Bueno, éste es mi primer fic (songfic) luego de… ¿10, 11 años? Lamentablemente los que hice en su momento los he perdido y por eso me lamento no poder subirlos…

Este fic se trata de una serie de sueños: algunos de Bulma y otros de Vegeta.

Aclaraciones:

En cursiva: sueño.

Normal: mientras están despiertos.

"" comillas: pensamientos.

- guiones: diálogo.

Las canciones en inglés llevan la traducción al español.

Recomiendo escuchar la canción mientras leen…. :3

Aviso! Puede haber algo de Lemon más adelante.

Disclaimer: Dragon Ball Z pertenece a Akira Toriyama, y las canciones a sus respectivos artistas aclarados entre paréntesis.

Espero reviews! :D


Extraterrenal

[Bulma]

El primero de los 130 días fue el más duro… Estaba realmente agotada. Lo único que pasaba por mi mente era entrar en mi habitación, darme un buen baño de burbujas, ponerme mi pijama favorito (y por qué no el más cómodo) y dormir horas y horas… Durante el tiempo que estuvimos en Namekusei, el descanso se trataba de algo muy difícil de lograr, más bien diría imposible. Todas las noches estaba acosada por pesadillas: Vegeta intentando robarnos las esferas, Freezer atacándonos, Goku perdido en el espacio, etc, etc…

Esa tarde mi madre le enseñó a Vegeta la que, de ahora en más, sería su habitación. Me quedé observándolos desde el otro lado del pasillo, escondida tras la pared. No quería admitirlo pero la realidad es que aquel saiyajin me atemorizaba un poco. Pese a eso, había tomado la decisión de no demostrarlo o al menos intentarlo. A veces pensaba que este tipo de 'seres' se alimentaba del miedo…, y por supuesto yo no iba a contribuir a engrandecerlo.

Estuve mirándolos a escondidas. Por un lado estaba mi madre con una enorme sonrisa en el rostro; estaba encantada con él… de hecho, había hablado del príncipe desde que lo vio por primera vez ese día hasta altas horas de la noche… era agotador. Por otro lado, Vegeta, con la única expresión existente en su rostro. ¿Es que este hombre no presenta gestos?

-Jóven Vegeta, ésta será tu habitación. Espero que te sientas a gusto. Si necesitas algo, no dudes en llamarme- dijo mi madre.

Él no contestó. Ya comenzaba a dar por sentado que se trataba de una persona totalmente inmutable cuando de repente noté un gesto de incomodidad, vergüenza, una sensación de acoso en su rostro. Yo también me sentiría así estando en su lugar. Mi madre simplemente no lo dejaba en paz, ¡y eso que recién era el primer día!

Antes de entrar en la habitación, Vegeta giró su cabeza mirando hacia donde me encontraba. Casi a la velocidad de la luz, me oculté completamente detrás de la pared. "Hmmm… pudo sentir mi presencia" pensé llevando la mano a mi boca. Entonces sentí el golpe de la puerta al cerrarse y los tacos de mi madre regresando a la sala. "Creo que ya es hora de dormir…"

I'ma disrobe you, than I'mma probe you / Voy a desnudarte, luego a probarte

See I abducted you, so I tell ya what to do / ¿Ves? Te he raptado, por eso YO te digo qué hacer

I tell ya what to do, what to do, what to do / Yo te digo qué hacer, qué hacer, qué hacer…

(ET de Katy Perry ft Kanye West)

Me encontraba en la Tierra, pero ésta había sido totalmente destruida. Quizás se me hubiese ocurrido que se tratase de otro planeta pero no. Todo lo que veía estaba quemado, destrozado o hecho polvo. Me topaba con artefactos tecnológicos, muchos de ellos con la insignia de nuestra compañía.

Cero rastros de civilización.

-Oigan, ¿hay alguien aquí?- pregunté con desesperación. Mi voz temblaba.

Me doy la vuelta. Veo una silueta de un hombre pero no logro reconocer su rostro.

-¿Yamcha? ¿Eres tú?- aún con miedo.

Viene acercándose a mí. A medida que lo hace puedo notar alguno de sus rasgos. Cabello negro.

-¡Yamcha! ¡Estás vivo!- grito casi llorando de la emoción.

Voy corriendo hacia él. Me detengo de repente al ver su rostro: Vegeta, pero con el cuerpo de mi novio. Sus ojos enrojecidos. ¿Era o no él? ¿Acaso éramos los únicos dos sobrevivientes?

-Ve-vegeta… ¿Qué sucedió…? Tú… ¿tú ocasionaste esto?-

Me toma de la muñeca con violencia. Por más que trato no puedo zafarme.

-Ahora obedecerás mis órdenes…- sonríe maliciosamente.

Despierto agitada, sudada, tratando de tomar todo el aire posible. Mi corazón palpitante…

"Parece que aquí no cesarán mis pesadillas…"