Hola...

¿Hace cuantos años sin actualizar esto? es mas, creo que ya ni se acordaban de el... pero yo si xD es solo que la falta de tiempo y que despues nacio una extraña obsecion con mangas y libros de misterio, mas el trabajo y ahora la escuela, pues literalmente ya no tengo tiempo para nada xD y muy rara vez actualizo.

La razon en esta ocacion es especial xDD en primera... ya tenia este capitulo pensado desde hace ufff... pero me daba pereza escribirlos, la segunda razon practicamente me obligo xD ok no... es solo que la amiga Faby lo pedia mucho xD y auqnue es ya un poco tarde... ¡FELIZ CUMPLEAÑOS FABY!

Me tarde, pero lo prometido es deuda... a Faby y a todos los que se animen a leer esto... espero les guste este capitulo

Capítulo 5. Deseo

Corriste tan rápido como te dejaban tus patas, no te fijabas ni siquiera cuando cruzabas las calles a sí que estuviste por ser atropellada algunas veces, sin embargo, la suerte estaba de tu lado este día. Llegaste al terreno del templo y subiste rápidamente las escaleras corriste por el pequeño llano y llegaste a la parte más profunda del templo, con agilidad saltaste la ventana y entraste al lugar donde ella se encontraba. La chica de largos cabellos negros y una vestimenta digna de una princesa de la época feudal dio un ligero brinco por el susto y la interrupción a su meditación, sin embargo, soltó una ligera risa.

-Hoy te veo muy animada tn- dijo mientras se levantaba para poder darte la cara- ¿Te sucedió algo bueno? - pregunto cuando ya estaba sentada frente a ti

Ronroneaste en contestación, ella sonrió.

-Puedes hablar conmigo con confianza, lo sabes, ¿verdad? - te dijo animándote a hablar.

-Miauu "Lo vi, Dino ha regresado Hime-sama" miau- fue lo que le contestaste felizmente

La delicada sonrisa de la diosa se desvaneció, te miro directamente a los ojos.

-tn ¿recuerdas lo que te dije hace tiempo? - te pregunto. Asentiste, después de todo es porque lo habías recordado que te encontrabas ahí. La diosa suspiro- Entonces dime tn

-Miauu "Yo… quería lanzarme a arañarlo, pero tampoco no quería que me viera, no sé, muchas cosas pasaron por mi mente, pero… pero estoy segura de una sola cosa" miau- dijiste decidida

-Una sola cosa es lo que tienes asegurado, si es así, dímelo.

-Quiero estar con el Miau- convencida de tus palabras, miraste a tu anfitriona a los ojos. -Hime-sama ¿está mal que una gatita como yo quiera estar con un humano? - La diosa negó con la cabeza- ¿Hay alguna forma de poder hacerlo sin ser una molestia para él?

-La hay- contesto- pero también podría causarte mucho daño tn…¿te arriesgas?

Asentiste y te acercaste más a ella hasta quedar en su regazo, la diosa comenzó a acariciar tu pelaje.

-Si este es tu deseo, voy a cumplírtelo tn, pero hay ciertas reglas que nunca debes olvidar- te dijo antes de que una brillante luz las envolviera.

Dino se encontraba yendo a su segundo día de trabajo como profesor de inglés en Nami-chuu y después del día anterior con las explicaciones a Hibari y a Tsuna, mas aparte aguantarse las ganas de golpear a todos los alumnos que se atrevían a ofender a su, autoproclamado, hermano menor lo tenían agotado más de lo normal. Entro a los terrenos de la escuela escuchando los múltiples suspiros de las alumnas, quienes ya hasta habían creado un club de fans, e intentando ignorarlas, dio un suspiro, reviso su horario y para su buena suerte, su primera clase tocaba en el grupo 2-A. Entro al salón de profesores y firmo su entrada, saludo amablemente a sus compañeros que se encontraban ahí, camino a su escritorio y tomo sus materiales para dar su clase y después salió, en los pasillos continuaba sintiéndose observado por las alumnas, y daba gracias al cielo que no se había tropezado aun, seguro era su día de suerte.

Entro al aula unos segundos después de que la campana indicara el inicio de las clases, saludo y cuando estaba por entrar en su tema la puerta fue abierta por el director.

-Lamento interrumpirlo Dino-sensei, pero eh venido a preséntales a su nueva compañera- dijo el hombre. Dino asintió. -Pasa pequeña

Fue cuando todos quedaron boquiabiertos, una hermosa joven vestida pulcramente con el uniforme escolar entro y se posiciono al frente.

-¡Buenos días a todos… mi nombre es tn y es un placer conocerlos!- dijo sonriendo y dando una leve reverencia.