Hola! Soy Nueva y está historia ha estado dando vueltas a mi cabeza, así que por fin me decidí a escribirla. Como sabrán los Jóvenes Titanes no me pertenecen, sólo los uso para darle vida a lo que sale de mi imaginación. Espero les guste y comenten :D

La luz del sol entraba por la pequeña ventana en lo alto de la pared de su habitación e iluminaba a la chica que dormía a su lado.

Su pelirrojo cabello esparcido en la almohada, sus ojos cerrados aún, su piel radiante, toda ella era perfecta y él la amaba. Llevaba cerca de 20 minutos mirándola dormir cuando ella se removió en sus brazos.

Sonrío y le dio un beso en la nariz, sabía que estaba despierta, ella abrió sus ojos y le devolvió la sonrisa.

–¿Qué haces? –pregunto ella.

–Mirándote, me gusta mirarte –le respondió con naturalidad.

Era increíble ver al serio y frío Nightwing ser tan sincero, tan expresivo. Era eso lo que la inocente Starfire lograba en él. Llevaban ya cuatro años de relación, uno compartiendo habitación, él tenía 21 años y ella 20. Hacía ya dos años que había dejado de ser "el chico maravilla", había dejado de ser un chico hacía tiempo.

Ella admiro sus ojos azules, amaba que fueran lo primero que veía al despertar.

–¿sabes que te amo Dick? –ella era la única en la torre que sabía la otra identidad del héroe, era su secreto.

–Podrías recordármelo –dijo en tono juguetón –te amo Star.

Pues te amo mucho también –respondió como siempre.

Era increíble cómo se habían dado las cosas, desde aquel viaje a Tokio en el que Robin se había visto casi obligado a admitir sus sentimientos por la tamaraniana, poco a poco ella había logrado ablandar su corazón, darle razones para sonreír todos los días, lo había llenado con su dulzura y al menos con ella y con sus amigos ya no era tan cerrado como solía serlo.

Por su parte ella también lo amaba con todo su corazón, él era el mayor motivo por el que la tierra se había convertido en su nuevo hogar.

Para cuando ambos decidieron que era necesario ir a desayunar Cyborg ya tenía todo listo en la cocina, el olor a Waffles invadía toda la estancia con él al mando mientras Raven tomaba su té de hierbas en el sofá, de Garfield o Bestia como se hacía llamar ahora, no había ningún rastro.

–¿Dónde está nuestro amigo verde? –pregunto Starfire al no encontrarlo.

–Debe estar dormido aún, no ha salido de su habitación –respondió Cyborg concentrado en darle la vuelta al waffle.

–¿alguien me llamaba? –Bestia entro en la estancia y tras darle un beso a su novia, la cual sólo desvió un poco la mirada ante el gesto de cariño siguió como si nada.

Así es, Raven por fin había sido atrapada por el pésimo comediante que era y llevaban cerca de un año y medio de noviazgo, aunque sus demostraciones de amor eran pocas y casi siempre de él nadie dudaba que la chica lo quisiera mucho.

Se sentaron a desayunar con toda la tranquilidad del mundo mientras veían el noticiero, por costumbre del líder del equipo que le gustaba estar bien informado, aunque casi nunca escuchaban algo interesante o algo que no supieran ya.

–Y en otras noticias Ciudad Gótica hoy se viste de luto –anunció de repente el reportero llamando la atención de todos, sobre todo la Nightwing, quien seguía pendiente de las noticias de su antigua ciudad –hemos recibido la lamentable noticia de que el joven Jasson Todd, hijo adoptivo del multimillonario Bruce Wayne ha tenido un trágico accidente esta madrugada mientras conducía su motocicleta, acabando en el acto con su vida.

Las palabras entraron pero su cerebro no las procesaba, Jasson no podía estar muerto, Jasson era el nuevo Robin, había sido entrenado para combatir el crimen, conducía excelentemente la motocicleta igual que él, era imposible que hubiera muerto, mucho menos por algo así, no podía creerlo.

Se puso de pie y se dirigio al sofá, donde lo siguió en un principio Star y después el resto de los titanes, preocupados por su líder puesto que se había puesto mortalmente pálido.

–Bruce Wayne se ha negado a dar declaraciones al igual que la novia del ahora occiso, la joven Elizabeth Grayson, quien junto a su amiga Bárbara Gordon ha evitado a nuestros reporteros.

Por alguna razón, la mano de Star tomo la de su novio, ella sabía su apellido y algo dentro de su corazón que esa joven que mencionaban tenía algo que ver con él, él sólo reacciono tomando un poco más fuerte la mano que ella le ofrecía, ya le explicaría más tarde.

En pantalla apareció la escena de dos jóvenes siendo acechadas por la prensa, una rubia y otra pelinegra, intentando inútilmente seguir con su camino, él fijo la mirada en la pelinegra, sus ojos estaban cubiertos por unos lentes de sol pero se notaba que estaba mal, eso le hizo sentir un puñal en el corazón.

Esa chica de 18 años era Elizabeth, su hermana menor y acababa de perder a Jasson, su novio desde hace dos años y él no estaba ahí para consolarla. Bárbara intentaba alejar a los periodistas y se notaba molesta, para ella Eliza era como una hermana menor.

Las preguntas eran molestas, imprudentes y dolorosas.

–Señorita Grayson ¿cómo se siente con lo sucedido con su novio? ¿Es cierto que planea irse de la ciudad? ¿Es cierto que Todd conducía borracho por una discusión entre ustedes? ¿Es cierto que iniciaban a planear la boda? ¿Su hermano Richard volverá para el funeral? ¿Es cierto que su hermano Richard no estaba de acuerdo con su noviazgo? ¿El joven Richard ya ha sido informado de lo sucedido? –esa y más preguntas caían sobre ella y él no pudo que apretar aún más la mano de Star, desvió un poco la mirada hacia ella y vio entendimiento, sabía que se referían a él, pero no dijo nada, no era el momento y lo entendía.

De pronto, un hombre salió tras de ellas anunciando que no harían declaraciones, era Bruce, por fuera se veía increíblemente frío pero había algo, algo que sólo alguien que lo conociera tanto podía notar, había dolor.

Las jóvenes y Bruce subieron a un auto donde Alfred los estaba esperando y desaparecieron de la vista de los periodistas, la imagen fue cortada mientras los conductores se preguntaban si el joven Grayson aparecería para el funeral a pesar de estar tan ausente en la vida de su hermana y su familia adoptiva, entre otras cosas.

Todo en la sala de los titanes era silencio, sólo interrumpido por el televisor, todos esperaban que su líder dijera algo pero no fue así. En su lugar la pantalla se apagó y se encendió de nuevo, esta vez mostrando a una chica con una máscara negra que dejaba ver algunos mechones de cabello rubio, todos reconocieron a batichica y la vista se volvió a centrar en el antiguo pelirrojo.

Por su parte la chica en la pantalla recorrió la sala con la mirada y la centro en las manos entrelazadas de la pareja, mirando despectivamente en general después se dignó a hablar.

–Nightwing, es bueno verte de nuevo –empezó -¿supongo que ya lo sabes?

–Supones bien –contesto él secamente, de hecho sentía un nudo en la garganta y lo último que quería era escuchar lo que tenía que decir Batichica, fuera lo que fuera.

–Supongo que sabes que no fue un accidente –soltó como si estuviera hablando del clima y la cara de sorpresa se mostró en sus compañeros de equipo, de cierta forma, si, lo sabía.

–Supones bien... –hizo una pausa, simplemente no hallaba la manera de hablar, pero se obligó –¿quién? –fue todo lo que salió, era patético.

–Guasón –respondió ella con odio –escucha el caso está casi resuelto, pero, sería bueno que vinieras.

–Iré –desde hace unos cinco minutos lo había decidido y ni cuenta se había dado –la mano de su novia amenazaba con hacerle daño, tendrían una larga, larga plática.

–Bien, espero que aún recuerdes como se combaten los verdaderos villanos, no esas caricaturas con las que peleas y –y ahí iban, esto iba a acabar mal, si no lo detenía.

–Oye –reclamo Bestia pero una mirada de su novia lo hizo callar.

–Dije que iré Batichica, ahora si me permites, tengo cosas que hablar y arreglar con mi equipo –dijo secamente, Bárbara entendió la indirecta, no quería hablar más con ella y punto, eso obviamente la molesto más.

–Bien –murmuro ella y corto la transmisión.

Su mente era un caos, de sus emociones ni hablar, sabía que sus amigos esperaban una explicación, sabía que la mirada de Star exigía respuestas, y sabía que se sentía odiosamente mal.

–Cyborg, llama a Jinx y a Wally para que vengan a apoyarlos, te quedas a cargo –empezó, por irse no dejaría desprotegida la ciudad ni cargaría de trabajo a sus amigos –Starfire –ella lo miró con sorpresa –¿quieres venir conmigo?

–Claro –cada vez que tenía algo a que ir a Gótica iba sólo, se dijeron mil cosas con la mirada pero aún era necesario hablar, sin embargo eso ya era un gran avance.

–Bien, estaremos fuera una semana o dos –cuando se puso de pie para marcharse de la habitación el ambiente seguía siendo tenso, se seguía sintiendo mal pero había tomado varias decisiones y su mente volvía a trabajar.

–Star, ¿me acompañas a la habitación?, necesito hablar contigo de algo –extendió su mano esperando que no estuviera molesta con él, busco incluso en sus ojos algún indicio de dolor por no haberle contado que, para empezar, tenía una hermana, pero no encontró nada, sólo una infinita curiosidad y algo de empatía. Sólo ella podía hacer eso.

Ella se puso de pie y lo tomo de la mano. Tenían mucho de qué hablar.

Estoy de vuelta, como verán los Jóvenes Titanes han pasado a ser los Titanes, puesto que ya tienen 20 años, Robin paso a ser Nigthwing y Chico Bestia a sólo Bestia jajaja. Quiero aclarar que no tengo nada en contra de Batichica (en realidad, si, un poco) pero más adelante hablaré más de su actitud. Este fic es 100% Nightwing/Star pero también abarcare otras parejas como Bestia/Raven y Cyborg no se quedará sin amor, lo garantizo. Espero les guste mi historia y me dejen un comentario, nos vemos en el siguiente capítulo.

¿Qué explicación le tiene Nightwing?

¿Cómo reaccionaran Bruce y Barbara cuando Dick llegué acompañado?

¿Se llevarán bien Star y Elizabeth?