué lo preguntas?

—me mostrarías la universidad y así de paso nos hacemos buenos amigos! —dijo animada

—claro! —Dijo regalándole una sonrisa por primera vez—pero no deberías tener amigas mujeres mejor—pregunto algo dudoso

—no… las chicas son algo molestas, ya sabes nunca son verdaderas, no faltara la que hable de ti a tus espaldas—dijo mirando hacia el frente— jamás faltara la envidiosa y rencorosa…por eso prefiero a los chicos—dijo con una sonrisa

—Si tú lo dices…—dijo con una sonrisa torcida

—pero… tengo una amiga es hija de mi madrina, se llama mina, es una loca maniática de la moda y las compras, se podría decir que es la única chica que me ha demostrado ser leal a nuestra amistad, algún día te la presentare—dijo sonriendo

— ¿lo dices en serio?

—sip, bueno es mejor que tomemos notas o quedaremos atrasados—dijo sere a lo que el asintió y finalizaron la platica

No muy lejos de ahí.

Un peli negro estaba sentado tras su escritorio firmando algunas cosas cuando fue interrumpido por su mejor amigo.

—Hola, Hola—dijo un rubio

—Hola Haruka—dijo Darién dándole la mano

—por qué ese rostro hermano? —Darién lo miro y dio un largo suspiro

—soñé con samy nuevamente

—la encontraremos hermano…serenity va a parecer

—eso espero, pero…presiento que estamos cerca, Haruka y tengo fe de que la encontraremos—dijo esperanzado

—hermano necesito tu ayuda.

—si claro que necesitas…

— ¿recuerdas la mujer del salón de belleza?

—sí, la que necesita nuestros servicios pero no puede pagarlo

—la misma, necesito que vayas tú, por favor —suplico Haruka

— ¿por qué yo? —dijo alzando una ceja

—bueno porque tú eres el jefe y tu llevaras mucho mejor el caso y por qué es este sábado mi madre viene a visitarme y ya sabes cómo es.

—diste una cita en sábado! —casi grito

—lo siento pero era el único día que tenía desocupado, bueno, antes de que mi madre llamara.

—está bien… el sábado hay estaré y dale mis saludos a tu madre. —dijo a lo que Haruka asintió

~*~* S Y D *~*~

—Zafiro…ya estás listo—pregunto serena

—he? Si, vamos—dijo sonrojado

Salieron del salón y zafiro la llevo por varios lugares de la universidad, luego fueron a la cafetería a comer, zafiro se sentía muy a gusto con serena veía en ella una gran persona, era la primera chica que le hablaba y no lo humillaba como lo hacían las demás chicas de la universidad.

Después de terminar de comer se dirigieron a sus respectivas clases y así siguieron el resto de la semana, compartiendo y divirtiéndose como si fueran dos grandes amigos de toda la vida, a Endimión lo vio toda la semana pero siempre estaba un momento con ellos y luego se marchaba, Endimión le parecía un chico muy guapo y se dio cuenta de que le gustaba pero no se lo diría ni en broma.

~*~* S y D *~*~

—serenity! —grito una mujer

—Que sucede madrina—dijo sere llegando a su lado

—linda, porque no vas al mercado y me traes unos ingredientes que me faltan para el pastel de seiya…

—está bien tía yo voy, todo por el bobo de mi hermanote! —dijo con una sonrisa

—ten hay tienes el dinero, no tardes

—sí, ya vengo!

Sere se colocó sus audífonos y le dio play a su reproductor y camino por la vereda comenzó a cantar, cruzo la calle pero no se fijó que un auto venía dando la vuelta.

Darién, estaba algo perdido no conocía bien las calles del barrio en el que se encontraba, hasta que dio con ella iba dando la vuelta en la esquina cuando vio a una chica que cruzaba sin fijarse, piso el freno con fuerza.

Sere dio un grito y instintivamente se cubrió los ojos con las manos esperando el impacto, pero no pasó nada, se quitó las manos de los ojos y miro la gran camioneta que estaba parada a unos pocos centímetros de ella, su corazón a un latía desesperadamente.

Darién aún no podía dejar de respirar pesadamente, sin esperar más bajo de la camioneta para ver cómo estaba la chica. Ninguno de los dos se dio cuenta que estaba lloviendo.

—oye! Que te pasa! —grito colérico

—hay no! Lo que me faltaba! Un rico gruñón!

—como no te das cuenta al cruzar la calle niña! Casi te atropello!—volvió a gritar pero se calmó al notar que la chica era muy linda, parecía un ángel para él.

—perdón, perdón! Tuve yo la culpa por no a verme fijado! —dijo girándose para irse.

—no, no, no! espera—dijo tomándola del brazo

—que! —dijo sere irritada

—perdón! —soltó de repente a lo que serena lo miro sorprendida a un no podía verle bien la cara ya que el tonto no se quitaba a un los lentes de sol.

—pe…pero de qué?! Si no me atropellaste

—no…te pido una disculpa por cómo te trate ase un momento ¿me puedes disculpar de verdad? —serena no sabía que decirle, Darién la miro con ternura y sonrió era muy hermosa. En eso se escuchó un trueno y sere salto un poco—pero ven vamos a cubrirnos—dijo tomando su mano y corriendo con ella en dirección al parque, llegaron a un camino cubierto por un lindo techo de madera

—a ver…no sé si la lluvia me tapo los oídos…pero tú me estas pidiendo disculpas a mí?

—sí, si… ¿qué tiene de extraño eso? —pregunto alzando una ceja

—nada, no tiene nada… y quítese esos lentes que no hay sol para que se cubra los ojos—dijo algo irritada

—lo siento no me había dado cuenta—dijo bajando un poco la cabeza para quitarse los lentes. Eso levanto la mirada y le regalo una linda sonrisa, serena al verlo se sorprendió mucho…tanto que solo logro susurrar una palabra.

—Alexander…

*~*~ S y D ~*~*

Bueno amigas aquí les dejo mi nueva historia espero les guste y sea de su más grande agrado si algo no les gusta o tienen alguna duda no duden en decírmela un beso las adoro!