N/A .Hace mucho tiempo que tenía ganas de escribir un fanfic que incluyera a un Sasuke con muchos hijos, no sé porque pero se me hace sumamente tierno la idea de Sasuke teniendo una gran familia.

Naruto no me pertenece, si fuera mío de enserio creen que Itachi estaría muerto


Gran familia

Sasuke se encontraba irritado, molesto, y porque no, sumamente fastidiado.

Todo comenzó con una inocente pregunta de su querida esposa "Sasuke-kun, Naruto me pidió que cuidara de sus hijos, ¿le digo que sí?" y él como un completo estúpido le dijo que sí. Porque la estupidez era contagiosa y él pasaba mucho tiempo con Naruto.

Ahora debía afrontar las consecuencias de su estupidez.

— ¡no toquen eso!—

CRASH. Demasiado tarde, otro jarrón se había roto. El engendro de 8 años de Naruto había salido huyendo como alguien que está a punto de ser asesinado, cosa que no estaba muy lejos de la verdad, y sus dos gemelos, Kenshin y Kenjin, también de la misma edad, lo siguieron igual de asustado.

Kenjn y Kenshin eran muy traviesos, pero cuando se juntaban con Jiraiya, parecía que se potenciarán por mil.

Aún más molesto que antes, Sasuke comenzó a juntar los pedazos de lo que alguna vez había sido un jarrón. Oh como odiaba a Sakura en ese momento, la muy desgraciada lo había dejado solo a cargo de 12 críos, si doce, (Sasuke se había tomado muy enserio su misión de reconstruir su clan y había tenido 6 hijos y Naruto para no ser menos había tenido 6 también) con la patética excusa de que tenía que ir al hospital a resolver ciertos "asuntos".

Con los restos del jarrón en una pala, Sasuke abrió la puerta que daba a la cocina, solo para encontrarse a una Kushina, la primogénita de Naruto, siendo prácticamente devorada por su primogénito Itachi.

Muy lentamente cerró la puerta y fingió no haber visto nada, e internamente empezó a rezar por la vida de su hijo, porque cuando Naruto se enteraba de lo que le estaba haciendo a su "princesita" se quedaba sin heredero. Solo tenían 14 y ya hacían esas cosas, él a su edad solo pensaba en entrenar y en buscar la forma de matar a su hermano.

Dejo la pala y la escoba en el suelo y se fue hacia el patio trasero. Todavía estaba haciéndose a la idea de que tendría nietos de uno de los hijos de Naruto. Bueno por lo menos tendrían el apellido Uchiha.

—eh Itachi, viste a ku… ¡HIJO DE PUTA SOLTA A MI HERMANA!—sep, al parecer Minato, el gemelo de Kushina, había visto la misma escena que él.

PUM, PAM, TRACK

Sasuke suspiro, Naruto tendría que pagarle por las cosas que sus hijos habían roto.

—Espera Minato te lo puedo expli…- PUM CRAK, Sasuke estaba seguro que iba a tener que comprar una silla nueva.

—¡nii-san!—ah Kushina podía ser muy tranquila y dulce como su madre, pero cuando se enfadaba sacaba a relucir quien era su padre.

Sasuke retrocedió dos pasos y dejo que los tres adolescentes pasaran. Vio como Itachi corría como alma que lleva el diablo, mientras era perseguido por un Minato con un—eso era un tenedor—que a su vez era seguido por su hermana tratando de detenerlo.

Siguió su camino hacia el patio y cuando llego se sentó. Aun podía escuchar los gritos de los adolescentes pero estos se hacían cada vez más lejanos.

De repente escucho la dulce risa de su quería princesita—jijiji para Neji-kun—de un salto se paró. Oh que no sea lo que él estaba pensando, porque si era lo que él pensaba, Naruto iba a tener una boca menos que alimentar.

Sasuke se paró detrás de los niños y con toda una vos de ultra tumba pregunto— ¿qué están haciendo?—los dos niños, que se encontraban muy pegados para su gusto, dieron un respingón al escucharlo, pero se recuperaron de inmediato.

—shh no hagas ruido tou-chan no ves que se va a despertar—Sasuke frunció el ceño y miro hacia donde apuntaba su hija. Tuvo que usar todo su auto control para no descojonarse de la risa, Fugaku, su hijo de 12 años, se encontraba dormido en el suelo y su rostro estaba completamente pintado con marcadores de distinto colores—mm eso le enseñara a no quedarse dormido en cualquier lado—fue lo último que dijo antes der dar la vuelta, pero antes de que se alejara completamente de la escena volteo la mirada y la clavo en el niño de Naruto—Uzumaki—el niño lo miro—te estoy vigilando—y sin más retomo su camino, dejando a un confundido niño de 12 años atrás.

Sasuke volvió a ingresar a la casa, regañándose mentalmente por tener una mente tan pervertida y pensar mal de su pequeña princesita de solo 11 años. Volvió a fruncir el ceño, no le gustaba que su pequeña se juntara tanto con el mocoso de Naruto, tendría que mantenerlo vigilado, el no compraba la imagen de niño santo que no rompía ni un plato que vendía.

Ingreso en una habitación, y su ceño fruncido se relajó en seguida. Frente a él se encontraba la imagen más dulce que había visto. Su hijo menor, Naruto, y el hijo menor del dobe, Sasuke, se encontraban cómodamente recostados en las piernas de Hana, la niña de 10 años de Naruto, que se había quedado dormida también.

Con mucho cuidado cerró la puerta y se fue a revisar si su hijo mayor todavía estaba con vida, le preocupaba un poco no escuchar sus gritos.

Si cuidar a los hijos del dobe era problemático, pero no le importaba hacerlo al fin y al cabo eran como de la familia. y el siempre cuidaría de su gran familia.


N/A Esta idea se me vino a la mente mientras estudiaba a Sócrates, no sé qué tiene que ver Sócrates con Naruto pero bue.

Espero que les haya gustado. :)