¡Hola! ¿Cómo estan? Hoy es domingo así que les traigo un capitulo...pero no es uno cualquiera, es uno hecho con algunas de las peticiones que dejaron en el capitulo anterior son como pequeños dabbles y esperemos que lo disfruten. Mily no tuvo mucho tiempo disponible, por que todo recayó en mis manos.

-CONTIENE UN PEQUEÑO LIME.- No es tan explicito porque no quiero cambiar la clasificación al fic ni que me reporte


*Explicandole a Mizu que tendrá un hermanito.- sugerido por Laura Crazy.

Makoto había leído muchas cosas sobre cómo darle a Mizu aquella noticia, honestamente no recordaba la forma en que sus padres le habían anunciado que tendría hermanos, aunque supuso que fue de buena manera pues quería muchos a los gemelos. "Lastima que no los veo tan seguido" pensó para sus adentros, podía ir a visitarlos pero el trabajo y cuidar de su hijo le distraía

Pero volviendo a la lista, esta indicaba que debía darse la noticia cuando se observará fácilmente además de "Asegurarse que no falta tanto tiempo" pues el niño podía desesperarse. Aunque pensaba que se le haría divertido que Mizu preguntara de forma insistente por tener a su hermano en casa, pero si el libro decía que no, pues lo haría de esa forma.

Algo que no dejaba de rondar por su cabeza era preguntarse si hubiera sido mejor esperar más tiempo para darle un hijo, no era que no quisiera al que estaba por nacer, pero aparte de los problemas económicos, apenas podían con el pequeño y otro más sería dividir su tiempo en dos hijos, aunque por fortuna no era mucha la diferencia de edad.

Decidió dejar esos pensamientos a un lado para leer en una hoja donde tenía apuntado todo y eso ya lo tenía listo, debía de dejar los "hubiera" y concentrarse en el presente. "Segundo, conseguir fotos del niño cuando era bebé" decía la nota.

-¿Tienes las fotos Haru? –pregunto, terminando de pasar las de su celular a la computadora para que se vieran mejor-

-íi, ya las pase –Contesto Haruka entrando con el menor y supo que era el momento indicado para hacerlo.

Durante varios minutos le fueron mostrando las fotos a Mizu que reía o señalaba detalles sin importancia como que le gustaba esa ropa, o que extrañaba es juguete con el que salía retratado, pero lo importante fue que supo que era él.

"Siguiente paso, ir al grano" leyó en su nota mientras sus manos sudaban por los nervios y luego de prepararse mentalmente unos minutos decidió soltar aquellas palabras que había estado preparando.

-Asi como ese bebé, habrá otro, tendras un hermanito o hermanita, será pequeño y…

Tuvo que parar unos momentos pues aunque Mizu tenía sus mismos ojos verdes le veía sin ninguna expresión en su rostro, justo como Haruka solía hacerlo, así que trago algo pesado, "no se lo tomo bien" pensó.

-¿Quieres a Sho? –La voz de Haru rompió el silencio de la habitación-

- ¡Si! Ella es mi mejor amiga –Contesto el pequeño contento.

- Dentro de unos meses habrá alguien como ella –Dijo el de oscuros cabellos con una gran calma- pero en pequeña, la cuidaras para jugar después.

-¡Dos Sho! –Grito el pequeño felizmente mientras aplaudía con sus pequeñas manitas y se bajaba del sofá para buscar su cuaderno de dibujos.

- Son buenos amigos. –Agregó Haru de la nada para ir a dibujar con su pequeño hijo- nosotros éramos así en guardería..-

Un sonrojo apareció en las mejillas de Makoto pues ahora que lo pensaba había conocido a Haruka en la guardería y su amistad se había hecho muy fuerte con el paso de los tiempos ¡ojala pasará algo parecido con Mizu y Sho.

-Makoto –Mizu le miró fijamente- ¿Cómo es que el bebé llego al vientre de papá?

- Uh bueno…-Tuvo que tomar aire eso era un poco más complicado y no había leído nada al respecto-

-Por el agua – De nuevo su pareja fue al rescate-

- ¿Agua?

-Cuando seas más grande entenderás –Interrumpió Makoto, no quería saber que explicación le daría Haruka.

Ser padre era algo difícil, pero si tenía el apoyo de Haruka todo cambiaba, solo esperaba que él pensara igual-

PeticióndeLithiumdc-chan. "Quiero saber cómo Mako y Haru hicieron a Mizu"

Historia corta 1

Makoto avanzaba en silencio los escalones que faltaban para llegar a la casa de Haru, quería quitarse de su cabeza aquel pensamiento de "Pasará mucho tiempo para que vuelvas por a esta casa" por lo que avanzaba con miedo, dando pasos lentos. Normalmente le tenía miedo a cosas como fantasmas y monstruos pero en este caso el miedo de perder a un ser amado era mucho peor que cualquiera de sus temores inmaduros.

-¡Haru! – gritó fuerte en cuanto estuvo afuera de su portón

No hubo respuesta, solo un triste silencio, por lo que prefirió entrar de una vez a la casa de su novio para esperarlo, sin embargo se llevó la grata sorpresa de que él estaba precisamente en su casa, haciendo la limpieza de su hogar.

-¡Makoto!- El de ojos azules se emocionó y puso una muy pequeña sonrisa en su rostro. De inmediato tomó al castaño por el cuello para darle un apasionado y dulce beso de bienvenida. Usualmente venía cada semana o cada dos

Después de muchos besos más, se sentaron en el comedor de la sala de estar con Makoto envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de Haru.

-No avisaste que vendrías. – dijo Haruka algo seco

-Lo sé…pero es una emergencia – suspiró –Debemos hablar.

-¿Sobre qué? – el de menor estatura alzó una ceja.

-Sobre nuestra relación- separó los brazos alrededor del cuerpo de su pareja- Creo que es mejor que terminemos.

Haruka se quedó en shock ¿Por qué una cosa como esa? ¡Después de todo lo que habían pasado! Tuvo que aguantar lo triste de una relación a distancia, debido a que se confesaron cuando faltaba poco para salir de la preparatoria. Haru realmente lo amaba, así que en ese momento sintió que su corazón se rompía. No quería decirle adiós, porque cada vez que se despedían dolía…¿pero cuánto dolería un adiós definitivo?

-¿Por qué? - Fue todo lo que pudo decir, porque era muy expresivo y nunca lo sería, pero incluso para alguien como él era demasiado. Su único lazo profundo era con la persona que estaba junto a él en ese momento y perderlo sería lo peor que podría pasarle

-El examen que te mencione – Makoto bajó la mirada casi a punto de romper a llorar- No creo aprobarlo y si no lo hago reprobaré el semestre. Lo que significa que mis padres no van a querer pagar más mis estudios y los viajes de ida y vuelta.

-¿No volverás? – Preguntó con un hilo de voz. Él no lloraba, pero las lágrimas no hacían falta para saber que su corazón se hacía añicos.

-No en un buen tiempo – Respondió – Tendría que trabajar, estudia y arreglar muchas cosas…¡Todo es mi culpa! Yo quería venir aquí los fines de semana sabiendo que no cumpliría con los deberes. ¡Puede que no te vuelva a ver en mucho tiempo!

-Makoto…

-Tal vez no debí estar contigo…te mereces a alguien como Rin – dijo con unas lágrimas en los ojos.- Él también es un alfa.

-No digas eso – gruñó Haru - Yo te amo…y es mejor aprovechar el tiempo que tenemos juntos entonces. Tengo que ir a trabajar hoy

-Te acompaño

Makoto se secó las lágrimas, no valía la pena desperdiciar su valioso tiempo con su amado, así que de inmediato se paró. Algunas veces cuando solía venir sin avisar tenía que esperar a Haru en su trabajo, que era de instructor en una escuela. No era aburrido disfrutaba verlo nadar con esos pequeños niños.

0o0

-¿Seguro que esto es correcto Haru? – preguntó el de ojos esmeralda y después sintió los labios del moreno sobre los suyos

-Sí, no hay nadie ya –respondió seco, mientras sus labios avanzaban por el cuello de Makoto dando pequeños besos – Como soy el último que se queda hoy, tengo la llave.

Como sería la última vez que se verían, quería que fuera especial. Makoto terminó como casi siempre por ceder a los caprichos de Haruka, de hacerlo en la piscina. No sabía cuánto tiempo pasarían sin verse, podrían ser más de 6 meses.

-B-bien Haru…- respondió, los besos de Haru se sentían muy bien en su piel, tal vez era por el fetiche de este por el agua que estaba tan excitado. – Te amo.

-Yo igual…- suspiró- Bésame. –"Es muy estúpido discutir por algo que ambos queremos" se dijo

Makoto tomó las mejillas de Haru y dio un beso en cada una de ellas, después atacó sus labios. Se besaron por un largo rato, hasta que sintieron que el calor de sus cuerpos era demasiado aunque el agua de la piscina estuviera muy fría. Sentía un poco de miedo, no solo por ser descubiertos, si no por el agua ¿Y si alguno de ellos resultaba ahogado o algo parecido?, pero no podía negarle algo cuando estaba en esa actitud apasionada. Negarle algo a Haru lo enojaría y peor aun negarle algo que tuviera que ver con agua.

-B-bien…pero solo voy a tocarte. No creo que sea buena idea hacerlo aquí…- De nuevo le besó, debido a que había estado nadando un poco también, sus labios estaban mojados, para Haru era como si Mako formará parte del agua también y esto le hacía sentirse más a gusto.

Haruka se apoyó en el borde de la piscina mientras Makoto lo acorralaba cariñoso hacía la pared mientras le besaba. Lo sujetó con sus manos por la nuca mientras sus piernas se juntaban debajo del agua, para estar más cómodo enredo sus piernas a su cintura. Las caricias se volvían más intensas y en un momento de distracción sintió uno de sus pezones ser apretado.

-Haru…

-¡Hmp! – Emitió un pequeño quejido. "Y eso que dijo que no quería" se dijo, pero no era una queja o algo malo en absoluto. En cambio, le gustaba cuando hacía cosas como aquella, aunque no lo diría en voz alta.

-¿Te dolió? –Susurró en su oído dando un pequeño beso en su lóbulo.-

-No. Estoy bien.

Las manos se Haru acariciaban el pecho y los brazos de Makoto, mientras sentían como esos apretados trajes de baño resultaban incomodos ahora que ambos tenían una erección debajo de ellos, ya que sus cuerpos estaban juntos se rozaban ocasionalmente debajo del agua, causando placenteras reacciones, pero ninguno de ellos quería terminar de esa forma. Mako bajó el traje de baño de Haru y el propio, para que sus miembros se juntaran y con sus manos empezó a frotarlos.

-¡Ah! –Jadeó Haruka. Se sintió como si su voz retumbara en toda la piscina y se avergonzó por ese sonido, su pareja solo soltó una pequeña risa

Y aunque Makoto era bastante bueno en lo que hacía, sus manos grandes y cálidas sostenía sus erecciones acariciándolas de una forma que lo hacía enloquecer, no era eso lo que el moreno deseaba en ese momento. No hacía falta que le dijera algo, solo con mirarlo le dio entender lo que quería, y el de ojos verdes se sonrojo enormemente.

-¡Aquí no! – Dijo, pero no era lo que realmente sentía, por lo que bastaron solo unas cuantas miradas más para que se convenciera por fin.- P-pero no tengo con que prepararte….o preservativos..

-No importa.

-¡Haru! – Lo regañó, pero no hizo que su ánimo bajara. "Pero ¿Y si no nos volvemos a ver?…" pensó

Cediendo a sus caprichos, le retiró su traje de baño para dejarlo a la orilla de la piscina, rara vez lo hacían de esa forma sin mucha preparación, pero ya que la pasión dominaba el momento, esos pensamientos fueron dejados a un lado cuando, al introducir el primer dedo en el cuerpo de Haru, este no se quejó mucho y pudo proceder, lo preparó lentamente para solo causarle más que el dolor necesario a su amado-

No era que fuera muy impaciente, pero su cuerpo le exigía tomar al de ojos azules de una vez, incluso comenzaba a doler, pues solo se excitó más ante los gemidos que soltaba Haru mientras era preparado con sus dedos-

-¿Puedo hacerlo ya? –preguntó y dio un beso en sus labios. No hubo respuesta alguna, solo asintió con la cabeza

-¡Ah!- Las uñas de Haru encajaron con fuerza en sus hombros mientras se iba entrometiendo en su cuerpo, pues el dolor de ser penetrado era inmenso, pero si controlaba su respiración y relajaba su cuerpo se haría menos y daría paso al placer de aquel acto.

Haru dio un pequeño beso en los labios del castaño, cuando se sintió mejor, por lo que él pudo empezar a moverse en su estrecho interior, que se sentía mucho mejor que otras veces. ¿Sería por el montón se sensaciones que sentían en ese momento? Por su puesto que también estaba el factor de la amada agua de Haru que cubría sus cuerpos.

-Te amo Haru…- Susurró, aunque no hacía falta repetir algo que ambos sabían.

-Te amo…-murmuró Haru demasiado bajo, pero lo suficiente para que su pareja entendiera y pusiera una sonrisa en su rostro

El gran sitio donde estaban se llenaba solo del eco de sus gemidos y jadeos un placer. Makoto fue el primero en llegar a su climax en el interior de su pareja, Haruka llegó después ensuciando el agua. Después se separaron pero permanecieron un rato abrazados.

-Creo que hicimos un desastre…¿Pero vienen a limpiar mañana verdad Haru? – preguntó el de ojos verdes, a su pareja que estaba recargando su cabeza en su hombro.

-….

-¡Haru!-Gritó Makoto, esperaba que el moreno no se hubiera quedado dormido y solo lo estuviera molestando.

0o0

Después de 3 meses de su última visita, su viaje fue mucho más alegre. Afortunadamente tuvo la suerte de su lado ya que pudo pasar aquel examen tan difícil que tuvo que hacer. Y no solo eso, ya veía el día de su graduación más cerca ¡Incluso tendría un trabajo casi asegurado! No era el mejor trabajo, pero para alguien recién egresado estaba bien para ayudar a sus padres y comprar regalos para Haruka.

Bajando del autobus lo primero que vio fue al moreno esperándole pacientemente…aunque lo veía un poco diferente.

-¡Haru-chan! Estoy feliz de verte – Le besó en los labios castamente porque estaban en publico. Pero al acercase sintió algo, el aroma de Haru era diferente, bajó su mirada al vientre de Haru- Has subido un poco de peso…

-Makoto estoy esperando un hijo tuyo

-¡¿Qué?! – Sintió que casi se desmayaba.-¿¡Cómo!?

-Pues tu eres un alfa y yo un omega. – Palmeó su vientre, con una tímida sonrisa.- Lo llamaré Mizu* porque me recuerda aquella noche antes de irte. Quiero que sea niña

-¡Oh! – Sintió que la información era mucho de asimilar, pero estaba feliz, tendría un pequeño niño o niña con su amado Haruka. - ¡Es estupendo!. – sonrió mientras lo abrazaba fuertemente.

Sabía que vendrían tiempos difíciles, pero podrían superarlos juntos. Después de todo, ahora tenían alguien más por quien vivir. Además había cuidado de sus peces muy bien al igual de algunos gatos ¿Qué tan difícil podría ser?

(*Mizu significa agua)

"Quiero ver que cuando elijan el nombre de tiburoncin"YumiShishido.

Aunque había insistido en que quería seguir trabajo, su cuerpo no resistía tanto y tenía que buscar momentos en los cuáles descansar. Pero aun así amaba su trabajo, no cualquiera tenía la suerte de seguir hasta el otro país al chico que le gustaba en la Preparatoria…para bueno, terminar esperando un hijo suyo. Él era un Alfa y él era un omega, tal vez todo estaba predestinado, como suelen decir las leyendas urbanas de la gente como ellos. Aunque al asunto de fidelidad dependía más de que un omega dejará el olor en su alfa y de igual forman a Nitori a veces le gustaba creer que era cierta aquella leyenda.

-¡Hey Nitori!- Grito Rin quien iba llegando al departamento

-¡Estoy en el cuarto senpai!- Respondió aunque se sintió avergonzado por seguirle llamándole así.

En unos segundos, Rin Matsuoka estaba delante de él, usaba un pants deportivo y su cabello estaba recogido en una coleta, llevaba una maleta deportiva colgada de su hombro, le miró fijamente por unos segundos, y luego se rasco la nuca.

-Fui a correr y luego te estuve buscando. Pregunte por ti y eso. Además olvide mi telefono – su rostro estaba un poco rojo, pues en verdad estaba preocupado por su ex kohai

-¡Oh! Me sentí un poco cansado…eso es todo.

-¿Seguro que estas bien? – Preguntó alzando una ceja y se sentó a su lado.

-¡Sí Rin-san! – Sonrió un poco- Es solo que tiburoncin me cansa un poco.

-Sobre eso….

-¿Qué ocurre? –Preguntó muy nervioso esperando no haber dicho algo malo -

-Compré algo…-Respondió sacando algo de su maleta, era un pequeño libro con bebés en la portada. Al observarlo mejor se dio cuenta que era un libro de nombres de bebés, nombres para niño o para niña.- Creo que es hora de elegir un buen nombre para él.

-Y-yo creí…- dijo algo avergonzado- Que le querías poner el nombre de tu padre.

-Lo había pensado. – El tema siempre ponía un poco triste a Rin, pero fingió estar bien, y solo acarició el dorso de la mano de su pareja ligeramente, bajando un poco la mirada- Pero creo que es mejor elegir un nombre entre ambos ¿No? No solo es hijo mío

-¡Tiene razón Rin-san! – Dijo animado. Aunque en realidad había algo que no le había dicho a Rin y prefería callarlo.

Rin se acomodó mejor en la cama y Nitori se acomodó con la cabeza en su regazo usando las piernas de su pareja como almohada, el menor abrió el libro por la mitad y se puso ojearlo, bastante impulsivo abrió el libro y se fijo en el primer nombre que vio.

-¿Qué te parece Mamoru*? –Preguntó bastante animado.

-No me gusta – Contestó – Es un nombre feo.

-B-bien. Buscaremos otros nombres.

Estuvieron un largo rato tratando de elegir un nombre adecuado, casi toda la tarde pero ninguno le gustaba o peor aun no se ponían de acuerdo en algún nombre. Aunque escribían en un papel los nombres que elegirían, terminaban por desecharla a los pocos minutos.

-¿Qué tal Junichi*? – Preguntó Rin, quien ahora estaba acostado en la cama matrimonial de ambos, con Nitori recostado en su pecho- Será nuestro primer hijo.

-N-noo me gusta mucho- Se sintió un poco mal por contradecir nuevamente a su amado senpai- Quisiera algo mas como ¡Rinji!* Suena como Rin. ¿No? O Kokai* suena como Kohai y yo era su kohai…

-Hmm Tampoco me convence mucho- Rin suspiró, ninguno le era muy convincente - ¿Qué tal Kano*?

-N-no me gusta. –Nitori bajo la mirada jugando con sus dedos.

Tal vez su relación no era como Makoto y Haruka, pero el pelirrojo cuando molestaba al menor, más cuando mostraba esa mirada confusa.

-¿Pasa algo? – Preguntó tomándolo de la barbilla para que le viera a los ojos, aunque fue un poco brusco-

-¡Es que yo tenía un nombre! – Confesó con sus ojos con pequeñas lágrimas. Antes de su pareja ´pudiera preguntar algo, tomo fuerza y grito- ¡Quiero que se llame Kai! Me gusta ese nombre, me recuerda al mar…al agua y como a usted le gusta nadar…pensé que sería un buen nombre. Pero si no quiere...

Miró a los ojos a Nitori, sus profundos ojos azules como el mar mismo ¿Cómo negarle algo? Era un nombre hermoso y también había pensado en él a la hora de elegirlo. Le besó en los labios castamente.

-S-sempai…

-Iré a traer algo de cenar- dijo parándose- Será mejor que descanses. No creo que a Kai le guste que te pongas enfermo.

Nitori sintió sus mejillas rojas y a punto de estallar. ¡Lo había aceptado! . Se acercó y besó rápidamente a Rin:

-¡Si! Aquí lo esperaremos Kai y yo Rin-san. -

(Mamoru *Significa fuerza o algo así, es el nombre del seyuu de Rin.

*Junichi: Primer hijo

*Rinji: Bosque pacifico

*Kano: Dios de las aguas)


¡Muchas Gracias por leer!

-Escogimos las tres peticiones que más nos gustaron para este capitulo especial y que cumplieran con los requisitos n.n. Nos gustaron las peticiones de quienes participaron

-¡Se viene un algo muy importante para el próximo capitulo! Se pondrá más sentimental. Pensamos hacerlo más largo, por lo que podemos tardar un poco más de lo normal en publicarlo.

Dejen sus comentarios, a Mily y a mí nos gusta leerlo en voz alta aunque sean las 5 de la mañana

Bye!