DISCLAIMER: Los personajes pertenecen a JK Rowling y la historia a Arudhatt quien ha dado su permiso para esta traducción.


N/T: Bien, aquí les traigo una nueva historia que, si bien puede tener sus detalles tiene una trama que hasta ahora me ha encantado. La traducción es literal por lo que no soy responsable de nada de lo que allí encuentren, ok? Si encuentran algún error no duden en avisarme!


ACLARACIÓN: La historia original aún está en progreso.


.

.

PRÓLOGO

.

.

Hoy es el día de mi boda. Dentro de unas horas me convertiré en el Señor Consorte de Slytherin. Tan pronto como supe el significado de una familia he querido una familia propia. Siendo huérfano y odiado por mis parientes de sangre vivos, yo no había experimentado la alegría de tener una familia. Pero yo siempre he visto a otras familias con envidia, queriendo lo mismo para mí, una pareja para amar, unos niños para querer y proteger.

Yo quería el amor que había visto entre mis padres en algunas de las fotos que tengo de ellos y de lo que oí en las historias de mi padrino. Pero soy el 'Niño que vivió' y algunas veces me pregunto si he nacido bajo una estrella maldita. Ya que el día de mi boda es exactamente lo contrario de lo que yo quería que fuera.

Fui traicionado por mis amigos, mi mentor, mis profesores y gente que contaba como mi familia. Yo los amaba, les di todo y, a cambio, me drogaron y vincularon al asesino de mis padres, el recién incorporado Lord Voldemort Slytherin.

Todo comenzó al final de mi cuarto año, cuando Voldemort regresó; el ministerio se negó a creer, El Profeta me calumnió, Dumbledore se negó a tomar una posición oficial por lo que todo el mundo siguió al ministerio y me etiquetaron como un mentiroso en busca de atención.

El único rayo de felicidad en aquellos días sombríos era mi padrino, Sirius. Se negó a cualquier orden de misión a la que Dumbledore quería que fuera y se quedó cerca de mí. Se negó a dejarme ir a casa de los Dursley y, cuando Dumbledore se opuso señalando lo de las salas de sangre, Sirius señaló que Voldemort tiene mi sangre en sus venas.

Después del final del año escolar él me llevó a la casa Black en Londres. Odiaba su casa de infancia pero, prófugo y a la carrera, no tenía mucha opción en lugares seguros. Ese fue el mejor verano de mi vida, he aprendido mucho de mis padres, Sirius y el Mundo Mágico.

También he aprendido cerca de la profecía donde dice que solo yo puedo matar a Voldemort. Estaba aterrorizado, tenía 14 años pasando a 15 como un mago medio capacitado, poderoso sin duda, pero, en ningún lugar cerca del nivel de poder de Voldemort y sus cerca de 60 años de experiencia.

Sirius encontró una manera de negar la profecía. Él me adoptó por la sangre, por lo que entonces tendría un padre que no ha desafiado 3 veces y la profecía ya no se aplicaba a mí. También porque los Potter es una línea de magos de la luz y los Blacks son magos oscuros, era ahora capaz de dominar tanto magia luz como oscura.

Sirius me enseñó mucho de la magia y el duelo. Quisimos mantener en secreto la adopción de sangre ya que el Ministerio no dudaría en meterme en Azkaban cuando se supiera que estaba en contacto con Sirius Black, así que aprendí espejismos.

Al poco tiempo era ya hora de regresar a Hogwarts y comenzó un año de tormento. Umbridge pudo bien haber sido un mortífago con la cantidad de placer que ella tomó al atormentarme. Todo Hogwarts se complacía en llamarme nombres y los maestros ignoraban todo lo que sucedía a su alrededor.

Este comportamiento fue el que me convenció de que había hecho lo correcto al negar la profecía. Estas personas no se preocupan por mí y ¿Yo debo dar mi vida por ellos? Lo único que me preocupaba era la reacción de Ron y Hermione cuando la verdad acerca de la profecía y la adopción de sangre saliera a la luz.

Las cosas llegaron a finales de año. Durante mi examen de Historia tuve una visión donde Sirius estaba siendo torturado en el Departamento de Misterios. Tontamente me encontré en una trampa de los Mortífagos. Querían la profecía, pero ya no había ninguna profecía con mi nombre en ella nunca más.

Pronto, la Orden llegó y se convirtió en una batalla abierta entre la Orden y los Mortífagos. Sirius pasó por el Velo durante un duelo con Bellatrix y corrí tras ella hacia el Atrio. Fue entonces cuando Voldemort llegó y terminamos en un duelo.

Después de mantenerlo a raya durante unos 10 minutos estaba agotado y dejé caer mis espejismos. Sin espejismos estaba en unos 5'11 en comparación con mi original 5'6, tenía el pelo pasando mis hombros y mi cara en una perfecta mezcla de James y las características de Sirius, todavía con mis ojos verdes pero ya sin necesitar las gafas.

Puede que haya impresionado a Voldemort con mi aspecto ya que dejó de atacar y se me quedó mirando con una extraña mirada en sus ojos. Al mismo momento, Dumbledore y aurores arrivaron y Voldemort se fue, dejando a Belllatrix detrás.

Dumbledore me llevó a su oficina y me preguntó acerca de mi cambio de apariencia y yo le dije que no era de su incumbencia ya que todavía estaba enojado con él y en duelo por Sirius. Entonces fue cuando me habló de la profecía y me molestó. Me reí y le dije como Sirius y yo ya la habíamos negado.

En retrospectiva creo que fue mi mayor error. El viejo loco ya había hecho planes para su arma profética y sin profecía ahora era inútil para él. Al final de término me despacharon a la Madriguera. Pasé los días previos a mi cumpleaños en una bruma deprimido.

Voldemort, ahora que ya todo el mundo sabía de él, comenzó a atacar en serio el Mundo Mágico. La verdad sobre la profecía se había publicado en El Profeta y la gente del Mundo Mágico, siendo las ovejas que eran, se escondían en lugar de luchar. Incluso los aurores y la Orden no ofrecían ninguna resistencia a Voldemort y sus Mortífagos. Inútiles magos y brujas de Inglaterra escondiéndose detrás de un chico de 16 años.

En mi cumpleaños, fui despertado por mis dos mejores amigos con deseos de cumpleaños. En el desayuno, todos los Weasleys, Dumbledore, Snape y Moody estaban esperándome. No pensé nada de ello y disfruté mi desayuno. Me desperté en la noche sin recordar nada de mi día y un enorme dolor de cabeza.

Fue entonces cuando se me informó que ya que me había negado a cumplir con mi deber con el Mundo Mágico habían encontrado otra manera para mí. Drogaron mi comida en el desayuno y me obligaron a firmar un compromiso con Voldemort.

Era una parte del Tratado de Paz que ellos habían firmado con Voldemort. Voldemort exigió el Mundo Mágico, el título de Lord Slytherin y a mí. A cambio, él no iba a matar a los hijos de muggles e iría tranquilo con los muggles.

Fui informado por mis dos mejores amigos que si yo no hubiera sido un cobardo no habrían necesitado hacer esto y que me lo había traído sobre mí mismo. Ron incluso llegó a decir que mi único uso ahora sería ser la puta del asesino de mis padres.

Me negué a quedarme en la Madriguera después de eso. Ya que al día siguiente me casaría en Hogwarts, Dumbledore me llevó allí. Leí el contrato esa noche. Parecía un estándar e incluso generoso contrato. Mantendría el control total sobre las fincas y bóvedas Potter y Black.

Como el Consorte de Slytherin iba a tener una asignación mensual generosa. Incluso podía usar la bóveda principal de Slytherin con el permiso de mi esposo. Mi familia obtendría 300.000 galeones como dote de a la novia- A cambio, tengo que dar n heredero varón para la línea Slytherin. Si quiero herederos para las familias Potter y Black tengo que producir dos hijos más ya que las tres familias eran patriarcales.

Tengo que ser fiel a mi marido como él lo será para mí. Me senté y pensé mucho en la noche. No podría conseguir el compañero que quería, pero yo todavía iba a conseguir una familia e iba a tener hijos. Sirius quería que yo fuera feliz y yo quiero vivir para vengarme de mis traidores. Con estos pensamientos me quedé dormido.

Hoy por la mañana me despertó Dobby, quería vincularse conmigo, no la familia Slytherin sino yo. Es hora de que me libere de mi parte Griffindor y piense como un Slytherin. Dobby sería una gran ayuda y voy a necesitar toda la ayuda que pudiera conseguir para acostumbrarme a mi nueva vida y conseguir mi venganza.

Así que acepté a Dobby y empiezo a planear en cómo quiero comenzar mi vida como Consorte de Slytherin. Puedo ir pateando y gritando, o puedo aceptar mi destino y comenzar con mi plan. Prefiero mantener mi dignidad y necesidad de un plan. Como Consorte del Supremo del Mundo Mágico podría tener un gran poder a mi dispocisión si juego bien mis cartas.

Así que, para que mi plan funcione tengo que seducir a mi pronto a ser señor esposo. Esto no va a ser fácil, solo soy un chico de 16 años. No tengo idea de como seducir a alguien con tanta experiencia como Voldemort está obligado a tener. Esa era otra cosa, no puedo seguir llamando a mi marido, Voldemort. Voldemort es el asesino de mis padres, mi marido es mi marido, no Voldemort. De todas formas, tal vez algo de la audacia Griffindor con la astucia Slytherin estaba a la orden.

Con estos pensamientos en mi mente, escribí una nota a mi pronto a ser marido.

Señor Slytherin,
Quisiera verte una vez más antes de nuestra unión y pedir algunas preguntas. Si me hiciera el honor de encontrarme en mis habitaciones en una hora le estaré eternamente agradecido.

Tuyo,
Harry James Potter.

Deliberadamente firmé como 'Tuyo' porque sabía lo posesivo que mi pronto a ser marido era. Envié la nota con Dobby y me fui a duchar para estar listo. Acababa de salir de la ducha cuando la vieja focha llegó.

—Ah Harry, cómo me alegro de verte, he traído tus trajes de bodas, te verás impresionante en los colores de Griffindor mi muchacho —dijo Dumbledore con los ojos brillantes en su manera habitual. Yo estaba furioso con el bastardo. Llamé a Dobby y le pedí que cambiara mis túnicas a los colores Slytherin.

—Oh, pero esos colores Slytherin se verán horribles con mi túnica —Dumbledore interrumpió. Ahora estaba realmente enojado con él.

—Uno, yo no soy tu muchacho. Dos, qué tienen que ver mis ropas de bodas con usted —gruñí.

—Pues porque yo estoy caminando contigo por el pasillo —Dumbledore dijo brillante. Vi rojo y habría asesinado al hijo de puta, pero he oído llamar a mi puerta. Dejé a mi pronto a ser marido entrar.

—Tom hijo mío ¿qué estás haciendo aquí? —preguntó Dumbledore antes de que pudiera decir nada. Vi a mi pronto a ser marido ir a un hervidero. Supongo que Dumbledore tiene una especial habilidad para enojar a la gente.

—Director, quiero hablar con mi pronto a ser marido en privado, puedes irte ahora —ladró mi pronto a ser marido. Dumbledore me miró, y yo hice un excelente trabajo en estudiar la pared detrás de mí.

—Harry, mi niño, llámame cuando me necesites —Dumbledore dijo antes de irse.

Estudié a mi pronto a ser marido, me estaba molestando llamarlo así, necesitaba un nombre para él. Su rostro seguía siendo como el de una serpiente, sin nariz, sin labios rojos y ojos rasgados. Pero su cuerpo por lo demás parecía completamente humano e incuso tenía cabello. Él me miraba de nuevo con esa extraña mirada que le había visto en el Ministerio.

—¿Cómo debo llamarte? —le pregunté. Me miró con una expresión de confusión—. Quiero decir, no puedo llamarte Voldemort, siempre lo voy a asociar con el asesino de mis padres y no mi marido —elaboré. Él me miró con sorpresa.

—Puedes llamarme Marvolo —respondió él después de unos momentos.

—De acuerdo Marvolo, por favor, toma asiento ¿has desayunado ya? —le pregunté y, cuando respondió que no, le pedí a Dobby para traernos a ambos el desayuno. Después de unos minutos de comer en silencio le pregunté—. Marvolo, el contrato menciona la dote pagada a mi familia, ¿a quién está pagando la dote de la novia?

—A los Weasley, los consideras tu familia ¿no? —preguntó. Yo ardía. No quería a esos traidores consiguiendo nada.

—No, ya no ¿podría usted pagar ese dinero a Remus? Él es lo último de familia que me queda, también quiero que sea Remus quien e acompañe por el pasillo, no Dumbledore —escupí el nombre de Dumbledore con tanto veneno que Marvolo se sorprendió.

—Por supuesto, voy a arreglarlo ¿qué pasó con los Weasley y Dumbledore? —preguntó.

—Ellos me traicionaron —respondí bajo porque no quería dar más detalles. Se fue poco después de eso, después de darme otra de esas miradas.

Dobby trajo mis nuevas ropas y Remus llegó después. Nadie le había dicho nada, ni siquiera sabía que estaba en la Madriguera. Se disculpó conmigo una vez más y se comprometió a estar a mi lado sin importar lo que pasara. Yo estaba feliz. Las cosas estaban e¿mejorando. Tengo lo último de mi familia conmigo y en menos de una hora tendré un marido, voy a tener una familia y una nueva vida como Consorte de Slytherin.


Bien, espero les haya gustado este primer cap.

Nos leemos pronto

Besos y cuídense

*Guada*

¿ ¿ ¿ REVIEWS ? ? ?