Notas del capítulo

¡Lo siento! Deberás no tengo muchas excusas para haberme ausentado tanto con este fic... ¡mil perdones! Me centré demasiado en otro de mis fics y se me fue la cabeza TwT Perdónenme.

¡Espero que este capítulo cumpla con sus expectativas...! Y antes de empezar, quería agradecer a:

.165

-okashira janet

-Leay93

-Natsuki Akagami

-clea everlasting

-Nami Scarlet

-giby-chan

-Julie Tatsumaki

-Sabina-Chan

-horus100

-Calipitachix2

-LUFFY UZUMAKI V.2

-Guest

-Maglucy

Muchas gracias a todos, siento mucho haber tardado tanto... espero que disfruten de este capítulo.

¡Nos leemos abajo!

Disclaimer: One Piece y todos sus personajes pertenecen a Eiichiro Oda.


Abrió los ojos con mesura, ¿había oído bien? No... debía ser una broma, una broma de mal gusto... pero, todo lo que veía a su alrededor le daba indicios de que eso no era una mala broma. Nami seguía cubierta de sangre, sin moverse... sin hacer nada. Tragó saliva, intentando comprender que era lo que exactamente le había dicho.

-Luffy, yo no entiendo...

-Mátame- volvió a decir el muchacho de cabellos azabache, incapaz de mirarle a la cara.

Otra vez volvía a escucharle decir aquello, ¿cómo era posible? Luffy jamás haría algo así, jamás le conocía perfectamente, había sido él el primer nakama que el portador del sombrero de paja consiguió. Habían pasado mucho tiempo juntos, muchas aventuras vividas, muchos momentos de terror...

Pero jamás querría que le mataran, él quería cumplir su sueño, ser el Rey de los Piratas, ser un hombre libre y morir de alguna cosa desconocida para él. Pero, ¿morir sin haber cumplido su sueño? Eso no era propio de Luffy, no era propio de nadie.

Le miró con cuidado, detenidamente. No le miraba a los ojos cosa que hacía siempre cuando había tomado una seria decisión. Aquel gesto siempre le hacía mostrarse seguro de si mismo mucho más mayor de lo que en realidad era... ahora... solo parecía un muchacho de 19 años, justo los que tenía que era incapaz de mirar a los ojos a su primero al mando. Incapaz por la vergüenza y la culpabilidad.

-Luffy, explícame exactamente...

-No.- Le cortó el azabache.- Debes matarme, es una orden.

-No pienso hacerlo.

-Si no lo haces, quedarás expulsado de mi banda. Y no me ando con bromas. Mátame o quedas expulsado.

-Matándote, lograría el mismo resultado. Un barco no puede estar sin su capitán.

Luffy apretó los puños con fuerza, si Zoro no cumplía con la orden que le acababa de dar... ¿cómo hacer para que le matara? No tenía absoluta idea de como hacerlo, el peli verde podía llegar a ser una persona serena cuando se trataba de pelear, jamás atacaría a alguien sin ninguna razón. Y encima él era su capitán. Era más que evidente que no le atacaría. Ni muerto.

Pero una idea alumbró la mente del azabache... sí, debía hacerlo si quería que todo saliera según lo tenía planeado.

-Oh, ya veo. Crees que no podrás darme porque soy mejor que tú- decir eso le dolía demasiado- tranquilo, me quedaré quieto y podrás darme.

El rostro de Zoro comenzó a cambiar de expresión.

-Aun habiendo peleado contra poderosos enemigos... no eres digno de pelear contra mí.

-Luffy- le advirtió el peli verde.

Ignoró aquel comentario.

-Y tú quieres ser el mejor espadachín del mundo... ¿me equivoco?- escuchó el sonido de las katana siendo desenvainadas.- Mihawk te ganaría de una sola estocada.

El primer golpe le pilló de sorpresa, no estaba acostumbrado a pelear con Zoro. Y aquellos dos años en los que habían estado separados, la forma de combate había cambiado mucho. Él sabía que Zoro era muy fuerte, capaz de ganar a Mihawk algún día... sí, estaba seguro de ello.

La sangre salió del corte en la mejilla del moreno, se llevó la mano a la herida y se la tocó. Sonrió para si mismo tenía que resistirse un poco, pelear con él... y estaba seguro de que el espadachín lo mataría.

-Interesante ataque pero, ¿puedes con esto?

Su puño se estiró y le asestó un golpe en el rostro. Sus puños eran como balas de cañón, por eso no le sorprendía ver como su segundo al mando escupía sangre. El siguiente ataque fue de Zoro, sus katana fueron directas a él pero las esquivó dando un salto hacia atrás. Se puso en guardia, sus puños estaban preparados.

La pelea fue a escalas impresionantes, el Sunny había sufrido daños muy graves al punto de estropear la barandilla y que el mástil acabara con golpes severos. La estocada dirigida hacia Luffy fue esquivada y golpeó con fuerza la barandilla dejándola hecha añicos. Jadeando Zoro se volvió hacia su capitán.

-Quiero saberlo.

-¿Preguntas eso en una pelea?- Luffy el lanzó un golpe que el peli verde detuvo con un corte.- Tsk...

-¿Por qué lo hiciste?

-No quieres saberlo...

Con furia, Zoro se lanzó hacia él y le ensartó un tajo en el hombro, la sangre comenzó a salir con rapidez, se llevó la mano allí intentando vanamente detener la hemorragia. Jadeando le miró. El espadachín estaba quieto en su sitio mirándole fijamente a los ojos.

-Dímelo.

-Jamás- soltó con desgano.

-Luffy, dímelo.

-... ¿para qué quieres saberlo...? No, no voy a decírtelo. Obedece a tu capitán y... mátame.

-No te mataré hasta que no me lo digas.

El moreno titubeó y miró con detenimiento a Zoro... ¿tendría que decírselo...? Si no lo hacía no lo mataría. Pero...

-Muy bien, entonces tendrás que defenderte de mis golpes.- Se colocó en una posición que ambos conocían muy bien...- Gia Sekando.

El vapor que desprendía el cuerpo del moreno inundó el aire, dejando todo lleno de aquel ardiente aire. Su piel rosada y su rostro con precisión hacía de aquello un arma poderosa, capaz de acabar con enemigos de un solo golpe, pero Zoro no era un cualquiera y podría aguantar aquella marcha.

Se puso alerta esperando el primer golpe que vendría pronto. Y así fue. La rapidez de Luffy con su Gia Sekando era asombrosa, desaparecía y aparecía por detrás o incluso por delante y no te dabas ni cuenta... Era algo increíble pero él, no necesitaba utilizar su vista su oído le ayudaría a saber por donde aparecería. Lo escuchó aparecer por la izquierda y le lanzó un ataque que el moreno no pudo escibar.

La sangre salía con rapidez de su brazo derecho, con un grito se llevó la mano izquierda a la herida y se la tocó con cuidado. Dio tres pasos hacia atrás donde la katana de Zoro no le podía dar. Una parte en su interior se alegraba de ser herido, si seguía así... el espadachín lo mataría, estaba completamente seguro. Pero... otra parte en su interior estaba terriblemente triste... -por así decirlo- decepcionado. ¿Qué clase de capitán dejaba a sus nakama solos? El peor de todos, estaba claro. ¿Cómo una persona así llegaría a ser el Rey de los Piratas? Se maldijo así mismo una y otra vez por haber salido solo por la noche a aquella taberna... por haberse confiado de un desconocido...

Calló al suelo justo cuando el peli verde se lanzó encima suyo, su katana derecha se encontraba peligrosamente cerca del cuello del hombre de goma... ¿su fin? Sí, posiblemente. Los ojos de Zoro desprendían ira acumulada, seguramente por la muerte de Nami...

Nami... como la echaba de menos... cada vez que pensaba en ella sentía como algo en su interior quemaba, su corazón... le dolía demasiado. Estaba avergonzado y frustrado.

-Esto va por Nami, capitán- cuando estaba apunto de clavarle la katana en el cuello, un sonido se escuchó por todo el barco.

El sonido de una persona tosiendo...

Zoro se giró con rapidez y lo que se encontró lo dejó paralizado, allí estaba Nami... viva. Respirando. Moviéndose mientras a grandes bocanadas recuperaba el aire que sus pulmones tanto anhelaban.

-¡Nami!- gritó el peli verde levantándose y corriendo hacia ella.

Luffy estaba blanco, blanco como la cal. Con los ojos abiertos desmesuradamente, con la garganta seca y con el cuerpo totalmente paralizado. Estaba viva... Nami estaba viva... ¡viva!

Aquello tenía que haberlo alegrado inmensamente, haberle hecho el hombre más feliz del universo pero... no sabía que era peor: si ver a Nami muerta... o a una Nami viva después de lo que le había hecho.


Continuará...

No tengo escusas para haber tardado tanto en subir... me ha costado demasiado escribir este capítulo. Me quedaba en blanco y cerraba el documento para luego estar pensando en el fic... Lo siento mucho TwT

Antes de nada, el próximo capítulo será el fin de este fic...! Disfruten de lo que queda chicos!

¡Mil gracias por leerme! Nos vemos en el próximo y ultimo capítulo o en mis otros fics.

¡Sayo!